Connect with us

Panamá

Quiénes son Nicolás y José Corcione Pérez Valladares y cómo fue que se involucraron en el caso de corrupción New Business

Published

on

El 18 de marzo se conoció que el Ministerio Público de Panamá concluyó la vista fiscal de la investigación del caso New Business, por la que ha pedido el llamamiento a juicio para 25 personas y el sobreseimiento para otras 9, por la presunta comisión del delito contra el orden económico, en la modalidad de blanqueo de capitales.

El Fiscal Primero Especializado Contra la Delincuencia Organizada, solicitó al juez de la causa, el llamamiento a juicio contra los presuntos infractores por la posible comisión de delito contra el orden económico en modalidad de blanqueo de capitales

La emisora Radio Panamá, tuvo acceso al documento enviado por la Fiscalía y colgó un listado de los supuestos transgresores.

La vista fiscal del caso New Business no se conoce; solo se sabe que fue concluida y entregada al Órgano Judicial; consta de un centenar de tomos.

Dentro de la investigación se pudo establecer que se transfirieron, a través de un complejo esquema, B/.43,912,828.94 para la compra de un medio de comunicación social, monto del cual se ha logrado recuperar B/.9,200,000.00 en acciones, las cuales fueron remitidas al Tesoro Nacional, lo que representa, a su vez, la recuperación de un 30% de las acciones del Grupo Editorial para el Estado.

En las posiciones 8 y 9 de la lista de las personas a las que la fiscalía de Panamá ha pedido llamar a juicio se encuentran los empresarios Nicolás Iván Corcione Pérez y José Carlos Corcione Pérez, respectivamente.

¿Quiénes son Nicolás Corcione Pérez y José Corcione Pérez?

Nicolas Corcione (nacido en 1969) es, desde 2013 presidente de la Fundación Grupo Corcione. Recibió una maestría en Gestión de Proyectos de Construcción y una Licenciatura en Ingeniería Civil del Instituto Politécnico de Worcester (WPI) en Massachusetts, Estados Unidos. Es miembro de la Junta Directiva de la Autoridad del Canal de Panamá, la Junta Asesora de WPI y presidente de la Junta del Grupo Corcione.

Corcione es miembro y director de la Cámara de Comercio desde 2005, Capítulo Panamá del Green Building Council, ACOBIR-NAR Panamá.

El empresario Nicolás Corcione, mientras era requerido para indagatoria en un proceso sobre supuesto blanqueo de capitales, reapareció el 23 de septiembre de 2015 después de haberse ausentado durante dos meses de las reuniones de la junta directiva de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

Corcione dijo que se reincorporaba como directivo en la ACP, cargo al que se aferró frente a la indagatoria que le había ordenado la fiscalía en julio de 2015.

Corcione reapareció dos días después de que el juez decimosexto penal, Enrique Pérez, resolvió un recurso presentado por su abogado: se inhibió de conocer el caso y concluyó que el proceso debía ser ventilado en la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia bajo el sistema penal acusatorio.

La fiscalía apeló el fallo del juez Pérez ante el Segundo Tribunal Superior y citó en su sustentación al menos cuatro pronunciamientos que ya había hecho la Corte, en cuanto a que la Sala Penal no era competente para conocer los procesos seguidos a miembros de la directiva de la ACP.

La reaparición de Corcione horas después de que un juez emitiera un fallo que puso en pausa el proceso que se le sigue por la supuesta comisión del delito de blanqueo de capitales, generó suspicacia entre activistas de la sociedad civil, quienes calificaron el hecho de “claro tráfico de influencia” y de “corrupción en el sistema judicial”.

“El ingeniero Corcione ha indicado mediante nota formal a la junta directiva que desde la fecha de hoy se reincorpora de forma completa a sus actividades como miembro de la junta directiva de la Autoridad del Canal de Panamá. Vemos de forma positiva que haya regresado al país a enfrentar su situación judicial”, dijo parte de una nota de la junta directiva de la ACP.

Corcione fue nombrado en la junta directiva por el entonces presidente Ricardo Martinelli y ratificado por la Asamblea Nacional en 2010, pero se había separado voluntariamente el 16 de agosto de 2015 en medio de la investigación del Ministerio Público por la supuesta comisión del delito de blanqueo de capitales, derivada del proceso que se siguió en el Órgano Legislativo y que acabó con la condena al exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia Alejandro Moncada Luna.

Antes de que hablaran Roy y Corcione, ya se habían pronunciado los directivos Alberto Vallarino y Marco Ameglio. “El señor Corcione se reintegra a la junta directiva. Él está actuando hoy en la junta directiva, él se presentó temprano, nos comunicó que estaba en el país y que iba a estar asumiendo sus funciones para las cuales fue designado por el Presidente de la República y ratificado por la Asamblea Nacional”, señaló Vallarino, socio de Corcione en un proyecto inmobiliario.

Carlos Lee, de la Alianza Ciudadana Pro Justicia, aseguró que en rl caso hubo un claro uso de argucias judiciales para dilatar el proceso y que se diera una decisión favorable al investigado, que le permitiera retornar a Panamá.

Mientras que Ramón Ricardo Arias, presidente ejecutivo de Transparencia Internacional, capítulo de Panamá, escribió en su cuenta de Twitter: “últimos acontecimientos con [el] caso Corcione suenan a pacto con el demonio”.

Mientras Corcione retomaba sus deberes como directivo del Canal, los dos empresarios que declararon ante la fiscalía que este les había pedido una coima para pactar un contrato con la Corte Suprema de Justicia permanecían presos.

Se trató de Jorge Espino y Julián París, socios de la empresa Conceptos y Espacios, S.A., que durante la gestión del exmagistrado Alejandro Moncada Luna se encargó de la remodelación del Tribunal Marítimo en Ancón.

Espino dijo, al rendir indagatoria el 3 de julio de 2015, que Corcione le pidió $600 mil a cambio del mencionado contrato.

También fue detenida preventivamente la abogada María Gabriela Reyna, quien, según la investigación que adelantaba el Ministerio Público, declaró que Corcione le refirió a los empresarios que obtuvieron contratos con la Corte durante la presidencia de Moncada Luna, y luego los pagos efectuados por los beneficiarios eran depositados en cuentas ligadas al exmagistrado, a Ricardo Ricky Calvo, y a Felipe Pipo Virzi, entre otros.

Un millón de dólares del contrato adjudicado en 2010 a Grupo Corcione y Asociados, SA -de Nicólas Corcione- para la construcción del nuevo edificio de la Asamblea Nacional (AN) fue desviado a la empresa Nuevos Negocios. reveló en 2020 David Mendoza, primer fiscal contra el Crimen Organizado.

New Business sirvió como una empresa canasta para acumular al menos $ 43 millones que se utilizaron para comprar Editora Panamá América (Epasa),

El contrato para la construcción del nuevo conjunto fue adjudicado a Constructora Corcione y Asociados, SA, en junio de 2010, cuando el diputado panameño José Luis Popi Varela era presidente de la AN.

Originalmente, el contrato era de $ 19,5 millones, pero, durante la presidencia de José Muñoz en la Legislatura, el costo se elevó a $ 22,5 millones.

En octubre de 2010, Constructora Corcione solicitó un anticipo de $ 2 millones, como parte de una cláusula pactada en el contrato. Posteriormente, la empresa solicitó a Capital Bank emitir un cheque de gestión -de $ 1 millón- a nombre de Grupo Clio, SA, empresa vinculada a Nicolás y José Corcione. Como siguiente paso, el contratista transfirió el dinero a la empresa canasta New Business.

La fiscalía presentó cargos por lavado de dinero contra los hermanos Corcione.

Pleito legal en Estados Unidos

Un exasesor de Morgan Stanley con sede en Miami está librando desde 2020 una batalla contra las acusaciones de que engañó a una empresa de bienes raíces panameña sobre una inversión de $ 1 millón en un hotel de lujo de Florida donde tenía una participación personal.

Cándido Viyella, un veterano de la industria de 32 años que dejó la firma el en 2020 después de 11 años, fue acusado por Fundación Nicor en octubre de 2019 de solicitar su inversión en la construcción del Hotel Conrad, con sede en Fort Lauderdale, que según afirma Viyella sabía que enfrentaba problemas financieros, de acuerdo con una presentación de la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera (Finra).

Según tres fuentes familiarizadas con las circunstancias, la salida de Viyella de Morgan Stanley estuvo directamente relacionada con su disputa con la Fundación Nicor y sus vínculos personales con el proyecto del Hotel Conrad.

La Fundación Nicor y su propietario, Nicolás Corcione Pérez Balladares, afirman que cerca de fines de 2015 Viyella les vendió un pagaré de 1 millón de dólares a través de CFLB Management, una empresa de propiedad parcial de su esposa a través de una red de empresas, según la presentación de Finra.

Luego, Viyella vendió el 51% de la participación de su familia en el proyecto ‘muy poco después’ de la inversión de Fundación Nicor después de que el proyecto tuvo problemas financieros, según la denuncia.

Como tal, Nicor busca $ 1.5 millones en restitución de Viyella y su ahora ex empleador Morgan Stanley.

Morgan Stanley y Viyella contrarrestaron los reclamos de Fundación Nicor y Corcione, llevando la disputa original de Finra a los tribunales en octubre de 2019

Ambas partes acusadas afirman que la Fundación Nicor nunca fue de hecho un cliente suyo como Corcione después de que su solicitud fuera rechazada alrededor de septiembre de 2015 por no aprobar los requisitos de cumplimiento.

Los documentos judiciales muestran que Corcione había estado bajo investigación en Panamá por esquemas de soborno, soborno y lavado de dinero mientras era miembro de la Junta Directiva de la Autoridad del Canal de Panamá en el momento en que se emitió el pagaré de 1 millón de dólares.

Los abogados de Viyella afirmaron en su demanda presentada en el Tribunal de Distrito de los EE. UU. Para el Distrito Sur de Florida en octubre de 2019, que la solicitud de Fundación Nicor para convertirse en cliente de Morgan Stanley fue denegada debido a que Corcione y Fundación Nicor estaban buscando trasladar activos a EE.UU. para evitar que fueran congelados y, por lo tanto, eran demasiado arriesgados como clientes.

Este reclamo fue disputado por los abogados de la Fundación Nicor, quienes señalaron los mensajes de texto entre Viyella y Corcione de noviembre de 2015 como una solicitud de inversión y que el exasesor había violado las reglas de Finra sobre la participación en inversiones externas sin notificar a Morgan Stanley.

Además, Nicor y sus abogados dijeron que la empresa no había supervisado adecuadamente a Viyella y, por extensión, había violado las leyes de valores.

Después de varios intentos de Viyella y Morgan Stanley de desestimar la denuncia de la Fundación Nicor y Corcione, el juez del caso ordenó a Viyella que pague $ 92,500 en honorarios de abogados al grupo panameño, una medida que los abogados de Viyella consintieron.

Según documentos judiciales, Viyella, Morgan Stanley y Fundación Nicor continuarán arbitrando el tema a través de Finra y estaba programado que comenazaran las conversaciones nuevamente en marzo de 2021.

«New Business»

En cuanto a José Corcione, el empresario fue puesto bajo arresto domiciliario en 2017 por orden de la Fiscalía por su implicación en el caso de desvío de dinero público para financiar la compra de tres medios privados en 2010, conocido como el caso «New Business».

El Ministerio Público investiga el desembolso de 39,9 millones de dólares para la compra en 2010 de la Editora Panamá América S.A (Epasa), que imprime los periódicos locales Panamá América, Crítica y Día a Día.

En la primera fase de la investigación se descubrió que se había desviado para la compra de Epasa una parte del dinero destinado a ampliar la autopista Arraiján-La Chorrera, obra licitada en el Gobierno de Ricardo Martinelli (2009-2014).

Nicolás Corcione, el empresario de la construcción que es miembro de la junta directiva del Canal de Panamá, aún debe explicaciones en torno al contrato para la construcción de la nueva sede de la Asamblea Nacional (AN) y dinero de este proyecto que recaló en cuentas bancarias, cuyos fondos se usaron para comprar la Editora Panamá América (Epasa).

El dinero fue parte de un adelanto de fondos para la obra, pactado en el contrato entre la AN y Grupo Corcione y Asociados, S.A. Sin embargo, no todo fue utilizado para este propósito.

Al menos un millón de dólares terminó en una cuenta bancaria de la sociedad extranjera New Business. Ltd., donde otros contratistas del Estado aportaron millones de dólares para la compra de la casa editorial de los diarios Panamá América y Crítica, y cuya propiedad es atribuida al expresidente Ricardo Martinelli.

Nicolás Corcione, en declaraciones pasadas, sostuvo que esta fue una compra legítima de acciones del holding periodístico, pero las investigaciones apuntan a otros fines, según la teoría del Ministerio Público.

¿Por qué fondos que debían ser destinados a la construcción de la nueva sede de la Asamblea Nacional terminaron en una cuenta ajena al proyecto y que hoy es blanco de una investigación por la compra de Editora Panamá América?

Lo primero que hay que saber es que el contrato para construir el edificio fue adjudicado a Constructora Corcione y Asociados, S.A., en junio de 2010, cuando era presidente de la Asamblea Nacional (AN) el diputado José Luis Popi Varela.

Originalmente, el contrato fue de 19.5 millones de dólares, pero otro presidente de la AN, el diputado José Muñoz, aprobó una adenda que elevó el costo final de la obra a 22.5 millones de dólares, es decir, un 15% más.

El 6 de octubre de 2010, Constructora Corcione y Asociados solicitó a la AN un adelanto de 2 millones de dólares, tal como estaba pactado en el contrato. La AN le giró un cheque por ese monto y la empresa lo depositó en su cuenta, en Capital Bank, el 30 de noviembre de 2010.

Para esa fecha, Constructora Corcione tenía en su cuenta tan solo 2 mil 270 dólares. El 20 de diciembre de ese año, buena parte del dinero que le dio la AN en concepto de adelanto por las obras se desvaneció, cuando la empresa solicitó al banco confeccionar un cheque de gerencia -de un millón de dólares- a nombre de Grupo Clio, S.A.

Grupo Clio es una empresa de los Corcione, por lo que cabe preguntarse: ¿por qué no hacer un cheque corriente o una transferencia a esta sociedad que, después de todo, era del mismo grupo familiar? (Hay que considerar que un cheque de gerencia no deja rastros visibles de la procedencia del dinero).

El cheque por 1 millón de dólares ordenado por Grupo Corcione fue depositado en la cuenta del Grupo Clio, en Banesco. Esta cuenta tiene dos firmas: José Corcione y Nicolás Corcione.

Pero el dinero no estuvo ni 24 horas en esa cuenta. Grupo Clio ordenó de inmediato confeccionar un cheque de gerencia -también de 1 millón de dólares-, pese a que aún no había sido acreditado a su cuenta el cheque de gerencia que ordenó Constructora Corcione por 1 millón de dólares.

Así pues, el cheque se confeccionó con un sobregiro contra la cuenta de Grupo Clio, aunque ese mismo día -el 20 de diciembre de 2010- entró el cheque de gerencia de Capital Bank, cubriendo así el sobregiro.

El cheque de gerencia que ordenó hacer Grupo Clio, de 1 millón de dólares, tenía como beneficiario la offshore New Business Ltd. El cheque fue depositado en su cuenta, en el Global Bank.

Lo otro que hay que saber es por qué a la cuenta de la sociedad New Business fue a dar dinero de contratistas del Estado, incluido el millón de dólares de la AN, depositado a su cuenta tras haber pasado por las de Constructora Corcione y Asociados y Grupo Clio.

La teoría del Ministerio Público (MP) es que esta era una cuenta-canasta que sirvió para recoger millones de dólares destinados a la compra de Editora Panamá América, S.A. (Epasa), que publica los diarios Crítica y Panamá América.

El Ministerio Público investiga al empresario y exvicepresidente Felipe Pipo Virzi, su socio Gabriel Btesh, los empresario Riccardo Francolini y Navin Bhakta, socios del expresidente Ricardo Martinelli, así como Aaron Mizrachi, cuñado del exgobernante (e investigado en múltiples casos).

Otros blancos de investigación son Vernon Salazar Zurita (detenido por el fraude de las ciudades deportivas) y Ricardo Chanis Correa, presidente de Epasa.

La lista continúa con Mike Btesh, Danny Cohen, Moussa Daniel Levy, Gonzalo Germán Gómez, Leo David Cohen, Salomón Btesh, Jack Btesh, Marcos Ángel, Ori Zbeda Levy y Tse Yum Ling, así como los exdirectivos de la extinta Financial Pacific Iván Clare y West Valdés.

La defensa de Nicolás Corcione asegura que el millón de dólares depositado en la cuenta de New Business a través de Grupo Clio es una inversión de compra de acciones legítima. Pero el MP no está de acuerdo, por lo que ordenó indagar a Corcione. Considera que hubo una clara intención de mezclar dinero lícito con ilícitos a fin de darle legitimidad a una transacción ilegal.

Sobrinos de un expresidente y promotores del “sindicalismo amarillo”

Nicolás y José Corcione Pérez Balladares, son sobrinos del expresidente de Panamá Ernesto Pérez Balladares (1994-1999). Nicolás es empresario de la construcción, socio de Ricardo Martinelli, promotor del sindicalismo amarillo (pro patronal). En sus obras se cuentan varios obreros muertos por la falta de medidas de salud y seguridad laboral.

Precisamente, Nicolás Corcione, cuyo hermano Carlos Corcione ha estado en la Junta Directiva del Registro Público, es Presidente del Grupo Corcione, el mismo que construyó la Torre 7400, en calle 74 de San Francisco, en ciudad de Panamá, donde murieron por faltas de medidas de seguridad, los obreros: Luis Mena, de 27 años, José Boniche, de 21 años, Isaac Pérez, de 24 años, y Juan Ramos, de 50.

Los hoy fallecidos no estaban amparados por la convención colectiva CAPAC-SUNTRACS, toda vez que la empresa Grupo Corcione, de Nicolás Corcione Pérez Balladares, negocia directamente con un SINDICATO AMARILLO de su propiedad (Sindicato de Trabajadores de las Empresas Corcione y Afiliados) que le fue otorgado bajo la administración de su tío, Ernesto Pérez Balladares, por el Ministerio de Trabajo, en ese entonces dirigido por Reynaldo Rivera, ministro también el 26 de julio de 2007, cuando ocurrieron estos fallecimientos.

A raíz de estas muertes que conmovieron a la opinión pública, el SUNTRACS inició una jornada de lucha por el cumplimiento de las normas de Salud y Seguridad en la Construcción, respeto a la libertad sindical, y contra el sindicalismo amarillo y los esquiroles que promueven empresarios como Nicolás Corcione.

Panamá

¿Eran falsas o auténticas las vacunas que aplicaba clandestinamente en Panamá Matías Pérez Escudero, el “Dr. Abraham”?

Published

on

By

El Dr. Abraham, así era conocido Matías Pérez Escudero, un hombre que se hacía pasar como médico que ofrecía de manera clandestina el servicio de poder aplicar la vacuna de Pfizer a personas de alto poder adquisitivo y por el cual cobraba 200 dólares.

Matías Pérez Escudero es el hombre que aparece en las fotos registradas por el fotógrafo de la prensa en donde se observa como llega acompañado por otro sujeto. Todo comienza a principios de Febrero, cuando un miembro de la comunidad judía en Panamá le comenta a la periodista Flor Mizrachi, que cuando el se entera que “alguien” (Pérez Escudero) estaba ofreciendo el servicio de las vacunas de Pfizer pero que había que pagar. El hombre acude a otro lugar a recibir la vacuna, no en el laboratorio de Vidatec y cuando le pregunta al hombre que se la iba a poner como se llamaba el dice: “Soy el Dr. Abraham, pero no le muestra ninguna credencial. Poco después el Dr. Abraham resultaría ser Matías Pérez Escudero, informó Julia Alvear en Panamá Press.

Parte de la investigación de la Vacunación clandestina quedó evidenciada en la audiencia de Garantías donde el Juez declaró legal la detención provisional y acogió la formulación de la Fiscalía Anticorrupción le imputa cargos por la presunta comisión de delitos de estafa, fe pública (falsedad ideológica) y ejercicio ilegal de la profesión .

En menos de una semana la Fiscalía Anticorrupción ha podido establecer que se trata de un grupo criminal dedicado a cometer este ilícito que venían realizando casi desde principios de año, y que fácilmente pueden haber vacunado a más de mil personas.

En la investigación hay acreditadas al menos 20 personas, que recibieron la vacuna, pero 10 de las cuales se han hecho de manera privada un examen para determinar si estos recibieron en realidad la vacuna de Pfizer que los protegería contra la covid-19. “Todo indica que les aplicaron fue solución salina, de allí el delito de estafa, dijo a Panamá Press uno de los abogados que asiste a las víctimas de estos estafadores.

El modus operandis de Matías y su grupo era vacunar en diversos puntos del país, hacían ver que contaban con las vacunas, y lo ofrecían a gente con el suficiente recurso económico.

En el caso de Vidatec, el lugar no era el centro de operaciones sino que familiares de Denisse Vega acudieron a ese lugar a recibir la vacuna, cuando fueron abordados por la periodista Mizrachi. Matías, es la persona que llega al lugar junto con otro sujeto tal cual queda registrado por la noticia divulgada por Mizrachi.

Entre los casos donde se ha investigado a Pérez Escudero se remonta al año del 2014, donde la víctima es María Zubieta trabajadora del MOP en ese entonces.

Entre las personas que se vacunaron estarían familiares del Dr. Mario Vega, y personal que trabaja en estas empresas.

Aún se buscan a otros compinches de Pérez Escudero, quien ha sido investigado por delitos de estafa en el 2014.

Dudas

Pero hay dudas sobre si se trataba de vacunas auténticas que habían sido negociadas a través del ministerio de Salud o si las vacunas no eran tales sino solamente solución salina. Al respecto El Gallinazo comentó en las redes sociales:

Voy a escribir una novela de ficción: El Ministerio se Salud de un país muy corrupto hace un negociado vendiendo vacunas a gente VIP. Cuando son descubiertos hacen creerle al país que no eran vacunas sino solución salina. El aprendido acepta la culpa a cambio de mucho dinero.

Continue Reading

Panamá

Exfuncionarias denunciaron irregularidades en la Lotería Nacional de Beneficencia ante la fiscalía anticorrupción

Published

on

By

El abogado Aníbal Chery, ha dado a conocer que sus representadas han acudido a la fiscalía anticorrupción para aportar su declaración testimonial por las investigaciones que se realizan por supuestas irregularidades en la Lotería Nacional.

Detalló, que acusaron a los altos mandos del organismo político porque les exigían que inscribieran personas en el colectivo dependiendo del área, sino tenían que pagar una cuota, informó Celia Douglas en Radio Panamá.

Por su parte, Keyla Labastil señaló que fue una de las trabajadoras que fue destituida por no seguir indicaciones de algunos dirigentes del partido Molirena.

Otra exfuncionaria habló también sobre las supuestas irregularidades cuando fungía como cajera en la agencia de la lotería en San Miguelito, también fue despedida por no pagar la cuota.

La denuncia que presentaron ante la Fiscalía Electoral contra la Lotería Nacional que incluía a un diputado por el supuesto mal manejo de la entidad, fue archivada.

Detalles del informe con Josué Villao

Continue Reading

Panamá

Hermanos Btesh, llamados a juicio por casos de corrupción, comparten asesor de seguridad con el presidente Laurentino Cortizo

Published

on

By

Un asesor de seguridad del presidente Laurentino Cortizo, de nombre José Gómez, actúa a la vez como coordinador de seguridad de los hermanos empresarios Gabriel «Gaby» Btesh y Mike Btesh, empleando para ello a personal retirado del Servicio de Protección Institucional (SPI).

Lo particular del tema es que los hermanos Btesh son investigados por la fiscalía debido a su vinculación con diferentes casos de corrupción, entre los que se encuentran el de New Business y Financial Pacific.

Ambos hermanos fueron llamados a juicio el pasado mes de marzo por el Fiscal Primero Especializado Contra la Delincuencia Organizada, por la posible comisión de delito contra el orden económico en modalidad de Blanqueo de Capitales, en el caso New Business, entre más de una veintena de otros investigados.

¿Quién es Gabriel Btesh Btesh, número 5 en la lista de supuestos infractores?

‘Gaby’ es un experimentado empresario cuya astucia  le han permitido conectarse con los círculos políticos más poderosos y hacer millonarios negocios.

Gabriel Btesh heredó de su padre, Jack Btesh, la visión empresarial que ha caracterizado a toda su familia desde que llegaron al istmo a finales de los años 50 para dar vida a una de las tiendas de modas más reconocidas de la última época, Ben Betesh.

Pero Gaby, como lo conocen sus amigos, superó con creces las expectativas familiares, aseguró en 2015 el diario La Estrella de Panamá.

Considerado uno de los magnates de la crema y nata empresarial, Btesh acumula una fortuna multimillonaria y un emporio empresarial con diversas actividades, pero hay quienes aseguran que no puede demostrar su procedencia.

Es empresario de bienes raíces, negocio en el que incursionó a finales de los 90, cuando participó en la construcción del Centro Comercial Los Pueblos.

Para entonces, el empresario de origen hebreo soñaba con crecer en la industria inmobiliaria. ‘La costa es nuestro siguiente proyecto. En los próximos años se convertirán en ciudades, con viviendas’, dijo en una entrevista que le concedió a World Investment News, en 2005.

La inmobiliaria que fundó con el exvicepresidente Felipe Alejandro Virzi, que hoy está acusado por presuntos delitos contra la administración pública y blanqueo de capitales, ha sido su negocio emblemático.

Pero, sus intereses se enfocaron hacia otros nichos de negocios. Ha inscrito más de 150 sociedades, según registro que reposa en los anales públicos, y en menos de medio siglo de vida ha incursionado en un sin número de negocios que van desde la construcción de hidroeléctricas e inmobiliarias hasta empresas de exportación agropecuaria.

Ha hecho negocios con prominentes empresarios como Mayor Alfredo Alemán Chiari, aunque los nombres de sus socios más comunes, recurrentes en las sociedades en las que aparece como titular, son Felipe Virzi, Ricardo Calvo, Elvira María Virzi.

Su reputación alcanza, así mismo, la esfera política, sin exclusividad partidista.

EL BRAZO DEL PODER

Es precisamente Virzi, con quien comparte cargos directivos en muchas de sus sociedades, quien le inicia en los círculos del poder político del país.

De Gaby se sabe que fue uno de los benefactores de la campaña de Ernesto ‘El Toro’ Pérez Balladares, que ganó las elecciones para gobernar entre 1994 y 1999. En su gestión lo acompañaría en la vicepresidencia el socio y amigo de Btesh, Felipe Virzi.

Es precisamente durante esta administración de gobierno que nacen tres de sus empresas (Inversiones Inmobiliaria del Istmo S.A., Consorcio Hidroeléctrico Tabasará, S.A. —hoy Barro Blanco—, y Pavilion Financial Company Inc.).

El empresario se convirtió en ‘la sombra’ del entonces segundo vicepresidente de la República, hoy conocido como el ‘Tío Pipo’. Era su ‘guardaespaldas’ en las reuniones políticas.

En varias ocasiones asistió a importantes reuniones en su representación. Es así como se empieza a dar a conocer entre los miembros del Partido Revolucionario Democrático.

En 1999, en plena campaña electoral, se convierte en parte del equipo económico del entonces candidato del PRD, Martín Torrijos Espino.

Ese año, el partido torrijista perdió las elecciones frente a Mireya Moscoso (1999-2004).

Su estrecha relación con los Torrijos no le impide acercarse a la panameñista.

Fue el gobierno de la viuda de Arnulfo Arias el que le otorgó una concesión para la construcción del proyecto hidroeléctrico Tabasará I en las provincias de Chiriquí y Veraguas. La directiva de este consorcio hidroeléctrico la compartió con Virzi.

FLORECEN MÁS NEGOCIOS

En 2004, Btesh vuelve a apoyar a su amigo Martín Torrijos como uno de los coordinadores de las donaciones de campaña, en esa ocasión, alcanzando el triunfo que hizo crecer su buena racha.

De la época de Martín Torrijos (2004 – 2009) se conoce que ‘en su oficina tenía fotos de la familia del entonces presidente’, dijo al diario La Estrella de Panamá un excontralor de la República. Incluso se ha comentado que se le había asignado seguridad institucional. De lo que no existe duda es de que Btesh tenía la bendición de Torrijos.

En junio de 2007, compra una finca de 54 hectáreas en Río Hato a la Universidad de Panamá, a través de una transacción entre Fursys, S.A. —empresa que surtía de mobiliario de oficina al gobierno y que pertenece a Mike Btesh— y la recién creada Agro Playa Blanca Turística.

En esta época los negocios del empresario florecían como las veraneras en la estación seca.

LA ÉPOCA DORADA

El final del periodo de Torrijos se acercaba, pero llegaba la época dorada de los negocios de Btesh con el Estado panameño .

Gaby tuvo los suficientes tentáculos para mantener sus vínculos con el máximo poder político del país. Todo apunta a que fue otra vez su antiguo socio Felipe Virzi quien le acercó a Ricardo Martinelli, presidente entre 2009 y 2014.

A inicios del periodo de Martinelli, Btesh fue acusado por Mitchell Doens de intentar sobornarlo y de ser puente con el máximo dirigente de Cambio Democrático. Todo a cambio de cesar los ataques y cuestionamientos a la gestión Martinelli.

Entre los miembros del círculo empresarial cercano al gobernante era un estratega.

‘El arquitecto de los negocios que realiza el Ejecutivo con un selecto grupo de empresarios’ fue como lo llamó el hoy presidente Juan Carlos Varela, cuando aún era candidato y denunciaba irregularidades en el gobierno del que formó parte con Martinelli.

SIN HUELLAS

Durante la pasada administración, Gaby logró obtener millonarias concesiones, pero, esta vez, cuidando el rastro. Sólo fue posible relacionarlo con algunos de los jugosos negocios que concretó en el pasado periodo presidencial mediante minuciosas investigaciones, como la que se hizo con el escandaloso caso del terreno que vendió al ‘florista de Paitilla’.

César Segura, que vendía flores en Paitilla, recibió del gobierno de Martinelli un terreno de 5,700 metros cuadrados valorado en $11 millones que luego cedió al grupo Btesh &Virzi por $1.9 millones. Él mismo denunció la trama porque no recibió su parte del acuerdo.

Pero este no sería el único escándalo en que se mencionaría el nombre de Gabriel Btesh. El 27 de febrero de 2011, la entonces contralora, Gioconda de Bianchini, refrendó un contrato de concesión otorgado de forma directa por la directiva de Tocumen, S.A. a la sociedad Oasis Global Group S.A., una concesión por 10 años con un canon de arrendamiento de $1.1 millones para explotar tiendas de conveniencia en el aeropuerto de Tocumen

Una miembro de la directiva de esta sociedad formó parte de otras empresas con la inmobiliaria de Btesh y Virzi, se trata de Ailedsabel González.

A Btesh también se le vincula con una concesión por 20 años para administrar los estacionamientos de la principal terminal aérea del país.

La sociedad Republic Parking, S.A. recibió un ‘contrato directo’ para explotar este negocio por sólo $500 mil anuales cuando generó alrededor de $3 millones en el mismo periodo.

TOCUMEN

La administración de Tocumen también benefició con una concesión por 20 años a la sociedad Grand Bell, para construir galeras para los duty free por $3.3 millones. Esa sociedad fue creada en abril de 2008 y tiene como suscriptora a la abogada Ailedsabel González.

Otras concesiones que desde hace años mantuvieron parientes del empresario en el aeropuerto eran Inversiones Gabyn S.A. y Tequendama S.A.

A Btesh y a Virzi también se les ha vinculado con la concesión por 20 años a Vertikal Corporation Inc. para el suministro de combustible al aeropuerto.

El representante legal de la empresa es Lucas De León, un empleado de la división de proyectos de Btesh & Virzi.

Con el actual gobierno, Btesh no ha tenido tanta suerte y ya ha sido mencionado en distintas investigaciones que adelanta el Ministerio Público por delitos contra la administración.

Por lo menos dos empresas de su entorno fueron beneficiadas con millonarios contratos del cuestionado PAN.

Btesh recibió, además, $360 mil del dinero que, según el propio Virzi, se repartió de su ‘comisión’ de $5 millones por gestionar un contrato con Hidalgo e Hidalgo, empresa que se ganó el fallido proyecto de riego en Tonosí.

Btesh también recibió dinero que provenía de las cuestionadas comisiones que se ganó la empresa Cobranzas del Istmo.

Hoy, el paradero de Gabriel Btesh es desconocido, aunque se especula que está en Israel. No lo han llamado a indagatoria por ninguno de los casos en los que se le ha mencionado.

Los que lo conocen lo definen como ‘un hombre astuto’ que jamás repite equipo, para evitar que conozcan más a fondo sus actividades. ‘Siempre cambia sus jugadores. Nunca mantiene a los mismos colaboradores’, dijo un economista que trabajó para él.

Hay quienes lo definen como un hombre jovial y hasta amable. Él se considera ‘perseverante’, otros lo llaman ‘escurridizo’.

Encontrar registros suyos es una odisea. No existen fotos ni apariciones sociales o declaraciones. Pero su presencia es constante en los ámbitos empresariales y políticos desde hace 20 años, igual que ‘el hijo de casa de fuego’, significado de Ben Betesh.

Retenido en Estados Unidos

El empresario Gabriel Gaby Btesh, ligado a varios casos de alto perfil investigados por el Ministerio Público, fue retenido en 2018 por agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos.

El incidente ocurrió el 22 de marzo de 2018. Btesh habría sido retenido por ingresar a territorio estadounidense sin la debida inspección (» entry without inspection»). El ICE -que es parte del Departamento de Seguridad Nacional- es la agencia estadounidense encargada de identificar actividades criminales transfronterizas. A través de su Oficina de Detención Deportación (ERO, por sus siglas en inglés), el ICE «identifica y captura a extranjeros que representan un peligro para la seguridad nacional, detiene dichos individuos cuando es necesario y remueve a extranjeros indocumentados de los Estados Unidos».

El comerciante era requerido a través de una alerta roja de Interpol, para que explique su participación dentro del caso New Business, sobre la compra de las acciones de Editora Panamá América, S.A. (Epasa) supuestamente con fondos públicos.

Viceministro

Carlos Cayito García Molino es el tercer viceministro de la Presidencia en la administración de Laurentino Cortizo. El nuevo viceministro reemplazó a Juan Carlos Muñoz, quien renunció en medio de un escándalo por la compra de ventiladores con sobreprecios de entre el 700% y el 900%. Se supone que García Molino debe dar transparencia a los procesos de compra en la Presidencia, que han recibido duros cuestionamientos, y por las que decenas de miles de panameños exigen al vicepresidente y ministro de la Presidencia, José Gabriel Gaby Carrizo, su renuncia de la cartera, informó Mary Triny Zea en La Prensa.

Pero el que vino a poner orden -el nuevo viceministro- tiene un pasado que hace dudar del manejo que le dará a los procesos de compra. Sin importar los cuestionamientos que se le hagan, García Molino dice tener su “conciencia limpia”.

Carlos Cayito García fue Director de Aduanas en la época del militarismo, cuando conformó un escuadrón especial para seguir los contenedores, que se encargaba de rendirle cuentas directamente a García. Uno de los miembros del escuadrón es hoy funcionario de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP).

Pero en la descripción de su hoja de vida que divulgó la Presidencia no hay nada alusivo a esos años en los que sirvió de cerca a un empresario conocido por sus cuestionados y multimillonarios negocios con el Estado: Gabriel ‘Gaby’ Btesh, en especial, durante el gobierno de Ricardo Martinelli (2009-2014), y los que obtuvo en el gobierno de Martín Torrijos (2004-2009).

El presidente Cortizo, en cambio, lo describió como una persona de larga “trayectoria y experiencia” en la administración pública.

Entre sus títulos académicos destaca una maestría en auditoría forense, especialidad que habría sido de utilidad para ocupar el cargo de secretario general de la Contraloría General de la República durante la pasada administración.

Precisamente, en la Secretaría General de la Contraloría se tramitan auditorías. Una de sus funciones era “dirigir y controlar, de forma general, las comisiones de trabajo y coordinar reuniones con auditores del interior de la República”, indica el informe de gestión de la entidad de 2015.

Y en cuanto a su trabajo en la empresa privada, es decir, con Gaby Btesh, él era firmante de cuentas bancarias de, al menos, tres empresas de Btesh -considerado uno de los integrantes del llamado “círculo cero” de Martinelli.

Boda

En junio de 2014 tuvo lugar en Aruba la boda de la pareja Tawil Btesh. El ahora esposo es un venezolano de apellido Tawil y la ahora esposa una panameña de apellido Btesh. El evento no tuvo nada que ver con un político venezolano, contrario a las especulaciones de algunos medios.

El banquete se llevó a cabo en el Hotel Riz Carlton y los invitados debieron pagar sus pasajes y habitaciones. Entretanto el desayuno, almuerzo, cena y bebidas corrieron por cuenta de la pareja.

El jueves 12 de junio de 2014 en la noche inició la celebración y luego la ceremonia religiosa que se prolongó viernes y sábado. Las carpas y decoración fueron totalmente importadas. La comida, alimentos kosher, fueron importados desde Miami y Panamá.

La boda de Harry Tawil y Sarita Btesh dio de qué hablar dentro y fuera de Venezuela. Harry es venezolano y su familia estaría vinculada a la ejecución de contratos estatales, particularmente de índole petrolero, describen algunas fuentes. La joven Btesh pertenece a una prominente familia judía panameña, que vinculan con altos miembros del gobierno del expresidente Ricardo Martinelli. El padre de Sarita es un millonario judío-panameño, que ha ejecutado grandes obras de construcción con el gobierno de Panamá. También tiene empresas en el ámbito financiero, bancario, inmobiliario y otros negocios más”. Más de 500 invitados ocuparon el Hotel Ritz Carlton de Aruba para hacerse presentes en la boda. Según reportes de prensa, los novios cubrieron las comidas de todos los invitados durante la boda programada para durar al menos 3 días.

Una orquesta local amenizó la jornada, que siguió lo establecido por el ritual religioso judío. Los regalos fueron comprados online a famosas casas especializadas en su tipo. Ataviados con trajes de gala y smoking, los invitados degustaron los platos Kosher cocinados por un distinguido chef.

En 10 contenedores el padre de la novia trasladó desde Panamá los alimentos, bebidas, sillas, mesas toldos y todo lo necesario para el festín.

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.