Connect with us

Panamá

El fiscal Nahaniel Murgas continúa a cargo de la lucha contra el pandillerismo en Panamá pese a las muchas denuncias en su contra

Published

on

El Ministerio de Seguridad (Minseg) de Panamá informó sobre el desmantelamiento de una organización criminal ligada al pandillerismo que operaba en Altos de Los Lagos, en la provincia de Colón, y que están relacionados con delitos de homicidio, secuestro, robo y hurto.

Juan Manuel Pino, ministro de Seguridad dijo en conferencia de prensa que los operativos contra las pandillas, que operan en la provincia de Colón, han dado resultados efectivos, con la captura de 39 personas, de las cuales, 9 son menores de edad, informó En Segundos.

Mediante la operación “Éxodo”, parte del operativo “Caribe Dos”, que se realiza desde hace varias semanas en este sector del país, estos pandilleros fueron puestos a órdenes de las autoridades competentes, a fin de devolverle la paz y la tranquilidad a la ciudadanía colonense.

El titular de Seguridad Pública habló de la efectividad del trabajo en equipo y la coordinación entre los estamentos y el Ministerio Público, lo que se refleja decomiso de más de 25 toneladas de drogas, la incautación de armas y la captura de personas que tienen casos pendientes con la justicia.

Sobre el hecho de violencia ocurrido el martes 20 de julio en el sector de Pacora, el ministro Pino aseguró que está relacionado con rencillas y diferencias entre bandas rivales, que se pelean el control de la droga.

“Fue una operación de los criminales en un tumbe de drogas. Los asesinos fueron detenidos en un potrero luego que las unidades policiales los persiguieran, hay droga de por medio. Es doloroso lo que pasó. El Ministerio Público está investigando. La droga es el combustible de estas organizaciones criminales”, indicó.

En tanto, el director de la Policía Nacional, John Dornheim presente en la conferencia de prensa en Colón, explicó que se realizaron más de 64 operativos contra el microtráfico, capturando a más de 80 vendedores de drogas, a través de venta controlada.

“Se llevó ante la justicia a personas que se dedicaban a la venta y a la distribución de sustancias ilícitas en la provincia de Colón”, explicó.

Por su parte, el fiscal superior de Delitos de Asociación Ilícita del Ministerio Público, Nahaniel Murgas, señaló que se inició una investigación por el delito de pandillerismo de una organización criminal que operaba en Altos de Los Lagos, liderada por dos personas que daban órdenes a sus subalternos para que cometieran actos delictivos en el sector y en Colón.

Estas actividades estaban relacionadas con delitos de homicidio, secuestro, robo, hurto entre otros actos delictivos.

A su vez, el jefe de la zona de Policía de Colón, comisionado Víctor Méndez, informó que en lo que va del año 2021 han sido decomisadas más de 25 toneladas de drogas en distintas acciones relacionadas con la Operación Caribe Dos, y se han recuperado más de 170 armas de fuego.

Murgas permanece en el Ministerio Público panameño pese a ser señalado en denuncias de corrupción judicial

Desde el año 2017 han aparecido en internet denuncias que ponen en entredicho la conducta del fiscal especializado en delitos de asociación ilícita, Nahaniel Murgas. Sin embargo el fiscal ha continuado cumpliendo funciones en el Ministerio Público panameño sin que se le haya abierto expediente administrativo disciplinario, ni penal, por todos los señalamientos en su contra.

Con el ascenso presidencial del Partido Revolucionario Democrático (PRD), en la figura de Laurentino Cortizo, el fiscal Murgas ha continuado formando parte de la fiscalía panameña, aunque poco se le nombra, después de haber sido de la mayor confianza de la exfiscal Kenia Porcell.

Algunos suponen que el fiscal a logrado tener la bendición del PRD, gracias a elevados padrinazgos dentro del partido y que también contaría con la bendición presidencial, por pasados favores concedidos al mandatario panameño y a miembros de su familia.

La podredumbre en el sistema judicial panameño es tan fétida que algunos en Panamá plantean irónicamente que deberían, como en el mundo de la música y el celuloide, otorgarse “premios” a los jueces, fiscales y funcionarios más corruptos y que se encuentran inmiscuidos en las mafias más atroces. Se piensa que algunos de esos premios deberían otorgarse en la Fiscalía encabezada por Nahaniel Murgas.

Nahaniel Murgas

En 2017 se conocía que unos años antes, finalizando la mañana del día siguiente de haber prestado declaraciones en la Fiscalía Contra la Delincuencia Organizada de Panamá, presidida por el fiscal Nahaniel Murgas, un ciudadano extranjero, que había sido previamente detenido, fue trasladado nuevamente al despacho del fiscal Murgas, donde le conferirían una medida sustitutiva de libertad, no sin antes haber sido conminado por funcionarios de la fiscalía a desembolsar una “cuota inicial”, que garantizase su puesta en libertad bajo ciertas restricciones.

El detenido fue llevado de regreso a una celda en Ancón, hasta que fuese formalizada la boleta de libertad. La espera previa al traslado se llevó a cabo en otra nauseabunda celda, dentro del edificio Avesa. Horas después llegó la libertad y volvieron por enésima vez a verificar si el procesado tenía antecedentes penales en alguna parte o algún requerimiento por Interpol. En menos de un año se comunicaron seis veces con Interpol, hasta que copias de documentos que reposaban en ficheros de la sede central de Interpol, en Lyon, Francia, permitieron verificar que el encausado no estaba bajo ninguna solicitud. Solo así logró liberarse de más “mordidas”, ya que funcionarios judiciales estaban ideando al parecer la forma de quitarle más coimas o alguna propiedad.

Pero volviendo al tema, el detenido fue sacado del recinto, caminó hasta la calle y tomó un taxi hasta su residencia, donde un conserje le prestó dinero para pagar al chofer, préstamo que luego le reembolsó. Estaba en libertad condicional y apenas comenzaba su pesadilla. Sabía al menos quiénes eran sus “verdugos”. Pese a las circunstancias, volvió a la academia de fútbol de la cual estaba encargado y que decidió mantener abierta.

Esa misma tarde acudió a las prácticas en el glorioso estadio Maracaná, donde inicialmente habían planificado detenerlo, situación que no ocurrió, por la presencia de unos 50 alumnos, provenientes principalmente de las barriadas de Barraza, Chorrillo y Plaza Amador.

Allí había comenzado su desgracia, tras fundar y mantener por casi cinco años la mejor academia de fútbol de todos los tiempos en Panamá, con entrenamientos entre 3 y 5 veces por semana, 12 entrenadores, preparación específica para porteros, psicólogo deportivo, fisioterapeuta, médico deportivo, paramédicos, quinesiólogo, entrenadores certificados por FIFA, porteros y jugadores de primera división y de la selección nacional para entrenar a los porteros y jugadores en formación.

Tenían en su staff entrenadores extranjeros (entre ellos quien fuera suplente de Bufón, el portero de la selección de Italia), un profesor de educación física y entrenadores de la selección nacional, incluso al preparador de porteros de Hernán «El Bolillo» Gómez.

Los instructores eran los mejores porteros de la liga. Ayudaron técnica y financieramente a jugadores profesionales, alumnos de escasos recursos, quienes gozaron de todo; brindaron ayuda para recuperaciones físicas en la única Clínica Deportiva de la ciudad, contribuyeron con vigilantes de Pandeportes que cuidaban el estadio y con entrenadores de la Federación, pagaron viajes al exterior para desarrollar talento nacional, medicinas, alimentación, útiles escolares, etc.

La academia también se integró e hizo una alianza con el Chorrillo FC, que esa temporada se tituló campeón. El procesado fue directivo del glorioso equipo, pero nada de eso valió para nada, ni para funcionarios de inmigración panameños, a pesar que la ley establece reconocer servicios sociales a la comunidad. La familia del encargado de la academia redobló la seguridad de su hijo y contrató a un chofer y un escolta. Después del incidente debieron ser sometidos a tratamiento profesional y medicación, para superar el triste incidente.

El encausado hizo una lista de amigos a los que acudió para solicitar ayuda y poder conversar con alguna autoridad proba de la procuraduría, vicepresidencia o presidencia de Panamá y esto fue lo que sucedió. El primero a quien intentó ubicar fue al famoso cantautor Omar Alfanno, con quien tuvo amistad hace más de 20 años. Nunca obtuvo respuesta a sus muchas comunicaciones. Otro fue el abogado Rolando Mirones, alto dirigente del partido PRD, ex funcionario del gobierno de Martín Torrijos. Quería contratarlo profesionalmente. Su hijo había sido alumno de la academia. A pesar que era vecino del procesado, nunca tuvo tiempo para atenderlo.

Álvaro Alvarado, uno de los más famosos periodistas de Panamá. Su hijo fue alumno de la academia y recibió muchísimas atenciones y apoyo para superar sus discapacidades. Le atendió la llamada una vez, quedó en avisarle para recibirlo en su oficina, sin brindarle luego respuesta. Manuel Barrera, piloto del avión presidencial y allegado del entonces presidente de la Asamblea Nacional «Popi» Varela. Su hijo fue alumno de la academia, donde recibió clases y equipamiento especial gratuito. Con su buena publicidad llegaron Los Gaitanes, pero Barrera nunca ofreció una respuesta de los Varela. Nicolás Liakopulos, heredero de la cadena Niko’s Café, directivo de la Federación Panameña de Fútbol, propietario millonario de dos hoteles 5 estrellas en Ciudad de Panamá. Nunca pudo poner en contacto al encausado con el diputado panameñista «‘Beby» Valderrama. Le negó conocerlo, a pesar que se lo había presentado en una celebración en uno de sus hoteles.

Eloy Alfaro de Alba, ex funcionario del servicio exterior, alto vocero del partido PRD y vecino del encargado de la academia. Nunca obtuvo respuesta de su clamor. En el trayecto, el enjuiciado aprendió sobre el desarrollo humano de los panameños, la xenofobia, complejos y poca colaboración de la cerrada sociedad y de algunos gobernantes, quienes poco ayudan a los demás y menos cuando se trata de víctimas de la corrupción judicial. Luego ampliaremos este relato y los resultados que tuvo el enjuiciado al contratar a Guillermina McDonald, una de las mejores abogadas de Panamá.

Caras de pesar y sorpresa se habrían manifestado, cuando jueces y secretarios de los tribunales penales de Ciudad de Panamá escucharan el testimonio del ciudadano del cual subalternos del Fiscal Nahaniel Murgas, en su despacho, se aprovecharon económicamente. La víctima, a quien hicieron ver cómo victimario, fue enjuiciado y condenado luego de pagar unos 30 mil dólares, tras lo cual fue sometido a atropellos y su causa pasó de un despacho penal a otro. La fiscalía se opuso a cualquier solicitud procesal para ponerle fin a su caso.

Un funcionario con el currículo del fiscal Nahaniel Murgas nadie creería que podría verse tentado por las fuerzas oscuras que hacen de la honestidad solo retórica, como las de sus subalternos, que tal cual se atestigua, dejan con los bolsillos vacíos a los imputados que apremian su justa libertad, justa porque en ocasiones las imputaciones son, como se dice, por delitos no cometidos.

Una vez en libertad bajo fianza en Panamá, el procesado judicial extranjero comenzó la dura tarea de reunir y pagar en breve tiempo 30 mil dólares de honorarios profesionales de la abogada Tatiana Sealy y de coimas exigidas por funcionarios de la Fiscalía Contra la Delincuencia Organizada a cargo del fiscal Nahaniel Murgas y de funcionarios del Grupo Antiextorsión y Secuestro de la DIJ.

Pidió prestado a familiares, empeñó prendas de oro que luego no pudo recuperar, se endeudó con un colegio privado, donde le impedían a su hijo realizar exámenes y acceder a su plataforma web. El encausado acumuló casi un año de deuda en electricidad; pagaba el alquiler de su apartamento con retraso; su familia comía en fondas, como se conocen comúnmente los puestos callejeros de comida; no podía mover su automóvil porque lo bloqueaban por GPS por no pagar al día y no tenían para la gasolina ni para pagar peajes en autopistas.

La familia estaba prácticamente bajo acoso de su abogada, y con la amenaza de nuevos allanamientos o experticias a las que ya les habían realizado, si no pagaban otras coimas adicionales. Funcionarios del despacho del fiscal Nahaniel Murgas contabilizaban y llevaban un control de lo “abonado”, cada lunes cuando el procesado se presentaba a firmar.

Para recibir un trato cortés y digno al ingresar al edificio Avesa, el encausado debía gratificar con generosas propinas a policías y recepcionistas que se encontraban en la entrada. Durante 6 ó 7 meses padeció un viacrucis inicial, ya que luego sufriría otras incidencias.

Fue obligado a estar más de 30 meses en un país donde no quería estar y donde no era querido. Su hijo menor de edad y el procesado debieron estar durante meses bajo tratamiento profesional y medicación con un reconocido psiquiatra, producto del daño emocional que les causaron. El simple motivo de fundar y lograr que funcionara, prácticamente como beneficencia pública una exitosa y nunca antes vista academia de fútbol en Panamá, género odios, venganzas y vilezas.

Durante seis o siete meses estuvo el procesado extranjero presentándose a firmar semanalmente en la Fiscalía contra la Delincuencia Organizada, presidida por el fiscal Nahaniel Murgas, y recorriendo su despacho, donde funcionarios contabilizaban las coimas que era obligado a cancelar.

Si por alguna razón se atrasaba en los pagos, era amenazado con realizarle otro allanamiento, aparte del que previamente le habían efectuado, o también practicarle nuevas incautaciones de teléfonos, experticias forenses o con la deportación de su esposa e hijo.

Durante más de 30 meses, la familia debió pagar más de 43 mil dólares en consultas psiquiátricas especializadas, sin contar los medicamentos. Nadie les pagó el daño moral, económico y a su salud. En la experticia forense al teléfono del procesado no se encontró nada que lo incriminara en algún tipo de intento extorsivo, por el cual fue acusado. El acusador y supuesta víctima, Juan Manuel Henríquez Portuondo, yerno del hoy presidente Laurentino Cortizo, no facilitó su teléfono para demostrar si efectivamente en algún momento fue amenazado o extorsionado por SMS. De allí se desprendieron versiones muy engorrosas sobre una posible “doble vida” oculta.

El procesado y su familia no detuvieron las actividades de una academia de fútbol que operaban en el estadio Maracaná de la ciudad de Panamá, la cual atendía en ese momento aproximadamente a 50 jóvenes de alto riesgo social, provenientes de las barriadas El Chorrillo, Barraza y otras. La actitud de la familia provocó mayor hostilidad en su contra, al no ponerse de rodillas.

La corrupción se ha enquistado en el sistema judicial panameño, más que en otros de Centroamérica, algo que se agrava con el hecho que subalternos de la fiscalía antipandillas se aprovechan de imputados e investigados para meter no una, sino las dos manos en sus bolsillos, y con esto no privarlos de su libertad, lo cual no deja la mejor impresión en torno a las funciones de la fiscalía encabezada por Nahaniel Murgas.

En el inicio de su calvario, el procesado estuvo casi tres horas rindiendo declaraciones en la Fiscalía contra la Delincuencia Organizada de Panamá, a cargo del fiscal Nahaniel Murgas. El meollo del asunto fue que una academia de fútbol, legalmente constituida y registrada, celebró un contrato con el centro deportivo Gol de Oro, donde uno de los socios es el comerciante Juan Manuel Henríquez Portuondo, yerno de Laurentino Cortizo, y también, entre otros socios, Pedro Boyd, representante de la marca Nike en Panamá.

El posteriormente encausado no tenía cualidad alguna en dicha empresa, por no ser socio, accionista, representante o empleado. El presidente de la empresa, residente en Miami, celebró un contrato con Gol de Oro y esta última, de manera unilateral, decidió aumentarlo al doble. Sin embargo, y a pesar del inconsulto aumento, la academia de fútbol, perteneciente al suegro del procesado, pagó casi todo el monto.

El problema se presentó con el saldo final. Henríquez Portuondo reclamaba más de 2 mil dólares, aunque en las cuentas de la academia que celebró el contrato con Gol de Oro, la deuda era de sólo 1 mil. Desde ese momento el procesado fue amenazado, asediado e insultado por vía telefónica, cuando se negó a pagar en esas condiciones. Le colocaron fecha y le juraron que si no cumplía con el pago establecido lo lamentaría. Fue entonces cuando allanaron el apartamento donde el procesado residía.

El contrato original fue consignado ante un tribunal, pero ni éste ni la fiscalía lo valoraron. El procesado era acusado por una supuesta extorsión, de la cual, por el contrario, era quizás víctima. El encausado, a quien juraron “acabar”, fue embestido por el avasallador poder de Laurentino “Nito” Cortizo.

Al procesado también trataron de imputarlo por unas supuestas “amenazas de muerte” que nunca realizó. Para los acusadores no importaba el daño psicológico y la ruptura familiar causada. La noche luego de su declaración fue regresado a dormir en la sede de la Dirección de Investigación Judicial (DIJ) en Ancón.

El fiscal consideraría si era viable concederle un beneficio cautelar procesal, para el cual funcionarios de la fiscalía le habían pedido una “cuota inicial” en coimas. No le permitieron ni cambiarse la ropa, pese a que personas acusadas de homicidio, corrupción o narcotráfico, llegaban vestidos de saco.

A muchos les colocan país por cárcel, pero en el caso de ese procesado fue ciudad por cárcel. Mientras que los delincuentes más peligrosos se presentaban mensualmente en el tribunal, el investigado fue obligado a hacerlo semanalmente. Todo producto de un caso en donde la corrupción judicial jugó un papel importante.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Panamá

Los emblemas de la explotación dentro del fútbol panameño y cómo Panamá ha perdido a talentosos futbolistas

Published

on

By

Por S. Cano

A pesar que el exfutbolista panameño Jaime Penedo publicó su biografía autorizada en 2018, titulada «Nunca te rindas», vuelve a ser noticia en Panamá. En su libro el exfutbolista relata algunos desencuentros que tuvo con directivos del fútbol panameño durante su carrera. La oportunidad es propicia para sacar a la luz algunos aspectos que guardan relación con el tema.

¿Quién es Jaime Penedo?

Jaime Manuel Penedo Cano nació el 26 de septiembre de 1981 en Panamá. Como futbolista ocupaba la posición de guardameta. Es miembro del departamento de Desarrollo Técnico de la Federación Panameña de Fútbol.

Debutó en el Estudiantes de Panamá en el 1998 y jugó hasta el 2002. Luego se fue al Club Deportivo Plaza Amador de Panamá y allí jugó desde 2003 hasta 2004. En el 2004 lo fichó Club Deportivo Árabe Unido, que también es de Panamá, donde jugó hasta el 2005. En ese 2005 partió a Europa para jugar en el Cagliari Calcio de Italia hasta el 2006. En ese 2006 cambió de país europeo para jugar en el Club Atlético Osasuna «B» de España hasta el 2007. En ese 2007 llegó para quedarse en el Club Social y Deportivo Municipal de Guatemala jugando por seis años o sea hasta el 2013. Era el 2013 y lo fichaba Los Ángeles Galaxy de Estados Unidos jugando hasta el final del 2015. En el 2016 lo compró Deportivo Saprissa de Costa Rica y jugó hasta mitad de 2016. Para la segunda mitad lo compró F.C. Dinamo Bucarest de Rumania ahí permaneció hasta anunciar su retiro el 21 de febrero de 2019

Fue el mejor portero del medio Guatemalteco siendo fundamental para la obtención del torneo apertura 2009 atajando todos los tiros de los jugadores de Comunicaciones y con ello lograron el título de la mano de Habegger que continuó el trabajo de Carlos Ruíz.

En Panamá ganó con el Árabe Unido el torneo Apertura 2004 y Clausura 2004, en Guatemala con el CSD Municipal ganó la Apertura 2008, Apertura 2009, Clausura 2010, Apertura 2011.

Con la Selección de Panamá tiene 105 participaciones con la absoluta, siendo el segundo en la historia por detrás de Gabriel Gómez (110), en 2009 ha ganado la Copa Centroamericana. Participó en la Copa Mundial Rusia 2018. El 16 de agosto de 2018 Penedo anunció su retiro de la Selección de Panamá a los 36 años de edad.

Luego de haber sido elegido como el mejor portero de la Copa de Oro de la Concacaf de 2013, fue fichado por Los Angeles Galaxy de la Major League Soccer en agosto de 2013 y consiguió el título 2013-2014.

Liga Nacional de Ascenso

La Liga Nacional de Ascenso es el equivalente panameño a lo que en otros países representa la Segunda División del fútbol. Sin que nada haya sucedido, en el pasado reciente ha habido en Panamá, casos de equipos de fútbol, como los del Atlético Deportivo Panamá Viejo, antes conocido como Panamá Viejo Fútbol Club o el Río Abajo Fútbol Club que tuvieron como financistas a personas vinculadas al narcotráfico y al pandillerismo. Sin embargo ello no acarreó a que hubiera un «fair play» un juego limpio financiero o una investigación por parte de las autoridades locales, incluida la Fiscalía o de la Federación Panameña de Fútbol (Fepafut), Pandeportes o de cualquier otro ente deportivo, incluido la FIFA. Y aunque era un Secreto a voces en Panamá, nadie se pronunciaba al respecto y muchos preferían guardar silencio ante tal presencia en Panamá en el fútbol de Segunda División.

 

Equipos

Sociedad Deportiva Atlético Nacional

Otro caso es el de la Sociedad Deportiva Atlético Nacional, un equipo financiado, constituido y formado con dinero de la Policía Nacional de Panamá, algo cuya legalidad está en discusión. Su caso se puede comparar al de otro equipo que fue financiado por el municipio de Capira, y que luego se convirtió en blanco de un escándalo que lo llevó a perder el financiamiento municipal y también a su ruina.

El solo financiamiento de la Policía Nacional representa un claro ventajismo por parte del Atlético Nacional, pues inclusive empleados de la policía formaban parte del equipo. Pero nunca por esto hubo un pronunciamiento.

También hubo clubes, como el Alianza Fútbol Club, financiado con fondos dudosos pertenecientes a un expresidente centroamericano prófugo de la justicia. Esto sin mencionar el caso de otro equipo financiado por un expresidente ecuatoriano, con ganada fama de no estar en sus cabales. Pero en estos y otros casos tampoco se dijo algo al respecto, pues solo parecía importar que los equipos recibieran el dinero.

Los jugadores de la Primera y Segunda División del fútbol panameño carecen de beneficios socioeconómicos. Muy pocos tienen la posibilidad de contar con cotización en el Seguro Social. Muchas veces solo reciben un salario durante los meses de juego, pero no en el resto del tiempo en el que permanecen inactivos. Tampoco cuentan con buena alimentación. Ha habido situaciones tales en los que a los jugadores se les suministra ginseng como si se tratase de vitaminas. Suelen carecer de atención médica o seguro médico, fisioterapeuta, gimnasio, una dieta balanceada o del equipamiento necesario.

La Asociación de Jugadores ocasionalmente levanta su voz pero luego calla y se supedita a la Federación y a los propietarios de la Liga, que está constituida por familias prominentes con muchos negocios en Panamá, que obtienen beneficios no de la Liga en sí, sino de su figuración pública y de la influencia que les representa pertenecer a la Liga.

Muchos de los jugadores son explotados, esclavizados y no se les libera. Está, por ejemplo, el caso de un futbolista de apellido Moreno, quien ha jugado en Perú y Emiratos Árabes Unidos, pero nunca ha sido liberado, en una suerte de esclavitud moderna. Y están también los de otros jugadores que han sido vendidos a otros países, en donde pasan muchas necesidades económicas, a los que hasta han tenido que rescatar por estar pasando hambre en lugares donde incluso han llegado a proponerles dedicarse a la prostitución, sin que nadie en Panamá diga algo al respecto.

En el país no hay canchas suficientemente adecuadas, ni con el debido mantenimiento para los equipos de primera y segunda división. Las instalaciones deportivas presentan condiciones infrahumanas, aunque a veces se le hace creer al mundo que se trata de instalaciones de primer nivel.

No se conoce bien el destino y la administración de los aportes que la Federación realiza a los equipos de la Liga y no hay ente alguno que se atreva a realizar auditorías. Tampoco se conoce cómo la Federación hace uso propio de los recursos o quiénes se benefician con los fondos. El mundo debería conocer todo lo que sobre esto sucede en Panamá.

Chorrillo Fútbol Club

Uno de los casos más preocupantes es el del Chorrillo Fútbol Club, ahora convertido en Unión Deportivo Universitario, cuya máxima autoridad es el actual presidente de la Federación.

En el equipo se vuelve a repetir el tema de la explotación de los jugadores, a quienes se les realizan contratos que los mantienen prácticamente en una situación de semiesclavitud, permanentemente atados.

Los directivos se han beneficiado de los patrocinios. Ha sucedido con la empresa de estaciones de servicio Terpel y la cadena de comida rápida McDonald’s, casos en los que se desconoce con cuánto se quedaba la agencia que manejaba los patrocinios y cuánto obtenía uno de los directivos del equipo en comisiones.

Pero más allá de esto también están los escándalos sexuales a lo interno del equipo o las relaciones impropias entre algunos miembros de la directiva y empleados, de ambos sexos, respectivamente.

Por mencionar un ejemplo, hay un directivo que posee una cadena de comida tradicional y aprovechándose de su posición dentro del equipo, consiguió contratos con la Policía Nacional y el sistema penitenciario.

Hubo otro directivo que consiguió contratos durante el Gobierno del expresidente Ricardo Martinelli, para la construcción de canchas sintéticas.

Lo cierto del asunto es que muchos en la directiva se beneficiaron del equipo, menos los jugadores, a veces utilizándolo como una especie de plataforma para la obtención de contratos y negocios, algo que al parecer continuaría sucediendo en la actualidad, esta vez con el Unión Deportivo Universitario.

Club Deportivo Plaza Amador

El Club Deportivo Plaza Amador tampoco es la excepción. En el equipo los jugadores no gozan de los beneficios necesarios y la explotación se hace palpable. Tampoco cuentan con instalaciones deportivas adecuadas. Un expresidente del equipo lo utilizó como trampolín para convertirse en abogado del expresidente Juan Carlos Varela. Otros directivos, de apellidos extranjeros, también hicieron negocios valiéndose de la plataforma que le significaba el equipo.

Tauro Fútbol Club

Los dueños del Tauro Fútbol Club, de ascendencia italiana, también utilizaron en su momento la figuración del equipo para impulsar sus negocios con el Estado panameño. Los jugadores del Tauro tampoco han recibido el mejor trato, siendo también explotados, aunque en menor medida en comparación con otros equipos de la Liga panameña.

Los directivos del Tauro se han vuelto muy famosos por imponer y sustituir directores técnicos, preparadores de porteros de la selección nacional y por imponer a miembros de su plantilla en la selección mayor.

En algún momento contrataron a un preparador de porteros de origen colombiano, que literalmente solo «intoxicó» al fútbol panameño, colmándolo de engaños y fraudes.

Alianza Fútbol Club

Uno de los clubes que peor fama se ha labrado en cuanto a la explotación de jugadores y por la manera como sus directivos se han lucrado de la formación de la cantera deportiva, cobrando por la impartición de clases privadas en instalaciones del Estado panameño, es el Alianza Fútbol Club. El club ha recibido financiamiento dudoso de un expresidente centroamericano y de un expresidente ecuatoriano. Uno de sus directivos fue director de Pandeportes, utilizando también la proyección qué le dio su presencia en el equipo para conseguir ese cargo público.

Algunos presumen que el equipo también le sirvió para darle legitimidad a su cuestionada prosperidad económica, luego de haber estado al frente de Pandeportes.

San Francisco Fútbol Club

El San Francisco Fútbol Club es uno de los clubes panameños que menos explota a sus jugadores. Con sede en la ciudad de La Chorrera, de la Provincia de Panamá Oeste, cuenta con mejores instalaciones que la mayoría de los demás equipos.

Sin embargo, es de los que más han sacado provecho del tema futbolístico en Panamá, pues sus directivos están ligados a canales de televisión, teniendo mucha participación en el aspecto promocional y televisivo.

Prestan mucha atención al tema del rating en los partidos eliminatorios y a los ingresos que mediante sus patrocinantes pudieran tener gracias a ello.

Casos de jugadores

Kevin Melgar

Desde el punto de vista de casos específicos de jugadores, el de Kevin Melgar es muy particular. Se trata de un jugador explotado durante años, desde antes de cumplir la mayoría de edad, por el Alianza Fútbol Club, donde directivos del equipo prácticamente han hecho con Melgar todo lo que han querido.

A Melgar le truncaron su futuro. Nunca lo convocaron a la selección mayor. Este jugador fue un prospecto que género mucha expectativa en países como Italia y Brasil, cuando estaba en ligas menores, pero no pudo salir al exterior, ni siquiera a jugar a otro país de Centroamérica, porque el Alianza Fútbol Club lo mantuvo atado a su plantilla de jugadores con un contrato que solo beneficiaba al equipo, que ser menor de edad, había firmado su representante legal. Además de ello, el contrato sufrió algunas alteraciones sin consentimiento de Melgar, prolongándolo por mucho más tiempo, sin que nadie investigara o le reclamara al equipo o a la Federación.

Junior Torres

Otro ejemplo es el de Junior Torres, quien era uno de los mejores prospectos de porteros que ha tenido durante mucho tiempo el fútbol panameño. A pesar de haber tenido propuestas en otros países de Centroamérica, no logró la oportunidad de ser fichado por un equipo de fútbol extranjero. Torres fue capitán del Chorrillo Fútbol Club, etapa en la cual el equipo se tituló campeón.

Pero los momentos de Torres en el fútbol panameño quedaron solo para el recuerdo. El exfutbolista tuvo un accidente automovilístico estando bajo los efectos del alcohol y por negligencia de la Federación y del equipo, le realizaron intervenciones quirúrgicas en la rodilla que desde el principio no fueron bien hechas por parte de un médico de la Federación.

Gracias a esto, Torres perdió sus capacidades físicas y nunca pudo volver a estar como antes, luego de su recuperación. No pudo volver a caminar igual y su pierna no respondió de manera correcta.

Alberto Zapata

Alberto Zapata es un futbolista retirado. Fue uno de los mejores jugadores de todos los tiempos en la historia de Panamá. En la Liga israelí vistió la camiseta de un equipo que fue dirigido por uno de los grandes jugadores y entrenadores del mundo entero. Nos referimos al exfutbolista y entrenador alemán Lothar Matthäus. Además de varios equipos de la Liga profesional de Panamá, Zapata también jugó en China y en varios países de Centroamérica.

Alberto Zapata fue un jugador con grandes méritos y grandes talentos. Su última etapa la pasó en el San Francisco Fútbol Club, aunque jugó buena parte de su carrera en la Sociedad Deportiva Atlético Nacional.

A pesar de sus grandes aptitudes y capacidades, hoy en día no dirigen y forma parte del cuerpo técnico de la Federación, quizás por no estar bien conectado, como otros. Zapata siempre tuvo un comportamiento deportivo profesional y nunca se le conocieron vicios, manteniendo siempre la rectitud en todos sus actos.

Humberto Peláez

Humberto Peláez fue miembro de la selección nacional Sub-19 de Panamá. Su contrato con el Club Deportivo Plaza Amador incluía cláusulas solo favorables para el equipo. Peláez nunca fue convocado a la selección mayor de forma permanente, a pesar de haber jugado en la Liga Universitaria en Estados Unidos, titulándose campeón en varias oportunidades. Solo jugó con la selección absoluta en contadas ocasiones, para partidos de la Concacaf y de poca trascendencia.

Hoy Peláez se encuentra retirado del fútbol y se dedica a formar a porteros en Estados Unidos. Nunca ha sido llamado para ser preparador de porteros de la selección nacional de Panamá.

Peláez siempre estuvo a otro nivel en el fútbol panameño, contando con estudios universitarios. No fue un jugador a quien los equipos pudieran fácilmente explotar, como sucede con otros jugadores en Panamá.

Alan Hernández

Alan Hernández fue también uno de los mejores jugadores de todos los tiempos en Panamá. Se formó en las ligas menores del Inter de Milán, donde jugó junto al italiano Mario Balotelli. Hernández jugó en la Serie A, en el Associazione Calcio ChievoVerona, cuando el club italiano estaba en Primera División. Este futbolista panameño terminó sus días jugando en el Chorrillo Fútbol Club y en el Atlético Chiriquí.

Las lesiones obligaron a Hernández a retirarse del fútbol, luego de años de explotación. En la actualidad el exfutbolista es ingeniero industrial, se desempeña como modelo y participa en reality shows de competencias deportivas con mucha audiencia y proyección dentro de las fronteras panameñas.

El de Alan Hernández fue otro caso de explotación en el fútbol panameño, como se infiere de su época junto a Guillermo Villegas, uno de los llamados rostros de la explotación futbolística a lo interno de las ligas menores en Panamá. Villegas intentó mercadear internacionalmente tanto a Hernández como a otros jugadores, solo que para más provecho propio que de los futbolistas.

Alan Hernández fue otro de los talentos que se perdió en el fútbol panameño, gracias también al silencio de muchos.

Hernández fue llamado en una sola ocasión para jugar en la selección nacional. En el Chorrillo Fútbol Club vivió años de explotación, sin que le brindaran la atención médica necesaria.

Otras figuras en el fútbol panameño

Guillermo Villegas Dutary es abogado. Tuvo a su cargo una franquicia en las ligas menores panameñas de los equipos italianos Associazione Calcio Milan, del Associazione Calcio ChievoVerona y actualmente del Parma Calcio 1913.

El nombre del abogado es sinónimo de explotación de futbolistas de las ligas menores en Panamá, quienes son mercadeados en el exterior, una situación igual de deleznable que el tráfico humano.

Se ha tratado de una explotación contra la que la Federación o alguna otra institución panameña nunca se ha pronunciado.

Hernán Darío Gómez

Hernán Darío «El Bolillo» Gómez es un exfutbolista y entrenador colombiano ampliamente conocido en el fútbol latinoamericano. Entre los años 2014 y 2018 fue entrenador de la selección absoluta de Panamá y hoy es el entrenador del equipo Independiente Medellín en Colombia.

Gómez también ha sido entrenador de las selecciones absolutas de Colombia, Guatemala y Ecuador. Muchos reconocen sus méritos deportivos y personales.

En el pasado tuvo una relación cercana con el exfutbolista René Higuita y algunos llegaron a relacionar el nombre de «El Bolillo» con elementos del narcotráfico.

El entrenador colombiano fue acusado de ser permisivo con el consumo de droga dentro de la selección nacional de Panamá.

Se asegura que durante su época de entrenador de la absoluta de Panamá se permitió el consumo libre de marihuana por parte de integrantes de la selección nacional panameña.

También hay otros casos de entrenadores de entrenadores que han participado en la Liga Panameña de Fútbol, quienes tenían problemas de alcoholismo, de drogas o psiquiátricos, a los cuales nunca se les prestó atención, pero que sin embargo, tenían la responsabilidad de formar a jugadores.

Continue Reading

Panamá

Clientes venezolanos de la firma de abogados panameña Alfaro, Ferrer & Ramírez encienden las alarmas de autoridades financieras de Estados Unidos

Published

on

By

Fundado en 1982, el Banco Caroní es una pequeña entidad en Venezuela de vocación regional. En el ranking bancario venezolano de abril de 2021, ocupa la posición 20 entre las instituciones con mayores activos, y la 22 en términos de su cartera crediticia, entre los 30 bancos universales que la Superintendencia Nacional del Sector Bancario (Sudeban) vigila.

Sin embargo, la influencia gremial del Banco Caroní siempre ha excedido su volumen de negocios. El presidente desde 1986 del banco, Arístides Maza Tirado, ha presidido en tres períodos la Asociación Bancaria de Venezuela, y también dirigió algunas cámaras empresariales, como el Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio). Uno de sus hijos, Octavio, también fue director de Consecomercio.

En la actual junta directiva del banco figuran cuatro personas con su apellido: además del propio Arístides Maza, están Octavio Maza Duerto, Fredy Maza Tirado y Gonzalo Maza Anduze.

El otro apellido que se repite tanto como el de los Maza es Kabchi, una familia de origen cristiano libanés que asentó sus reales en Guayana: Edmundo Kabchi Murgus es el vicepresidente del banco, quien tiene por suplente a su hijo, Edmundo Kabchi Zakia. Gamal Kabchi, Georges Kabchi Zakia, Mounir Kabche El Douaihi y George Kabche Dzoubaun también aparecen entre la directiva del banco.

Amén de ser un apellido común en el Medio Oriente, la confusión entre Kabchi-Kabche es siempre probable por cuenta de la transcripción de la grafía árabe al alfabeto latino. No en balde, el propio SAR de JP Morgan Chase Bank parece dar por equivalentes o por alias los nombres de padre e hijo: “Edmundo Kabchi”, se lee en el reporte, “fue identificado como Edmundo Jreige Kabchi Murgus (‘Murgus’), localizado en Venezuela, y como Edmundo Jorge Kabchi Zakia (‘Zakia’)”. Otro ejemplo de esta dificultad en la traducción de nombres árabes se encuentra en una versión que corre por Internet y atañe a los Kabchi de Guayana: Sayari, un reputado servicio de inteligencia financiera con sede en Washington DC, publicó en marzo pasado un reporte en el que señala que los Edmundo Kabchi, padre e hijo, son socios en un par de empresas registradas en Líbano de los hermanos Khalil, Majed y Khaled, unos de los empresarios más favorecidos con contratos del Estado venezolano a lo largo del régimen chavista. Pero un vistazo a los expedientes del Registro Mercantil de Líbano muestra que entre los diez directores de la compañía Airport Mall Holding SAL se cuenta un tal Edmond George Qebshi, que no ha podido comprobarse si se trata del mismo banquero venezolano.

En un Reporte de Actividad Sospechosa (SAR) dirigido a FinCEN, los ejecutivos de cumplimiento del JP Morgan Chase Bank comprueban que, si bien las más de 500 operaciones reseñadas conectan a muchas personas jurídicas y naturales, incluyendo once empresas del grupo del Banco Caroní, las 19 transacciones más voluminosas incumben a Edmundo Kabchi Zakia, Arístides Maza Duerto, Juliana Maza Sanvicente, todos ellos como receptores de transferencias; y las empresas Continental Bank Corp de Barbados, Seguros Caroní, Global Risk Solutions de Venezuela e Intersecurities International Inc de Panamá. De estas últimas, todas excepto Intersecurities, son empresas adscritas al grupo de empresas del Banco Caroní, reveló Ewald Scharfenberg en el medio de investigación periodística Armando.info.

Es importante que este SAR, como cualquier otro de los cerca de dos millones que FinCEN recibe cada año, no constituye prueba de delito alguno, sino que es un primer recurso del que el sistema bancario de Estados Unidos dispone para llamar la atención de las autoridades sobre una situación que podría considerarse como sospechosa.

A Juliana Maza Sanvicente, hija de Arístides Maza Tirado, el SAR solo la identifica como directora de una empresa en Miami, de nombre 1200 Brickell 14th Floor LLC, donde también figuran sus hermanos y su propio padre. Idéntico grupo familiar es el que configura el directorio de al menos otras cuatro empresas en el sur de Florida, la mayoría constituidas para detentar la propiedad de inmuebles, y que también incluyen a Arístides Maza Duerto, hermano de Juliana, pero a quien el reporte de JP Morgan Chase Bank falla en identificar.

Maza Duerto es presidente de una universidad privada en Miami, la Millennia Atlantic University, diseñada sobre el troquel de otro negocio de la familia en Venezuela, la Universidad Gran Mariscal de Ayacucho. En Millennia Atlantic, Luis Eduardo Martínez, ex gobernador del estado Monagas, en Venezuela, actual diputado por la Acción Democrática (AD) de Bernabé Gutiérrez, y desde hace unas semanas candidato a la gobernación del estado Aragua, hace las veces de chancellor. Monagas, en el oriente de Venezuela, es la tierra natal de Arístides Maza Tirado, el patriarca familiar.

En el informe, Maza Duerto aparece recibiendo pagos por algo más de 99.000 dólares desde el Continental Bank, el banco en Barbados de los accionistas del Banco Caroní. Las transferencias fueron hechas con una referencia a “RFB/ Altaro Holdings Corp ALT402”. En el Registro Mercantil de Panamá se halla una Altaro Holdings Corp, en la que funcionarios del bufete local, Alfaro, Ferrer & Ramírez, aparecen como directores.

En cambio, JP Morgan Chase acierta en mencionar a Edmundo Kabchi como vicepresidente del Banco Caroní. De hecho, singulariza a Edmundo Kabchi Zakia, hijo, vicepresidente suplente del Caroní, con presunta residencia en una quinta de la urbanización Los Altos de Puerto Ordaz, como receptor de tres transferencias, que totalizaron 4,44 millones de dólares, llegadas desde el Continental Bank de Barbados a cuentas de Kabchi Zakia en los bancos suizos Julius Bär, Barclays Bank (Schweiz) y Credit Agricole Suisse. En todos los casos, el remitente dirigió las transferencias a “Edmundo Jorge Kabchi Z KAB486”.

Bufete panameño

El bufete panameño Alfaro, Ferrer & Ramírez ha sido uno de los preferidos de controversiales grupos empresariales venezolanos, algunos de ellos de origen libanés, para crear sociedades anónimas y ocultar su patrimonio y operaciones financieras.

Según la investigación periodística Chavismoinc, los venezolanos Eudoro González Dellán y Luis Ramón Francis Moreno, asociados ambos directa o indirectamente a casos de corrupción en Venezuela, acudieron al bufete panameño Alfaro, Ferrer & Ramírez.

Otros clientes

Eudoro González Dellán

De acuerdo al portal Dateas, Eudoro Antonio González Dellán, nació el 25 de septiembre de 1974 y se le ubica en la parroquia Baruta del municipio homónimo del estado Miranda en Venezuela. Es hijo del dirigente y exsenador venezolano por el partido socialcristiano Copei, Eudoro González. Fue diputado suplente a la Asamblea Nacional de Venezuela en representación del estado Anzoátegui, electo en las listas de la Mesa de la Unidad Democrática, MUD, por el partido Primero Justicia.

Igualmente, integró por Venezuela el Parlamento del Mercosur desde el 15 de febrero de 2016 hasta el 31 de diciembre de 2020.

En su página web, refiere que es abogado egresado en octubre de 1996 de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, con una maestría en Acción Política y Participación Ciudadana en las Universidades Francisco de Vitoria y Rey Juan Carlos e Ilustre Colegio de Abogados de Madrid. También tiene un diplomado en Estudios Avanzados en Derecho de Familia, de la Universidad de Zaragoza, España. Dicta la cátedra de Teoría Política, en la Universidad Monteávila de Caracas. Es miembro del Partido Primero Justicia, donde es asesor del Comité Político Nacional. Se define como “centro humanista”.

Eduardo González es hermano del expresidente del Banco Industrial de Venezuela (BIV), Leonardo González Dellán, quien aparece en los Papeles de Panamá. Leonardo González fue designado por el finado expresidente Hugo Chávez como presidente del BIV en 2002, permaneciendo en el cargo hasta 2004, cuando fue sustituido por Arné Chacón. El paso del hermano del diputado por la citada entidad financiera coincide con el surgimiento del control de cambios en Venezuela bajo la administración chavista. “En el libro El gran saqueo de Carlos Tablante y Marcos Tarre se identifica a Leonardo González Dellán como uno de los ‘operadores’ financieros que durante el Gobierno de Chávez se benefició a través de negociaciones de títulos valores y transacciones que permitían aprovechar el ‘diferencial cambiario’.

Entretanto en el sitio web Axesor, informa que Eudoro Antonio González Dellán ha ejercido dos cargos en compañías españolas, a saber, como “administrador único en una empresa situada en Madrid. El último anuncio en BORME de esta empresa ha sido publicado el 17/10/2018, en el Registro Mercantil de Madrid, Boletín 200, Referencia 415003. Este cambio ha sido Otros Conceptos, inscrito el 08/10/2018, Tomo 32776, Folio 201, Sección 8, Hoja 589965, Inscripción 5. El tiempo máximo que Eudoro Antonio González Dellán ha permanecido en un cargo es 4 años y 17 días, mientras que el tiempo mínimo ha sido 4 años y 15 días”
A su vez, la página Administradores El Economista dice que estas empresas se dedican a la “compraventa y adquisición, posesión y disfrute de inmuebles, terrenos, la urbanización de los mismos, su transformación y explotación por cualquier título, su promoción, parcelación, reventa —al contado o a plazos—, directamente o por mediación de terceros, y posterior administración en su caso”.

Luis Ramón Francis Moreno

Luis Ramón Francis Moreno es la cara visible de un clan que se fue formando con los años y que reunió en varias propiedades y compañías en República Dominicana a un puñado de empresarios que durante años amasaron fortunas a través de contratos con la industria petrolera venezolana. Junto a él, y de bajo perfil, están los hermanos Urbano Fermín, cuya empresa, Cuferca, también prestó servicios por años a Pdvsa e incluso formó una empresa mixta con la estatal petrolera, hasta que cayeron en desgracia en el año 2017.

Hoy los negocios en Venezuela de los Urbano Fermín están bajo la lupa del poder judicial de ese país, pero en República Dominicana siguen activos. Los hermanos Carlos Eduardo, Carlos Enrique y Carlos Esteban fueron acusados en 2017 por la fiscalía venezolana por haber cometido un presunto desfalco a través de los contratos que obtuvieron en la Faja Petrolífera del Orinoco, la enorme reserva de crudo al oriente venezolano. Carlos Esteban está detenido desde septiembre de ese año en Venezuela, luego de que la fiscalía lo imputara por presuntos delitos de peculado doloso, asociación para delinquir, lavado de dinero y concierto de funcionario con contratista, a través de la Constructora Urbano Fermín C.A. (Cuferca). Sobre sus hermanos Carlos Eduardo y Carlos Esteban también pesan órdenes de detención desde entonces, pero eso no ha roto los lazos empresariales que mantienen con el Caribe dominicano.

Mientras tanto, Francis Moreno y sus hijos dan la cara por el millonario proyecto turístico Downtown Punta Cana y por los negocios que comparten con los Urbano Fermín desde hace una década, cuando aterrizaron en el este de República Dominicana.

 

Perfil de Alfaro, Ferrer & Ramírez

Alfaro, Ferrer & Ramírez (AFRA) es una de las firmas de abogados más conocidas de Panamá. Los servicios de la firma se extienden a la negociación de contratos con el gobierno, representando a los clientes a través del proceso de licitación y estructurando el financiamiento de las operaciones. La mayoría de las adquisiciones públicas en las que ha participado la firma se referían a la construcción y operación de infraestructura como carreteras, puertos, zonas libres de petróleo, sistemas de transmisión de energía, infraestructura de alcantarillado, concesiones de telecomunicaciones e infraestructura de transporte público.

La firma ha sido contratada en varias ocasiones para realizar complejos estudios y análisis de debida diligencia en relación con posibles adquisiciones y fusiones que involucren empresas en Panamá. La firma ha tenido experiencia en transacciones de fusiones y adquisiciones que involucran industrias minoristas, compañías de fabricación, bancos y compañías de seguros, desarrolladores inmobiliarios, compañías farmacéuticas y de TI.

La firma brinda asesoramiento sobre la protección y defensa de los derechos de propiedad intelectual en los tribunales administrativos y judiciales,

La firma es líder en brindar asistencia a clientes internacionales que realizan actividades comerciales en Panamá en relación con la regulación de la presencia de ejecutivos expatriados reubicados en Panamá por empresas multinacionales.

La firma ha participado en sofisticados acuerdos de financiamiento de proyectos, principalmente representando a bancos, inversionistas institucionales e instituciones financieras internacionales. La firma generalmente participa en la redacción y negociación de los términos legales de los acuerdos financieros, y en el establecimiento de complejas garantías y garantías para proteger a los tenedores de crédito, así como en la emisión de opiniones legales en relación con la transacción.

La participación de AFRA en los mercados de capitales y el sector de la regulación de valores abarca desde los clientes que acompañan a los clientes a través del proceso de concesión de licencias hasta el asesoramiento sobre sus necesidades legales y reglamentarias diarias, hasta la participación en transacciones complejas de los mercados de capitales. Además, la firma tiene experiencia en el registro de ofertas de valores y el establecimiento de fondos mutuos. La firma ha estado involucrada en una amplia variedad de acuerdos de financiamiento garantizado y no garantizado, desde deuda y capital hasta servicios estructurados, habiendo documentado una amplia gama de ofertas de deuda y capital, así como bonos, incluida la deuda relacionada con el capital.

Algunos de los clientes de la firma son: Telefónica Móviles Panamá, SA, Banesco, SA, Banco Aliado, SA, Arcos Dorados, Global Bank Corporation, Credicorp Bank, Safra National Bank of New York, L’Oreal, BP Products, Hilton Hotels, Riu Hoteles, Autoridad del Puerto de Singapur (PSA), Western Union Company, Organización Terpel, Grand Bay Paper & Care Products, Banco Interamericano de Desarrollo, Corporación Interamericana de Inversiones, Deutsche Investititions-und Entwicklungsgesellschaft mbH (DEG), Corporación Andina de Fomento (CAF), JVCKenwood Latin America, SA, adidas Latin America, SA, Red Bull GmbH / Red Bull de Panamá, SA, Grupo Agrisal, Hilti Latin America, AbbVie, Abbott Laboratories, Stanley Black & Decker, Vopak, PEPSICO, Accenture, Prada, Ricoh Latin America, Kingsland Holdings, Cinemark y Microsoft de Panamá, SA.

Según Opencorporates, en la junta directiva de AFRA figuran los siguientes nombres:

 

Continue Reading

Panamá

Excandidato presidencial Juan Carlos Navarro es víctima de campaña de desprestigio y persecución judicial por parte de fuerzas oscuras con intereses políticos

Published

on

By

Juan Carlos Navarro es ambientalista y fue alcalde del distrito de Panamá, además de candidato presidencial. En la pasada carrera a la presidencia fue precandidato en el proceso de escogencia del candidato del Partido Revolucionario Democrático (PRD).

En los últimos meses se ha desatado una fuerte campaña de guerra sucia y de desprestigio contra Navarro, además de una guerra judicial, luego que desistiera de una serie de acciones penales en contra de algunas figuras públicas, entre éstas el expresidente Ricardo Martinelli.

Lo anterior ha tenido como consecuencia una persecución en contra de Navarro y una guerra de descrédito mediante las redes sociales, sin contar que ya se ha hecho público un presunto secuestro judicial de cuentas, bienes y valores contra tres de las empresas del excandidato presidencial, que son: N-SOLAR, AGUA BAMBITO Y TROPIGAS, S. A. No obstante, todo parece indicar que la medida será desmontada y revertida en los tribunales.

Las presiones se han venido produciendo desde hace meses, de manera chantajista, utilizando el tema legal, mediante embargos, pues había intereses de terceros para que Navarro no conciliara y desistiera una serie de demandas contra La Prensa, Doens, Ricardo Martinelli, Sánchez Cárdenas y otros.

Parte de los chantajes contra el excandidato se registran en las redes sociales. Es poco probable, sin embargo, que se produzca el secuestro real de los bienes y cuentas de empresas de Navarro.

La campaña contra Navarro estaría siendo apalancada por manos oscuras vinculadas al alto Gobierno panameño.

Perfil

Juan Carlos Navarro Quelquejeu (nacido el 19 de octubre de 1961) es un político, empresario y ambientalista panameño, miembro del Partido Revolucionario Democrático (PRD). Fue alcalde del distrito de Panamá entre 1999 y 2009, y fue candidato presidencial por dicho partido en las elecciones generales de 2014.

Juan Carlos Navarro

Se graduó de Licenciatura en Geografía y Gobierno en la Universidad de Dartmouth en 1983 y obtuvo una maestría en Política Pública en la Universidad de Harvard en 1985.

En 1985 fundó la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON), una organización no gubernamental de carácter ambiental. Posteriormente fue nombrado embajador del medio ambiente de Panamá por el presidente Ernesto Pérez Balladares entre 1995 y 1999.

En 1990 fue nombrado Consejero Regional para América Latina de la IUCN y reelecto en 1994, siendo el primer panameño y el miembro más joven que ocupa dicho puesto.

En 1998 se inscribe en el Partido Revolucionario Democrático (PRD) y fue elegido alcalde del distrito de Panamá en 1999, siendo reelecto en 2004. Asciende políticamente siendo electo en agosto de 2002 como miembro del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del partido, siendo reelecto en 2008.

En 2008 se postula como precandidato presidencial y disputó el cargo con la ministra de Vivienda Balbina Herrera, siendo derrotado con un margen de 4 %. No obstante, Balbina Herrera le ofrece a Navarro el cargo de candidato a vicepresidente por parte del PRD. En las elecciones presidenciales de 2009, la fórmula Herrera-Navarro es superada por Ricardo Martinelli, quien se convirtió en presidente de Panamá.

Eso ocasionó que Navarro llamara a la reestructuración del partido, renunciando al cargo de primer subsecretario general del CEN del PRD. En 2012 fue elegido secretario general del partido, el puesto de mayor importancia en el PRD y su facción pudo obtener todos los puestos del CEN, convirtiéndolo en el líder del partido.

En marzo de 2013 participa como precandidato presidencial en el PRD, frente a otros 17 candidatos y obtuvo el 95 % de los votos. Con ello se convirtió en el candidato presidencial del Partido Revolucionario Democrático en las elecciones de 2014.

En las elecciones presidenciales del 4 de mayo, fue derrotado ante Juan Carlos Varela del Partido Panameñista, obteniendo 512 000 votos (28 % de los votos), quedando en un tercer lugar.

El 10 de julio de 2018, Navarro se postuló nuevamente para participar en las primarias del PRD, las cuales se celebrarían el día 16 de septiembre del mismo año. Su aspiración era convertirse en el candidato presidencial del partido para las Elecciones Generales del 5 de mayo de 2019.

Navarro anunció el 21 de agosto de 2018 que declinaba sus aspiraciones a obtener la candidatura presidencial del PRD para apoyar la candidatura de Ernesto Pérez Balladares. En las primarias del 16 de septiembre, la alianza Balladares-Navarro quedó en tercer lugar, obteniendo un 8% del voto. Laurentino Cortizo fue el ganador de la candidatura presidencial del PRD.

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.