Connect with us

Panamá

Así está cambiando el sector inmobiliario y hotelero en Panamá

Published

on

Compartir

Hay marea alta a las 5:00 am y en el crepúsculo acerado las Islas Caracoles están completamente sumergidas seis pies bajo el agua.

Al amanecer, dos horas más tarde, empiezan a emerger lentamente en estrechas franjas de arena blanca de cuarenta pies de ancho en medio de un Océano Pacífico azul cerúleo, y permanecen así durante dos horas, antes de volver a sumergirse con la misma rapidez, señala Peter Lane Taylor en un artículo para Forbes.

«Ha sido así durante miles de años», entona en español el capitán de nuestro barco, que da marcha atrás para bajarnos por la popa y desayunar en la playa.

«Una hora es océano. A la siguiente, tierra. Este lugar siempre ha querido ser ambas cosas».

Pregunte a cualquier panameño y estará de acuerdo en que es una descripción bastante acertada de este país centroamericano subtropical, que apenas tiene el tamaño de Carolina del Sur y cuenta con tan sólo 110 millas en su punto más ancho. El pico más alto de Panamá es un volcán activo de más de 11.000 pies de altura. También es el único lugar del mundo donde se pueden ver los océanos Atlántico y Pacífico al mismo tiempo.

Sin embargo, si se pregunta a alguien fuera del país qué piensa de «Panamá», lo más probable es que obtenga una serie de calificativos totalmente distintos, como «paraíso fiscal», «canal» o «Noriega» (el antiguo dictador militar que gobernó el país durante la década de 1980 y murió en 2017).

Todos los países del mundo sufren una crisis de identidad. Lo que las naciones «piensan» de sí mismas suele estar en desacuerdo con cómo se las percibe desde fuera. En este sentido, pocos países están tan mal interpretados –o tan perfectamente preparados para una reinvención 2.0– como Panamá.

Las mareas de Panamá en el lado del Pacífico suben y bajan una media diaria de entre 13 y 15 minutos, lo que las sitúa a la par de algunas de las oscilaciones más amplias del mundo. En un momento, las olas levantan conchas en la playa. Seis horas más tarde, están rompiendo a un cuarto de milla de la costa.

Por eso, la mayoría del centenar de familias de la isla Contadora –entre las que se encuentran las personas más ricas y poderosas de Panamá– vuelan en sus helicópteros o aviones privados, a pesar de que la isla de 340 acres está a sólo 50 millas al sureste de Ciudad de Panamá. Todos los viernes por la tarde, al final de la pista de aterrizaje, los administradores de las propiedades hacen cola en carritos de golf para recogerlos y llevarlos a sus complejos junto con sus niñeras y cocineros.

El resto del fin de semana nadan, navegan, toman el sol, pescan y organizan cócteles y cenas rodeados de selva y ballenas jorobadas, mientras los patriarcas y matriarcas de Panamá permanecen pegados a sus teléfonos para mantener el país en funcionamiento.

Si pudiéramos fusionar Aspen, Palm Beach y los Hamptons y sellarlo con un pasaporte panameño, Isla Contadora es lo que obtendríamos en cuanto a quién es quién en Latinoamérica.

Sin embargo, fuera de Panamá, pocas personas saben que este lugar existe.

Dentro de este paraíso subtropical se encuentra un lugar inesperadamente discreto llamado 4 Elements.

Inspirado en un complejo tradicional balinés diseñado por Eduardo Quintero de Forzacreativa, 4 Elements es el hotel boutique más nuevo de Contadora y, desde la desaparición en 2009 del legendario Hotel Contadora de 300 habitaciones, el único de la isla que ofrece una experiencia hotelera moderna y refinada.

Basado en el concepto del «lujo descalzo» balinés, 4 Elements está esculpido en una empinada ladera de medio acre de selva que desciende hacia el océano Pacífico, en el extremo suroccidental de Contadora, con 500′ de playa privada. Pero, debido a la forma en que se integra en el paisaje, 4 Elements parece diez veces su tamaño real y un mundo aparte de sus vecinos multimillonarios más cercanos.

Sus cuatro villas de dos plantas, con capacidad para 26 huéspedes, están orientadas en torno a una piscina central rodeada de jardines de meditación, esculturas tradicionales balinesas y elementos acuáticos que proceden en su totalidad de Bali y han sido prefabricados hasta el azulejo, el mobiliario, el arte y el techo de paja.

Nada más cruzar la puerta de entrada, queda claro que la intención de este lugar es transportarte espiritual y experiencialmente a medio mundo de distancia, sin dejar de anclarte geográficamente en uno de los mejores lugares de Latinoamérica.

Para un purista que crea que la hospitalidad debe tomar prestado de la tierra y la cultura de la que surge, toda la premisa de 4 Elements podría parecer al principio fuera de lugar. Sin embargo, tiene mucho sentido, tanto geográfica como contextualmente.

«Si clavaras un alfiler en el globo terráqueo en Contadora, saldría por el otro lado, justo por Bali«, me dice Richard Kiibler, cofundador de 4 Elements Contadora y presidente de Six Diamond Resorts International (SDRI), que construyó el hotel con tres socios panameños, Emanuel Lyons, Raúl Ferrer y Horacio Valdés.

«Contadora está aproximadamente a 8,5 grados al norte del ecuador y Bali está a la misma distancia al sur del ecuador, así como exactamente a la mitad del mundo. Así que climática y tropicalmente son muy similares. La mayor diferencia es que, dependiendo de la parte de Estados Unidos desde la que se vuele, el viaje a Bali dura más de 24 horas con escalas. Panamá está de tres a seis horas de cualquier parte de EE UU. Así que sabíamos que si podíamos ofrecer una auténtica experiencia de hospitalidad balinesa de alta gama con el mismo diseño, arquitectura y servicio junto con las playas, el buceo, la pesca y la exclusividad de Contadora a 25 minutos de Ciudad de Panamá, estaríamos construyendo algo que no se podría encontrar en ningún otro lugar del mundo«.

A primera vista, Kiibler no parece el prototipo de promotor inmobiliario o empresario hostelero, sobre todo en un país como Panamá, más conocido por sus trajes elegantes, su pelo repeinado y sus zapatos de punta cuando se trata de magnates inmobiliarios, promotores y agitadores.

Con aproximadamente 1,90 metros de estatura, pocas veces afeitado y normalmente uniformado con camiseta negra, vaqueros y botas cowboy, se parece más a lo que obtendríamos si cruzáramos a un director ejecutivo de tecnología de Austin con un linebacker Pro Bowl de la NFL.

Sin embargo, es precisamente la bravuconería tejana de Kiibler y su espíritu emprendedor lo que le ha llevado a él y a su empresa SDRI al centro del mercado global inmobiliario y hotelero de Panamá, a punto de explotar.

No ha sido un camino fácil ni de un día para otro. Para un panameño con buenos contactos es bastante difícil jugar a lo grande y cambiar las reglas del juego del sector inmobiliario en Panamá. Para los forasteros como Kiibler es más como empujar lava cuesta arriba.

Durante décadas, el horizonte de la ciudad de Panamá, junto con casi todos los complejos turísticos y hoteles que se han construido fuera de la capital del país, ha estado gobernado por una pequeña camarilla de familias locales con el poder político y las palancas financieras para dictar qué se desarrolla, dónde y cuándo, y lo que es más importante, qué no se desarrolla. Los bancos y bufetes de abogados con los que están estrechamente alineados suelen hacer lo mismo.

Como resultado, por mucho dinero de Marriott o excepcionalismo de Trump con el que llegues a la ciudad, si no cumples o no puedes cumplir las reglas, inevitablemente te quedarás fuera.

Por eso, cuando Kiibler llegó a la ciudad en 2006, después de recorrer todos los países latinoamericanos, desde Costa Rica hasta Chile, en busca de los mejores lugares de los que nadie había oído hablar para invertir, el círculo inmobiliario panameño no le puso precisamente la alfombra roja.

Sin embargo, lo que Kiibler reconoció casi al instante fue que Panamá acabaría teniendo su «momento» y, lo que es más importante, que valdría la pena ponerse las botas para alcanzar ese punto de inflexión, incluso si eso significaba que la siguiente década o dos fueran un juego de espera al estilo de Warren Buffet.

Así pues, Kiibler jugó lento: se hizo con algunas de las propiedades más preciadas del país, frente al mar y en islas privadas, una a una, luchando en disputas por la titularidad y estableciendo derechos de posesión, hasta que construyó un imperio inmobiliario no tan pequeño que el círculo más íntimo del país ya no podía ignorar.

«Llegué a Panamá en 2006 con un pequeño grupo de inversores que querían invertir en propiedades frente al mar», recuerda Kiibler de sus primeros años en el país. «Y después de hacer media docena de viajes explorando toda la región, me enamoré de todo lo que Panamá tenía que ofrecer. Costa Rica ya estaba sobrevalorada y superdesarrollada. La propiedad de la tierra en países como Nicaragua era complicada y menos segura. México tiene playas estupendas tanto en el Caribe como en el Pacífico, pero es difícil hacer algo allí porque es muy grande y difícil de manejar. Así que Panamá era el mejor de los mundos. Algunas de las mejores playas del mundo. Una moneda y una democracia estables. Infraestructura del primer mundo. Y justo en el centro entre Norteamérica y Sudamérica«.

Dieciséis años después, la apuesta de Kiibler por el «momento» de Panamá parece estar dando sus frutos.

Sin embargo, para entender realmente 4 Elements y la visión más amplia de Kiibler para Panamá, primero hay que entender Isla Contadora. Y para entender Contadora, hay que entender las «Perlas».

El archipiélago panameño de las Islas Perlas está formado por unas 200 islas que se extienden de norte a sur por el Golfo de Panamá, al suroeste de Ciudad de Panamá, en el Pacífico.

Los conquistadores españoles fueron los primeros en llegar aquí a principios del siglo XVI, liderados por Vasco Núñez de Balboa, quien conoció las islas a través de los nativos del continente y, lo que es más importante, oyó hablar de las perlas.

Así que, como suelen hacer los piratas como Henry Morgan y los conquistadores, Balboa y otros exploradores españoles saquearon el lugar y acabaron estableciéndose en Contadora, donde medían y contaban todas las perlas que obtenían de los nativos antes de enviarlas a España. (Dos perlas de las Islas de las Perlas son hoy famosas: la Perla Peregrina, propiedad de Elizabeth Taylor, y la Estrella de Londres, que luce en la corona de la reina Isabel).

Cuando las perlas se agotaron, Contadora se convirtió en un escondite al estilo de Johnny Depp en Piratas del Caribe durante varios siglos, donde los bucaneros podían refugiarse, saquear y robar antes de volver a casa por el Cabo de Hornos hacia Europa, contribuyendo así a la mística teatral de la isla.

En la década de 1960, tras otro siglo de escasa población, un panameño con contactos políticos llamado Gabriel Lewis Galindo conoció Contadora en un viaje de pesca que lo cambiaría todo.

A los pocos meses de su primera visita, Lewis decidió comprar la isla en su totalidad e instaló toda la infraestructura original para hacerla habitable, incluida la construcción de todas las carreteras, un aeropuerto y los sistemas de agua y electricidad que aún existen. También construyó un extenso complejo en la parte sur de la isla, con más de un kilómetro y medio de costa, que sus nietos aún poseen.

Poco después, cuando se empezó a correr la voz sobre Contadora, Lewis empezó a parcelar la isla para venderla a sus amigos, que también tenían contactos políticos, quienes a su vez construyeron aquí sus propias mansiones, se lo contaron a sus amigos, etcétera.

Hoy, Contadora y sus trece playas vírgenes, su clima idílico y su accidentada y ondulada mezcla de selva, acantilados y aguas de color verde azulado y turquesa siguen siendo el patio de recreo de la élite panameña, tal y como la fundó Lewis hace sesenta años.

Dar la vuelta a la isla en un carrito de golf lleva unos 25 minutos, alternando entre flamantes mansiones multimillonarias al estilo de Hollywood Hills y las casas más modestas que se construyeron originalmente en los años setenta y ochenta.

«Esta es la casa en la que Jimmy Carter y Torrijos, el jefe de gobierno panameño, firmaron el Tratado del Canal de Panamá en 1977», me dice Adriene Reeve, frenando el carro de golf y saludando a la derecha mientras me da una vuelta por la isla. Reeve es la directora general de 4 Elements, antigua pescadora profesional de Fort Lauderdale y considerada de facto la «alcaldesa» de Contadora, donde vive desde hace más de treinta años.

Un poco más arriba de la carretera, vuelve a saludar a la derecha.

«Ahí vivía el abogado de los Papeles de Panamá… Los dueños de Copa Airlines (la aerolínea nacional de Panamá) viven aquí… Y esa era la casa del Sha», continúa, señalando el complejo donde el rey Mohammad Reza Pahlavi de Irán vivió brevemente en el exilio tras la revolución iraní de 1979. Otros residentes famosos de Contadora han sido el Príncipe Alberto de Mónaco, Felipe González, expresidente del Gobierno de España; Christian Dior y otros expresidentes panameños.

«Hemos tenido aquí muchos vecinos interesantes a lo largo de los años», dice Reeve. Guiño.


El artículo completo puede ser leído en Forbes



 
 

Semanario El Venezolano – Edición Internacional, del 04 al 18 de agosto de 2022

 
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.

Contacto