Connect with us

Panamá

Joven abusada cuenta su terrible experiencia en albergue de menores

Published

on

La entrevista fue publicada por Flor Mizrachi en el diario La Prensa.

Tienes 19 años de edad. A los 14 años quedaste embarazada. ¿Eso fue consentido?

No. Fue de alguien que tenía 28 años. Vivía cerca de mi escuela, se mostró amable conmigo. Yo era de pocos amigos y me generó confianza, así que me acerqué, nos hicimos amigos y pasaron cosas que yo no pensé que podían pasar. Él me forzó. Yo nunca le conté a nadie, porque no tenía amigos y sentí que era mi culpa por haber confiado en él.

¿Cómo te sentiste?

Sola, frustrada, vulnerable. Me dejó de bajar el periodo y mi mamá adoptiva se dio cuenta y me hizo la prueba.

¿Querías abortar? ¿Sabías lo que era eso?

Sí sabía. En la escuela habían hablado de eso. Yo sabía que eso era lo mejor para mí.

Y, ¿qué pasó?

Mi madre adoptiva me llevó a un juzgado de niñez y adolescencia… No quiso ayudarme a abortar, porque, según ella, eso estaba mal, así que decidió ir allá para que le dijeran que por mi edad podían intervenir y permitirme abortar. Tenía dos meses de embarazo ya.

Y, ¿te lo permitieron?

No. Tenía que poner una denuncia y probar que el que había abusado de mí era el papá del bebé. Y entonces me daban la opción de poder abortar. En el juzgado me llevaron a hablar con una mujer y ella me pidió bajar las escaleras. Me ordenaron subir a un auto. Les dije que no iría a ningún lado sin mi mamá, pero había un escolta detrás por si me resistía.

¿Qué te dijo esa señora?

Que mis padres vendrían en la camioneta de atrás. Me montaron al carro y pusieron seguro para niños. Mis papás se quedaron esperándome. Yo nunca volví.

¿Ellos sabían a dónde ibas?

No. No les dijeron donde estaba hasta tres meses después. Todo esto ordenado por el juez, porque entregaron mi custodia a la Senniaf.

¿Dónde te llevaron?

Al Hogar María Guadalupe. La señora me dejó ahí y se fue. Entré a hablar con la directora, que me dijo que ahí estaría segura y recibiría ayuda. Le pregunté que si vería a mis padres y me dijo que no se iba a poder. Le pregunté si me ayudarían a abortar y me dijo que no, que eso era una bendición y que si no lo quería podía darlo en adopción a un albergue de huérfanos.

¿Qué pasaba por tu mente en ese momento?

Estaba llena de rabia. Me llevaron a ese lugar engañada, en contra de mi voluntad. Yo había intentado quitarme la vida semanas antes y ahora estaba cautiva en un lugar lleno de niñas tan desdichadas como yo.

¿Cómo recuerdas esos primeros días en el albergue?

Muy difíciles. No entendía cómo tantas niñas habían sido violadas y a ninguna se le permitió abortar. ¿Por qué teníamos que llevar esa responsabilidad? Estaba muy molesta, con ellas y conmigo.

¿Por qué estabas molesta contigo?

Por nuestra cobardía. Debimos haber luchado por nuestra libertad, por nuestra vida… Nos arrebataron gran parte de ella y ese albergue solo era una herramienta para hacernos sentir más culpables y solas.

¿Por qué lo dices?

Había chicas violadas por sus padres, primos, hermanos… la más pequeña tenía 12 y la había violado su papá. Ella no merecía eso, ninguna lo merecía. Llegaban chicas todavía con tiempo para hacerse un aborto como manda la ley por su edad y la violación, pero igual se les prohibía. Nos manipulaban y nos hacían sentir culpables. Nos decían que nos iríamos al infierno si abortábamos.

¿Cómo era el tema con las medicinas y la comida?

Íbamos al centro de salud de Paraíso una vez al mes, porque estábamos todas embarazadas. El albergue estaba auspiciado por la Fundación Ofrece un Hogar, tenía presupuesto y recibía donaciones, así que comíamos comida de personas, no de perro. Salvo cuando éramos muchas niñas. Generalmente éramos 12 ó 15, pero llegaron a haber 28 y ahí era más difícil comer. Pero fuimos afortunadas porque en otros albergues, por ejemplo donde estaban mis dos hermanas, daban poca comida o dañada. Y hubo una época en la que contrataron cuidadoras nuevas y cuando la directora se iba, llegaban carros y ellas se llevaban la comida.

¿Qué otro momento así recuerdas?

La directora le dio un cuarto que sobraba a su hija de 21 años, porque le quedaba cerca de la universidad. Le puso aire acondicionado. Nosotras también teníamos, pero no nos dejaban prenderlo.

¿Cómo era la educación?

No había profesores, salvo uno de inglés. El resto venía cada tres meses. Nos daban libros para estudiar solas.

Atención psicológica, ¿recibiste?

Una vez, con una psicóloga del centro de salud de Paraíso. Le dije que estaba harta de tanta injusticia, que no me quedaba nada por lo que seguir viviendo.

Y, ¿qué te dijo ella?

Le dijo a la cuidadora que yo tenía tentativa suicida y me internaron un mes en el Santo Tomás. Las primeras dos semanas fueron en Maternidad. Lo peor eran las horas de visita: todas veían a su familia y yo estaba sola. Me miraban con lástima y me traían comida. Lloré todas las noches, estaba desesperada. Y luego fue peor, porque me mandaron al ala de Psiquiatría. Al lado mío había una mujer que no paraba de gritar y un viejo que me acosaba. Cámaras, medicamentos, un trato pésimo…

Y luego, ¿volviste al albergue?

Sí. La directora no me quería ahí. Yo era un problema y ni ella ni el personal sabían lidiar con una embarazada con antecedentes suicidas. Pero al final, por orden del juez, me quedé.

¿Dónde estaban tus padres adoptivos cuando pasaba todo esto?

Me imagino que en su casa.

¿Qué pasó con tus padres biológicos?

Mi mamá tuvo una vida muy difícil, pasó su adolescencia en reclusorios porque servía como mula y guardaba armas. No tuvo familia y tuvo un montón de hijos. ¿Siete? Y fue dejándolos con quien se pudiera quedar con ellos. Mi mamá biológica conoció a mi mamá adoptiva en el salón de belleza. Me fue dejando poco a poco con ella y después le pasó mi custodia.

Y, ¿tu papá?

Estuvo más presente que ella. Cuando cumplí cinco o seis años trató de acercarse, pero no para vivir conmigo, sino para estar más presente.

¿Cómo siguieron tus días en el albergue cuando volviste del hospital?

Por un tiempo me sentí mejor, hablaba más y leía los libros que donaban las personas. Los donantes venían a tomarse fotos para sentirse mejores personas, pero la mayoría eran detestables. Solo veían a los bebés: nosotras éramos invisibles. Y llegaban a donar ropa rota o manchada.

¿Cuándo viste finalmente a tus papás adoptivos?

A los cuatro meses averiguaron dónde yo estaba y consiguieron un permiso para verme. Yo estaba brava, pero fue emotivo. Cuando se fueron, me revolvió recordar cómo me dejaron a mi suerte. Colapsé, me tomé todos mis antidepresivos y acabé de nuevo en el hospital. No quería volver a ese lugar horrible, que me empeoraba, pero no me quedó de otra. Me iban a llevar con la camisa de fuerza. Estuve una semana ahí, toqué fondo y me resigné.

¿Cómo te resignaste?

Ya no había nada que hacer. A menos que me quitara la vida, iba a tener que seguir con el embarazo y en ese lugar.

Un embarazo de alto riesgo por los intentos suicidas, ¿no?

Sí. Y lo peor era ir al centro de salud de Paraíso: los doctores y enfermeras eran groseros y nada empáticos.

Luego, diste a luz…

Sí, nunca lloré ni hice señas de dolor. No quería verme débil. No más. Fui al Santo Tomás, me hicieron firmar unos papeles, subí y parí.

Tenías 14 años. ¿Sabes qué firmaste?

Más o menos, lo leí de reojo. Era para que me pudieran hacer cesárea si se complicaba la cosa.

¿Qué sentiste cuando diste a luz?

Meses antes había decidido que me lo quedaría y haría lo que pudiera para darle una vida buena. Tampoco tenía opción. A las que querían dar en adopción, las hacían quedarse con el bebé seis meses: así se encariñarían y no querrían dejarlo. Cuando me lo mostraron, decidí amarlo y dije: “ninguno de los dos pidió esto, pero haré todo lo que pueda para que seas feliz y no te falte amor. Lamento haberte traído así, pero todo va estar bien”.

Te lo mostraron… ¿No te lo dieron?

Después de dos días de haber salido del hospital… por mis intentos suicidas. Qué hipocresía. Me obligaron a parir a pesar de esos intentos suicidas y ahora me trataban como asesina. Al final tuvieron que dármelo. ¿Quién más lo cuidaría? Nadie.

Diste a luz a los 15, edad en la que la mayoría celebra su 15 años. ¿Cómo fueron los primeros meses de mamá?

A las que estábamos recién paridas, por 40 días no nos ponían a limpiar ni nos paraban a las 5:00 a.m… Fue un descanso.

¿Cómo está tu hijo?

Sano. No habla mucho, pero ya se le está soltando la lengua.

¿Cuándo y cómo saliste del albergue?

El niño tenía tres semanas. Fui donde mi mamá adoptiva. Había una chica en ese momento que no aguantaba estar más ahí, tenía 8 meses de embarazo ya. Yo me había hecho amiga de ella y la ayudé a escaparse. Conseguimos las llaves, entretuvimos a las cuidadoras y abrimos las puertas para que ella saliera. Pero la policía la encontró y la devolvió. Le dejaron de dar comida por días y la aislaron. Comenzaron a buscar culpables y a mí me mandaron para mi casa como un castigo.

¿Te sentiste mejor?

No tanto, pero al menos no estaba en el albergue. Ya mis papás no me dejaron volver a la escuela: todo fue por módulos. Los primeros seis meses no salí de la casa.

Ahora, ¿con quién vives?

Con mi hijo y mi papá biológico. En casa de mis papás adoptivos también vivían otras personas que no me querían, porque yo no era de la familia.

¿Cómo te cambió la vida el albergue?

Ese lugar me dañó de todas las formas posibles. Todavía recuerdo el día que llegué, las primeras noches, las veces que me impedían dormir de día, que me culpaban, que solo quería morir, que a todos les importaba más un embrión que mi vida… Cada vez que veo a mi hijo recuerdo todo lo que tuve que pasar para que él existiera. Todavía me levanto en las noches llorando y con pesadillas. Yo merecía poder decidir cuándo ser madre.

¿Quisieras en algún momento tener otro bebé?

Solo pensarlo me atemoriza. Ese albergue fue lo peor que me pudo haber pasado en la vida. Destruyeron mi vida y ahora no sé cómo repararla y, de paso, ser una madre joven y soltera. A veces me dan ganas de volver al albergue, pero solo a abrazar a esas niñas. Me pregunto cómo siguen pasando chicas por ahí y nadie hace nada.

Ahora tienes 19 años. ¿Qué haces?

Entré a estudiar Criminología. Pagaba la carrera con lo que ganaba en trabajos eventuales, pero me tuve que salir porque por la pandemia no pude conseguir más trabajo y no pude pagarla.

¿Qué plan tienes?

No sé cómo será mi futuro. Quiero trabajar, ahorrar, terminar mi carrera y algún día irme de aquí. Este es un país muy misógino y las leyes no nos protegen.

Si estuviera en tus manos, ¿qué harías con la Senniaf?

Poner gente empática [a la] que de verdad le importen los niños.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Panamá

¿Eran falsas o auténticas las vacunas que aplicaba clandestinamente en Panamá Matías Pérez Escudero, el “Dr. Abraham”?

Published

on

By

El Dr. Abraham, así era conocido Matías Pérez Escudero, un hombre que se hacía pasar como médico que ofrecía de manera clandestina el servicio de poder aplicar la vacuna de Pfizer a personas de alto poder adquisitivo y por el cual cobraba 200 dólares.

Matías Pérez Escudero es el hombre que aparece en las fotos registradas por el fotógrafo de la prensa en donde se observa como llega acompañado por otro sujeto. Todo comienza a principios de Febrero, cuando un miembro de la comunidad judía en Panamá le comenta a la periodista Flor Mizrachi, que cuando el se entera que “alguien” (Pérez Escudero) estaba ofreciendo el servicio de las vacunas de Pfizer pero que había que pagar. El hombre acude a otro lugar a recibir la vacuna, no en el laboratorio de Vidatec y cuando le pregunta al hombre que se la iba a poner como se llamaba el dice: “Soy el Dr. Abraham, pero no le muestra ninguna credencial. Poco después el Dr. Abraham resultaría ser Matías Pérez Escudero, informó Julia Alvear en Panamá Press.

Parte de la investigación de la Vacunación clandestina quedó evidenciada en la audiencia de Garantías donde el Juez declaró legal la detención provisional y acogió la formulación de la Fiscalía Anticorrupción le imputa cargos por la presunta comisión de delitos de estafa, fe pública (falsedad ideológica) y ejercicio ilegal de la profesión .

En menos de una semana la Fiscalía Anticorrupción ha podido establecer que se trata de un grupo criminal dedicado a cometer este ilícito que venían realizando casi desde principios de año, y que fácilmente pueden haber vacunado a más de mil personas.

En la investigación hay acreditadas al menos 20 personas, que recibieron la vacuna, pero 10 de las cuales se han hecho de manera privada un examen para determinar si estos recibieron en realidad la vacuna de Pfizer que los protegería contra la covid-19. “Todo indica que les aplicaron fue solución salina, de allí el delito de estafa, dijo a Panamá Press uno de los abogados que asiste a las víctimas de estos estafadores.

El modus operandis de Matías y su grupo era vacunar en diversos puntos del país, hacían ver que contaban con las vacunas, y lo ofrecían a gente con el suficiente recurso económico.

En el caso de Vidatec, el lugar no era el centro de operaciones sino que familiares de Denisse Vega acudieron a ese lugar a recibir la vacuna, cuando fueron abordados por la periodista Mizrachi. Matías, es la persona que llega al lugar junto con otro sujeto tal cual queda registrado por la noticia divulgada por Mizrachi.

Entre los casos donde se ha investigado a Pérez Escudero se remonta al año del 2014, donde la víctima es María Zubieta trabajadora del MOP en ese entonces.

Entre las personas que se vacunaron estarían familiares del Dr. Mario Vega, y personal que trabaja en estas empresas.

Aún se buscan a otros compinches de Pérez Escudero, quien ha sido investigado por delitos de estafa en el 2014.

Dudas

Pero hay dudas sobre si se trataba de vacunas auténticas que habían sido negociadas a través del ministerio de Salud o si las vacunas no eran tales sino solamente solución salina. Al respecto El Gallinazo comentó en las redes sociales:

Voy a escribir una novela de ficción: El Ministerio se Salud de un país muy corrupto hace un negociado vendiendo vacunas a gente VIP. Cuando son descubiertos hacen creerle al país que no eran vacunas sino solución salina. El aprendido acepta la culpa a cambio de mucho dinero.

Continue Reading

Panamá

Exfuncionarias denunciaron irregularidades en la Lotería Nacional de Beneficencia ante la fiscalía anticorrupción

Published

on

By

El abogado Aníbal Chery, ha dado a conocer que sus representadas han acudido a la fiscalía anticorrupción para aportar su declaración testimonial por las investigaciones que se realizan por supuestas irregularidades en la Lotería Nacional.

Detalló, que acusaron a los altos mandos del organismo político porque les exigían que inscribieran personas en el colectivo dependiendo del área, sino tenían que pagar una cuota, informó Celia Douglas en Radio Panamá.

Por su parte, Keyla Labastil señaló que fue una de las trabajadoras que fue destituida por no seguir indicaciones de algunos dirigentes del partido Molirena.

Otra exfuncionaria habló también sobre las supuestas irregularidades cuando fungía como cajera en la agencia de la lotería en San Miguelito, también fue despedida por no pagar la cuota.

La denuncia que presentaron ante la Fiscalía Electoral contra la Lotería Nacional que incluía a un diputado por el supuesto mal manejo de la entidad, fue archivada.

Detalles del informe con Josué Villao

Continue Reading

Panamá

Hermanos Btesh, llamados a juicio por casos de corrupción, comparten asesor de seguridad con el presidente Laurentino Cortizo

Published

on

By

Un asesor de seguridad del presidente Laurentino Cortizo, de nombre José Gómez, actúa a la vez como coordinador de seguridad de los hermanos empresarios Gabriel «Gaby» Btesh y Mike Btesh, empleando para ello a personal retirado del Servicio de Protección Institucional (SPI).

Lo particular del tema es que los hermanos Btesh son investigados por la fiscalía debido a su vinculación con diferentes casos de corrupción, entre los que se encuentran el de New Business y Financial Pacific.

Ambos hermanos fueron llamados a juicio el pasado mes de marzo por el Fiscal Primero Especializado Contra la Delincuencia Organizada, por la posible comisión de delito contra el orden económico en modalidad de Blanqueo de Capitales, en el caso New Business, entre más de una veintena de otros investigados.

¿Quién es Gabriel Btesh Btesh, número 5 en la lista de supuestos infractores?

‘Gaby’ es un experimentado empresario cuya astucia  le han permitido conectarse con los círculos políticos más poderosos y hacer millonarios negocios.

Gabriel Btesh heredó de su padre, Jack Btesh, la visión empresarial que ha caracterizado a toda su familia desde que llegaron al istmo a finales de los años 50 para dar vida a una de las tiendas de modas más reconocidas de la última época, Ben Betesh.

Pero Gaby, como lo conocen sus amigos, superó con creces las expectativas familiares, aseguró en 2015 el diario La Estrella de Panamá.

Considerado uno de los magnates de la crema y nata empresarial, Btesh acumula una fortuna multimillonaria y un emporio empresarial con diversas actividades, pero hay quienes aseguran que no puede demostrar su procedencia.

Es empresario de bienes raíces, negocio en el que incursionó a finales de los 90, cuando participó en la construcción del Centro Comercial Los Pueblos.

Para entonces, el empresario de origen hebreo soñaba con crecer en la industria inmobiliaria. ‘La costa es nuestro siguiente proyecto. En los próximos años se convertirán en ciudades, con viviendas’, dijo en una entrevista que le concedió a World Investment News, en 2005.

La inmobiliaria que fundó con el exvicepresidente Felipe Alejandro Virzi, que hoy está acusado por presuntos delitos contra la administración pública y blanqueo de capitales, ha sido su negocio emblemático.

Pero, sus intereses se enfocaron hacia otros nichos de negocios. Ha inscrito más de 150 sociedades, según registro que reposa en los anales públicos, y en menos de medio siglo de vida ha incursionado en un sin número de negocios que van desde la construcción de hidroeléctricas e inmobiliarias hasta empresas de exportación agropecuaria.

Ha hecho negocios con prominentes empresarios como Mayor Alfredo Alemán Chiari, aunque los nombres de sus socios más comunes, recurrentes en las sociedades en las que aparece como titular, son Felipe Virzi, Ricardo Calvo, Elvira María Virzi.

Su reputación alcanza, así mismo, la esfera política, sin exclusividad partidista.

EL BRAZO DEL PODER

Es precisamente Virzi, con quien comparte cargos directivos en muchas de sus sociedades, quien le inicia en los círculos del poder político del país.

De Gaby se sabe que fue uno de los benefactores de la campaña de Ernesto ‘El Toro’ Pérez Balladares, que ganó las elecciones para gobernar entre 1994 y 1999. En su gestión lo acompañaría en la vicepresidencia el socio y amigo de Btesh, Felipe Virzi.

Es precisamente durante esta administración de gobierno que nacen tres de sus empresas (Inversiones Inmobiliaria del Istmo S.A., Consorcio Hidroeléctrico Tabasará, S.A. —hoy Barro Blanco—, y Pavilion Financial Company Inc.).

El empresario se convirtió en ‘la sombra’ del entonces segundo vicepresidente de la República, hoy conocido como el ‘Tío Pipo’. Era su ‘guardaespaldas’ en las reuniones políticas.

En varias ocasiones asistió a importantes reuniones en su representación. Es así como se empieza a dar a conocer entre los miembros del Partido Revolucionario Democrático.

En 1999, en plena campaña electoral, se convierte en parte del equipo económico del entonces candidato del PRD, Martín Torrijos Espino.

Ese año, el partido torrijista perdió las elecciones frente a Mireya Moscoso (1999-2004).

Su estrecha relación con los Torrijos no le impide acercarse a la panameñista.

Fue el gobierno de la viuda de Arnulfo Arias el que le otorgó una concesión para la construcción del proyecto hidroeléctrico Tabasará I en las provincias de Chiriquí y Veraguas. La directiva de este consorcio hidroeléctrico la compartió con Virzi.

FLORECEN MÁS NEGOCIOS

En 2004, Btesh vuelve a apoyar a su amigo Martín Torrijos como uno de los coordinadores de las donaciones de campaña, en esa ocasión, alcanzando el triunfo que hizo crecer su buena racha.

De la época de Martín Torrijos (2004 – 2009) se conoce que ‘en su oficina tenía fotos de la familia del entonces presidente’, dijo al diario La Estrella de Panamá un excontralor de la República. Incluso se ha comentado que se le había asignado seguridad institucional. De lo que no existe duda es de que Btesh tenía la bendición de Torrijos.

En junio de 2007, compra una finca de 54 hectáreas en Río Hato a la Universidad de Panamá, a través de una transacción entre Fursys, S.A. —empresa que surtía de mobiliario de oficina al gobierno y que pertenece a Mike Btesh— y la recién creada Agro Playa Blanca Turística.

En esta época los negocios del empresario florecían como las veraneras en la estación seca.

LA ÉPOCA DORADA

El final del periodo de Torrijos se acercaba, pero llegaba la época dorada de los negocios de Btesh con el Estado panameño .

Gaby tuvo los suficientes tentáculos para mantener sus vínculos con el máximo poder político del país. Todo apunta a que fue otra vez su antiguo socio Felipe Virzi quien le acercó a Ricardo Martinelli, presidente entre 2009 y 2014.

A inicios del periodo de Martinelli, Btesh fue acusado por Mitchell Doens de intentar sobornarlo y de ser puente con el máximo dirigente de Cambio Democrático. Todo a cambio de cesar los ataques y cuestionamientos a la gestión Martinelli.

Entre los miembros del círculo empresarial cercano al gobernante era un estratega.

‘El arquitecto de los negocios que realiza el Ejecutivo con un selecto grupo de empresarios’ fue como lo llamó el hoy presidente Juan Carlos Varela, cuando aún era candidato y denunciaba irregularidades en el gobierno del que formó parte con Martinelli.

SIN HUELLAS

Durante la pasada administración, Gaby logró obtener millonarias concesiones, pero, esta vez, cuidando el rastro. Sólo fue posible relacionarlo con algunos de los jugosos negocios que concretó en el pasado periodo presidencial mediante minuciosas investigaciones, como la que se hizo con el escandaloso caso del terreno que vendió al ‘florista de Paitilla’.

César Segura, que vendía flores en Paitilla, recibió del gobierno de Martinelli un terreno de 5,700 metros cuadrados valorado en $11 millones que luego cedió al grupo Btesh &Virzi por $1.9 millones. Él mismo denunció la trama porque no recibió su parte del acuerdo.

Pero este no sería el único escándalo en que se mencionaría el nombre de Gabriel Btesh. El 27 de febrero de 2011, la entonces contralora, Gioconda de Bianchini, refrendó un contrato de concesión otorgado de forma directa por la directiva de Tocumen, S.A. a la sociedad Oasis Global Group S.A., una concesión por 10 años con un canon de arrendamiento de $1.1 millones para explotar tiendas de conveniencia en el aeropuerto de Tocumen

Una miembro de la directiva de esta sociedad formó parte de otras empresas con la inmobiliaria de Btesh y Virzi, se trata de Ailedsabel González.

A Btesh también se le vincula con una concesión por 20 años para administrar los estacionamientos de la principal terminal aérea del país.

La sociedad Republic Parking, S.A. recibió un ‘contrato directo’ para explotar este negocio por sólo $500 mil anuales cuando generó alrededor de $3 millones en el mismo periodo.

TOCUMEN

La administración de Tocumen también benefició con una concesión por 20 años a la sociedad Grand Bell, para construir galeras para los duty free por $3.3 millones. Esa sociedad fue creada en abril de 2008 y tiene como suscriptora a la abogada Ailedsabel González.

Otras concesiones que desde hace años mantuvieron parientes del empresario en el aeropuerto eran Inversiones Gabyn S.A. y Tequendama S.A.

A Btesh y a Virzi también se les ha vinculado con la concesión por 20 años a Vertikal Corporation Inc. para el suministro de combustible al aeropuerto.

El representante legal de la empresa es Lucas De León, un empleado de la división de proyectos de Btesh & Virzi.

Con el actual gobierno, Btesh no ha tenido tanta suerte y ya ha sido mencionado en distintas investigaciones que adelanta el Ministerio Público por delitos contra la administración.

Por lo menos dos empresas de su entorno fueron beneficiadas con millonarios contratos del cuestionado PAN.

Btesh recibió, además, $360 mil del dinero que, según el propio Virzi, se repartió de su ‘comisión’ de $5 millones por gestionar un contrato con Hidalgo e Hidalgo, empresa que se ganó el fallido proyecto de riego en Tonosí.

Btesh también recibió dinero que provenía de las cuestionadas comisiones que se ganó la empresa Cobranzas del Istmo.

Hoy, el paradero de Gabriel Btesh es desconocido, aunque se especula que está en Israel. No lo han llamado a indagatoria por ninguno de los casos en los que se le ha mencionado.

Los que lo conocen lo definen como ‘un hombre astuto’ que jamás repite equipo, para evitar que conozcan más a fondo sus actividades. ‘Siempre cambia sus jugadores. Nunca mantiene a los mismos colaboradores’, dijo un economista que trabajó para él.

Hay quienes lo definen como un hombre jovial y hasta amable. Él se considera ‘perseverante’, otros lo llaman ‘escurridizo’.

Encontrar registros suyos es una odisea. No existen fotos ni apariciones sociales o declaraciones. Pero su presencia es constante en los ámbitos empresariales y políticos desde hace 20 años, igual que ‘el hijo de casa de fuego’, significado de Ben Betesh.

Retenido en Estados Unidos

El empresario Gabriel Gaby Btesh, ligado a varios casos de alto perfil investigados por el Ministerio Público, fue retenido en 2018 por agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos.

El incidente ocurrió el 22 de marzo de 2018. Btesh habría sido retenido por ingresar a territorio estadounidense sin la debida inspección (» entry without inspection»). El ICE -que es parte del Departamento de Seguridad Nacional- es la agencia estadounidense encargada de identificar actividades criminales transfronterizas. A través de su Oficina de Detención Deportación (ERO, por sus siglas en inglés), el ICE «identifica y captura a extranjeros que representan un peligro para la seguridad nacional, detiene dichos individuos cuando es necesario y remueve a extranjeros indocumentados de los Estados Unidos».

El comerciante era requerido a través de una alerta roja de Interpol, para que explique su participación dentro del caso New Business, sobre la compra de las acciones de Editora Panamá América, S.A. (Epasa) supuestamente con fondos públicos.

Viceministro

Carlos Cayito García Molino es el tercer viceministro de la Presidencia en la administración de Laurentino Cortizo. El nuevo viceministro reemplazó a Juan Carlos Muñoz, quien renunció en medio de un escándalo por la compra de ventiladores con sobreprecios de entre el 700% y el 900%. Se supone que García Molino debe dar transparencia a los procesos de compra en la Presidencia, que han recibido duros cuestionamientos, y por las que decenas de miles de panameños exigen al vicepresidente y ministro de la Presidencia, José Gabriel Gaby Carrizo, su renuncia de la cartera, informó Mary Triny Zea en La Prensa.

Pero el que vino a poner orden -el nuevo viceministro- tiene un pasado que hace dudar del manejo que le dará a los procesos de compra. Sin importar los cuestionamientos que se le hagan, García Molino dice tener su “conciencia limpia”.

Carlos Cayito García fue Director de Aduanas en la época del militarismo, cuando conformó un escuadrón especial para seguir los contenedores, que se encargaba de rendirle cuentas directamente a García. Uno de los miembros del escuadrón es hoy funcionario de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP).

Pero en la descripción de su hoja de vida que divulgó la Presidencia no hay nada alusivo a esos años en los que sirvió de cerca a un empresario conocido por sus cuestionados y multimillonarios negocios con el Estado: Gabriel ‘Gaby’ Btesh, en especial, durante el gobierno de Ricardo Martinelli (2009-2014), y los que obtuvo en el gobierno de Martín Torrijos (2004-2009).

El presidente Cortizo, en cambio, lo describió como una persona de larga “trayectoria y experiencia” en la administración pública.

Entre sus títulos académicos destaca una maestría en auditoría forense, especialidad que habría sido de utilidad para ocupar el cargo de secretario general de la Contraloría General de la República durante la pasada administración.

Precisamente, en la Secretaría General de la Contraloría se tramitan auditorías. Una de sus funciones era “dirigir y controlar, de forma general, las comisiones de trabajo y coordinar reuniones con auditores del interior de la República”, indica el informe de gestión de la entidad de 2015.

Y en cuanto a su trabajo en la empresa privada, es decir, con Gaby Btesh, él era firmante de cuentas bancarias de, al menos, tres empresas de Btesh -considerado uno de los integrantes del llamado “círculo cero” de Martinelli.

Boda

En junio de 2014 tuvo lugar en Aruba la boda de la pareja Tawil Btesh. El ahora esposo es un venezolano de apellido Tawil y la ahora esposa una panameña de apellido Btesh. El evento no tuvo nada que ver con un político venezolano, contrario a las especulaciones de algunos medios.

El banquete se llevó a cabo en el Hotel Riz Carlton y los invitados debieron pagar sus pasajes y habitaciones. Entretanto el desayuno, almuerzo, cena y bebidas corrieron por cuenta de la pareja.

El jueves 12 de junio de 2014 en la noche inició la celebración y luego la ceremonia religiosa que se prolongó viernes y sábado. Las carpas y decoración fueron totalmente importadas. La comida, alimentos kosher, fueron importados desde Miami y Panamá.

La boda de Harry Tawil y Sarita Btesh dio de qué hablar dentro y fuera de Venezuela. Harry es venezolano y su familia estaría vinculada a la ejecución de contratos estatales, particularmente de índole petrolero, describen algunas fuentes. La joven Btesh pertenece a una prominente familia judía panameña, que vinculan con altos miembros del gobierno del expresidente Ricardo Martinelli. El padre de Sarita es un millonario judío-panameño, que ha ejecutado grandes obras de construcción con el gobierno de Panamá. También tiene empresas en el ámbito financiero, bancario, inmobiliario y otros negocios más”. Más de 500 invitados ocuparon el Hotel Ritz Carlton de Aruba para hacerse presentes en la boda. Según reportes de prensa, los novios cubrieron las comidas de todos los invitados durante la boda programada para durar al menos 3 días.

Una orquesta local amenizó la jornada, que siguió lo establecido por el ritual religioso judío. Los regalos fueron comprados online a famosas casas especializadas en su tipo. Ataviados con trajes de gala y smoking, los invitados degustaron los platos Kosher cocinados por un distinguido chef.

En 10 contenedores el padre de la novia trasladó desde Panamá los alimentos, bebidas, sillas, mesas toldos y todo lo necesario para el festín.

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.