Connect with us

Panamá

Gobierno de Cortizo otorgó concesión minera a empresa dirigida por Andrea Zanon, italiano acusado de estafa piramidal mediante falsas inversiones en criptomonedas

Published

on

Compartir

La supuesta empresa Broadway Strategic Minerals Panamá, S.A., a la que el Gobierno de Laurentino Cortizo y el PRD concedió más de 25 mil hectáreas de área protegida para explotación minera, es a todas luces una empresa pantalla. La organización FRENADESO ha exigido que se de a conocer a sus verdaderos dueños o accionistas. La empresa con esta gran concesión se creo en noviembre de 2020.

Además de ello, se trata de un acuerdo con una empresa que está suspendida por la Dirección General de Ingresos (DGI) del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) por no pagar la tasa única por tres años consecutivos de acuerdo a la resolución nº 201-2412 del 26 de marzo de 2021. Se trata de un listado de casi 10 mil empresas donde aparece Broadway Strategic Minerals Panamá, S.A. a pesar que aparece registrada en noviembre de 2020.

El 20 de mayo, el diario El País y otros medios españoles, informaron que Andrea Zanon, directivo y tesorero de Broadway Strategic Minerals Panamá, S.A., está siendo investigado por estafar con criptomonedas 135,8 millones de euros a 4 mil ciudadanos.

De asesor tecnológico de Bill Clinton a consultor del Banco Mundial. De ejecutivo global con 25 años de experiencia a despachar a diario en los encorbatados cenáculos del poder… Cuando el financiero italiano Andrea Zanon se presentaba en sociedad, desplegaba la pirotecnia verbal de un triunfador. O, lo que es lo mismo, la seguridad en sí mismo de un self-made man, un hombre hecho a sí mismo forjado por un máster en Georgetown y fogueado en proyectos tecnológicos en 20 países. Al menos, eso pregonaba en su currículum, donde presumía también de hablar cinco idiomas.

El último invento de Zanon nació en 2020. Se llamó Nimbus y fue una plataforma de compraventa de criptomonedas que prometía una rentabilidad mensual de hasta el 15%. Su mecanismo especulaba con una cartera de divisas digitales y disponía de un supuesto programa informático que blindaba a los clientes de las pérdidas. “¡Podéis aprovechar esta herramienta para empoderaros!”, alentaba Zanon en un vídeo en YouTube el pasado junio, informó Joaquín Gil en EL PAÍS.

Registrada en un edificio de la Gran Vía de Madrid, esta grabación es una de las escasas huellas que persisten en la red de este italiano radicado en España. Junto a la cancelación de sus perfiles de Twitter y Linkedin, Zanon se ha evaporado de Internet, el escaparate que utilizó durante el año de pandemia para persuadir a miles a inversores en España de las excelencias de su producto. Su desaparición coincide con la investigación por estafa que desarrolla un juzgado de Huelva contra él y otros siete miembros de Nimbus, entre los que se encuentra como denunciado el economista español Javier García Madruga, exdirector comercial de la plataforma, según los documentos a los que ha tenido acceso EL PAÍS.

La Guardia Civil cifra el fraude colectivo de Nimbus, una firma radicada en Malta, en 112,5 millones de euros. Y fuentes próximas a la investigación estiman en varios miles el número de víctimas en España de este financiero que presumía de operar desde Madrid con analistas de Nueva York y Washington.

Alentado por el boom del bitcoin, una divisa que se ha revalorizado más del 10.000% en cinco años, el sevillano Francisco M., de 31 años, depositó en Nimbus 1.000 euros. Hoy, no puede recuperar una suma que habría engordado a 6.000 euros con los supuestos intereses. “Te decían que tenían un robot que especulaba con criptomonedas, que compraba y vendía…”, recuerda este empleado de supermercado que desembarcó en la plataforma de la mano de un amigo. Un allegado que, dice, tiene 500.000 euros atrapados. Y que ya tentó a la suerte en Arbistar, una colosal estafa piramidal con criptodivisas que atrapó los ahorros de 32.000 víctimas con el señuelo de una rentabilidad mensual del 15%, la misma que Nimbus.

La vinculación de Zanon con el Banco Mundial —el financiero aseguraba que desembarcó en el organismo en 2007 como asesor de inversiones en Europa del Este y Asía Central— fue el reclamo que empujó a los inversores a aterrizar en la empresa. Un portavoz del Banco Mundial reconoce a este periódico que el italiano trabaja actualmente como “consultor”, aunque la entidad rechaza contestar un cuestionario sobre los detalles de la relación del fundador de Nimbus con la institución. EL PAÍS ha intentado sin éxito confirmar, a través de The Clinton Foundation, si el financiero fue asesor en el área tecnológica del expresidente norteamericano, tal y como alardeaba en sus presentaciones públicas.

La conexión del italiano con España es clara. Zanon creo una empresa con un capital de 3.000 euros en Madrid en noviembre de 2019, semanas antes de presentar en la red su negocio con criptomonedas. Su sociedad, We empower capital S. L., no ha presentado cuentas ni administra inmuebles, según el registro de la propiedad.

¿Dónde está el financiero? ¿Y el dinero? ¿En qué bolsillo? Las preguntas se amontonan. “No lo sé”, zanja por teléfono el economista Javier García Madruga, a quien las víctimas sitúan como número dos de Nimbus por su condición de director comercial. Ahora se desvincula de la plataforma. “Solo fui contratado como persona externa cinco meses”, se defiende este experto en “ecosistema de emprendimiento”, que dice haber recibido amenazas de muerte de los inversores tras su paso por la compañía. Quizá por eso, elude dar detalles sobre su relación con Zanon.

“No sé nada de él”, abunda Alejandra L., exdirectiva de We empower cities, ciclo de conferencias sobre talento femenino cofundado por Zanon, que en 2019 contó con la participación en Colombia del director del Banco Mundial para este país y Venezuela, Ulrich Zachau. “Creo que el Banco Mundial nunca nos dio fondos directamente”, dice una antigua encargada de esta iniciativa.

 

Un juzgado de Huelva ha solicitado a la Audiencia Nacional que investigue una presunta estafa piramidal de criptomonedas a cargo de la plataforma de inversión Nimbus, cuyo importe, según el informe forense de la Guardia Civil, asciende a 135,8 millones de euros con centenares de afectados en España.

La denuncia, presentada por el despacho Aranguez Abogados, detalla el procedimiento por el cual Nimbus, en vez de comprar y vender criptoactivos, en realidad no desarrolló ningún tipo de actividad financiera sino que se limitó a abonar los intereses de los primeros inversores con el capital ofertado por los siguientes, según EFE.

Al frente de Nimbus, y como denunciados, figuran Andrea Zanon, en calidad de director, secretario, representante legal y judicial y poseedor del 100% de las acciones de la sociedad, y Javier García Madruga, director comercial de la empresa.

Entre 2009 y 2016, Zanon fue responsable del área de riesgos de Oriente Medio del Banco Mundial.

De confirmarse, sería la tercera investigación similar que tiene abierta la Audiencia Nacional.

La operativa de Nimbus, explica la denuncia, podría ser constitutiva de los delitos de estafa, blanqueo de capitales y organización criminal.

Fundada en Malta en enero de 2020, antes de acabar ese año, en octubre, ya dejó de hacer frente a sus compromisos de pago, y un mes después la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) alertó de que se trataba de un «chiringuito financiero», no autorizado para prestar servicios de inversión.

Nimbus ofrecía realizar operaciones con criptomonedas sin opción de sufrir pérdidas, y garantizaba retornos de entre el 7% y el 15% mensuales; una vez captados inversores, se les instaba a buscar nuevos interesados, mediante un sistema de recompensas.

En octubre del año pasado procedieron a suspender todas las operaciones, quedando bloqueadas las retiradas de capital y los pagos de beneficios, de modo que los inversores no podían acceder a su dinero.

Nimbus alegó en un primer momento que la plataforma se encontraba en mantenimiento, posteriormente que estaban llevando a cabo una «auditoría», y finalmente que se trataba de una actualización para lanzar nuevos productos financieros.

En junio de 2020, Andrea Zanon aseguró en una videoconferencia que se realizaban operaciones con las casas de cambio «Bitmex», «Okex» y «Bitfinex», pero no hay constancia de dichas transacciones; por el contrario, se han localizado pagos realizados a clientes con el mismo dinero depositado por otros clientes.

En su página web, Nimbus aseguraba que el software empleado para invertir había sido desarrollado por la empresa estadounidense Quadum, una empresa ficticia de la que sólo existe una web sin contenido.

En marzo de este año, y ante la imposibilidad de acceder a los fondos, el bufete de Carlos Aranguez presentó una denuncia en nombre de 150 afectados, aunque el total podría superar los 4.000.



 
 

Semanario El Venezolano – Edición Internacional, del 04 al 18 de agosto de 2022

 
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ubícanos

En Panamá Dos Cucharas es tu destino...

"Laboratorio Fútbol” ofrecerá a los fanáticos una nueva manera de vivir el deporte rey

Envían de vacaciones a los fiscales Ruth Morcillo, Adecio Mojica, Zuleyka Moore y Nahaniel Murgas tras denuncia de exministra por simulación de hecho punible y otros delitos

Únete y forma parte del comité que tendrá la tarea de construir un nuevo templo en Ciudad del Lago

Excandidato presidencial Juan Carlos Navarro es víctima de campaña de desprestigio y persecución judicial por parte de fuerzas oscuras con intereses políticos

Advertisement
Advertisement

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.

Contacto