Connect with us

Otras Latitutes

Exdirector de Odebrecht en Panamá contó en Brasil sus tratos con políticos panameños

Published

on

André Rabello, una pieza clave en la trama de sobornos de la constructora Odebrecht, se mostró sorprendido por la existencia del Departamento de Operaciones Estructuradas (DOE), también denominada caja 2, origen de millonarias transferencias de propinas a través de la cuenta Constructora Internacional del Sur, según Adelita Coriat en La Estrella de Panamá.

Rabello asegura que se enteró a través de los periódicos de la existencia de semejante estructura, aunque por otro lado reconoce a la entrevistadora Thaéma Danelon, procuradora de Sao Paulo, Brasil, que recibía sobres cerrados o abiertos, en los que se especificaban las ‘direcciones’ que detallaban el destino del dinero.

En la continuación de la entrevista con Danelon, narra que la investigación del Departamento de Justicia de Nueva York, Estados Unidos, tomó por sorpresa, tanto a él, como a la mayoría de los ejecutivos de la constructora.

Esta entrega da continuidad a la ampliación de la indagatoria, fechada el 2 de agosto de 2017 frente a la procuradora Thaméa Danelon, en Sao Paulo, Brasil, y que fue traducida y entregada a la Fiscalía Especial Anticorrupción de Panamá. En ella, el colaborador describió una agridulce relación con el entonces ministro de Vivienda, José Domingo Arias, con quien sostuvo una fuerte discusión a raíz de una adenda pendiente del proyecto habitacional que autorizaba a la empresa a ampliar el proyecto de 800 viviendas, como inicialmente estipulaba el contrato, a 1,200 casas habitacionales, un ícono de la campaña social del gobierno de turno.

En el informe anterior, la procuradora se disponía a conocer los nombres de los lobistas que se acercaron a Rabello para ofrecer agilización en los trámites de los proyectos.

TD: ¿Y fue el hijo del presidente que mandó la información de las cuentas? ¿Cómo era el nombre de él?

AR: Ricardo.

TD: ¿Ricardo Martinelli?

AR: Sí, Ricardo Martinelli.

TD: ¿Y era él mismo quien le entregaba las informaciones?

AR: Él me pasaba la información y yo la enviaba, o si yo venía a Brasil, yo mismo la entregaba.

TD: ¿Usted recuerda si hubo participación de otra persona del gobierno también? ¿Algún ministro o tenía que ser la figura del presidente y sus dos hijos?

AR: No… Hubo participación de varios actores. Hay como diez u once actores, hasta esos allí son importantes. Hubo otros eventos. Yo quiero dejar claro lo siguiente. Primero yo participé en dos elecciones con contribución. De esa y la de 2014 que fue la reciente.

En la de 2014 incluso tuvo la participación de ese “marqueteiro” o profesional que se dedica al mercadeo político que es brasileño, está en mis relatos, es Joao Santana.

Lo que quiero decir es lo siguiente, esos ejemplos de elección no tenían objeto específico, ni la primera o la segunda. No había una contrapartida específica, solo tenía, digamos así, la idea de tener una ventana abierta con el gobierno. Tener la puerta abierta de ser necesario… “Mira, yo tengo pendientes del gobierno pasado, por favor me ayuda a concretar eso”. Uno no tenía las puertas cerradas. Y de alguna forma es triste decir esto, por lo menos hoy para mí es triste decir eso, pero uno de cierta forma no quedarse atrás con relación a otras empresas que seguramente contribuyen.

TD: ¿Apoyo al candidato, alguna otra cosa?

AR: En ese caso se nos pidió que apoyásemos con Santana, al candidato José Domingo Arias, quien perdió la elección.

TD: ¿Él perdió?

AR: Él perdió. Perdió las elecciones, pero nos pidieron que apoyásemos en la aproximación con Santana, yo no conocía a Joao Santana. Fueron pedidos insistentes, la empresa autorizó.

TD: ¿Recuerda los montos?

AR: Fueron aproximadamente $10 millones. En verdad no fue pagado todo el valor.

TD: Ah, eso es lo solicitado…

AR: No me acuerdo así de cabeza. Fue cerca de eso. Había un bono que fue prometido a ellos, creo que era de 5 millones o 6 millones de dólares, si acaso ganaban las elecciones. Como no ganaron, tampoco les fue pagado eso.

TD: Para estar claros, ni en las elecciones de 2009 ni en 2014 no existieron pedidos claros. El valor era más para tener la ventana abierta, alguna concretización…

AR: Exactamente. En el caso de Arias, él fue ministro de Vivienda y yo tenía un contrato con él. Yo gané una obra con el ministro que salió, entra él, quien quedó la mayor parte del tiempo. Yo tuve un problema serio con él, porque yo gané una obra de viviendas populares, pero en verdad era así, una gran favela. La favela más grande que hay incrustada en el medio de la capital, más o menos de 5 mil personas.

Entonces, existía ese programa de gobierno de no retirar las favelas, pero construir la favela, a través de casas dignas. Uno desmovilizaba una etapa de la favela, un sector construía edificios y regresaba a las personas. Proyecto muy desafiante porque además de ser una favela, yo diría a usted que era el área más peligrosa en el país en aquel momento. Un centro de tráfico de drogas, distribución de drogas, de violencia a menores, sexual, etc. Un ambiente muy deteriorado.

Ganamos ese proyecto, pero era considerado para 800 familias, así salió en el edicto. El Ministerio de Vivienda se equivocó, creo que es normal también. Cuando fuimos construyendo, por varias razones, cuando las personas desconfiaron que …yo iba a hacer el proyecto… ese registro fue hecho con el Ministerio de Vivienda unos tres años antes y yo ni sé si fue con el otro gobierno, en verdad no sé comentarle ahora. O personas de más fueron entrando para ganar una casa gratuita o contaron mal. Lo que sé que al final eran aproximadamente 1,200 familias.

Me aproximé al ministro José Domingo Arias y le dije: “Mira, yo fui contratado para hacer 800 apartamentos, yo no tengo esa responsabilidad, porque hay aproximadamente 1,200, son 400 de más. Entonces, o vamos a parar por aquí, o vamos a hacer una adenda para hacer 400 adicionales, o usted licite 400 adicionales. Él me dijo: “No. No queremos hacer licitación porque va a cambiar el estándar de construcción, ustedes están preformando, ya conocen el área, nosotros queremos que usted continúe”. Entonces prepare la adenda. Ok, voy a prepararla, pero continúen avanzando. Fue otro golpe que tomé allá, él no cumplió con la palabra.

TD: ¿Eso cuándo fue?

AR: No sé precisar exactamente. Fue entre 2002 y 2003 [sic ] (podría ser 2012 y 2013), no sé precisar. Entonces él no cumplió y cuando llegamos ya cerca de las elecciones yo le dije: “Mire yo le voy a contar una historia, yo tomé un golpe muy fuerte aquí, me equivoqué, entregué un proyecto más o menos con una condición parecida porque yo no he recibido dinero aquí, porque no has hecho la adenda que me prometiste hace un año y pico atrás.

Entonces es lo siguiente, voy a parar. Yo tengo que hacer eso hasta por mi propio aprendizaje. “Por amor a Dios no hagas eso, que voy a hacer la adenda”. Una semana después se aparece y me dice: “Voy a ser candidato y no voy a poder más hacer tu adenda. Entonces yo voy a dejar las directrices y el reemplazo va a cuidar de ese proceso”. En ese momento yo llegué hasta él, de forma poco cortés, y tuve un conflicto muy fuerte, pues él me engañó por más de un año. Y a él tampoco le gustó lo que escuchó, yo no fui grosero con él, solo que le dije palabras duras como una persona que estaba sintiendo que estaba siendo enredada.

TD: Pero aunque él hizo todo eso, usted tomó una buena acción de hacer donaciones para su campaña…

AR: Entonces yo tomé esa decisión pues en la época el pasó a ser el primero en las encuestas. Vi eso como una forma de resolver ese problema que ya había tenido con él y una forma, no sé… de aproximarme. Pero no tenía, allá en el país, una contrapartida específica, nunca hubo.

Después de 2014 no hubo ningún acuerdo hasta… bueno debo decirlo de forma ‘polite’, la empresa empezó a tener problemas con la Operación Lava Jato y ahí suspendieron todo tipo de envíos y transferencias, al menos en mi ambiente, en el área internacional. A partir de allí ya no tuvimos contacto con el cliente yo tenía, con el público, con las personas y tal. Nosotros llegamos a ganar tres contratos más con el gobierno nuevo, pero sin ningún tipo de acuerdo o negocio, no había cómo hacerlo.

TD: ¿Usted tenía contacto con Constructora Internacional del Sur? , ¿qué montos eran depositados?

AR: Esta Constructora Internacional del Sur es hasta importante esa pregunta para Panamá. Fue una de las más grandes razones del déficit reputacional en el país, porque hasta ese momento la empresa era muy bien conocida por sus obras, ganaba las más importantes, entregaba a tiempo. Era, era no, es aún muy conocida ustedes que están allá pueden confirmar, no sé. Los programas sociales eficientes que hacía, los beneficios a las comunidades, pero yo no tenía idea que existía esa empresa offshore, no sé bien como llamar eso, y yo fui a tener conocimiento de la existencia de ella por un pariente mío aquí en Brasil, por más increíble que parezca.

TD: ¿Entonces usted no estaba más en Panamá?

AR: No, ya estaba en Panamá. Es que yo no terminé la primera pregunta, yo estuve en Panamá hasta diciembre de ese año, entonces yo vine acá para pasar las fiestas navideñas, reunión de fin de año de la empresa… Salió ese anuncio de Estados Unidos, yo no tenía conocimiento, quería dejar, incluso, claro eso aquí, que eso iba a pasar. Yo y, por lo menos la mayor parte de los empresarios, no teníamos la menor idea que eso iba a pasar, ese anuncio de Estados Unidos. Nos agarraron por sorpresa. Como hubo una especie de convulsión social y política, nosotros empezamos a vernos involucrados en un ambiente de investigación local en todos los países, donde estábamos actuando. La empresa pidió cautela a los ejecutivos y que nadie podía regresar en el mes de enero. Entonces prácticamente quedé exiliado. No podía regresar, mis ropas tenían que venir de poco a poco y las personas. [sic]

Y entonces, regresando a ese tema. Yo supe por medio de un pariente que vio el Jornal Nacional y me llamó, me dijo lo siguiente: “¿Qué historia es esa de una constructora Odebrecht con miles de millones? Yo, ¿qué?, eso es mentira, invenciones. Ya había investigado la investigación de Lava Jato y no puse atención, sinceramente. El sábado fui a almorzar con un allegado y me hizo la misma pregunta: “André, salió una noticia de una constructora tuya aquí que es unida a Odebrecht o que paga soborno”. No estaba entendiendo la cosa. Entonces él me mostró la computadora. Yo llamé a Luiz Soares, quien era la persona que más conocía en el área, yo no tenía ese nombre antes. ¿Qué es eso? ¿Qué está saliendo en los periódicos de Brasil? Hasta el domingo en el estado de Sao Paulo, y también en la Folha de Sao Paulo está saliendo.

TD: ¿Entonces usted sabía?

AR: No sabía, llamé el lunes. ¿Usted sabe explicarme?, ¿Eso pertenece a alguna cosa de ustedes? Que era el Departamento de Operaciones Estructuradas (DOE). Él me dijo: “André, sabía que me ibas a llamar. Yo estoy aquí con mi pasaje comprado, voy hoy por la noche para allá. Mañana… el martes por la mañana hablamos de eso”. Cuando él llega el martes, ya había migrado la noticia a los periódicos panameños.

TD: ¿Tampoco tenía conocimiento de eso?

AR: No. Él llegó y cuando llegó, ya estaban bien esas noticias allá en Panamá. Eso, yo no recuerdo bien el mes, debe haber sido en febrero o marzo de 2015. Recuerdo que nuestro expresidente no estaba en el proceso que se encuentra hoy, en prisión. Entonces el día que él fue a mi oficina salió la noticia, parece que ella lo estaba acompañando a él.

Yo le dije: “No quiero escuchar más nada. Mira el problema que está allí. Dicen que eso es tuyo. Por favor explícame”. Yo estaba extremadamente nervioso porque la presión de la sociedad civil era violenta.

En esa época estaba empezando a participar en las licitaciones del nuevo gobierno. Que ya tenía algún rechazo con relación a nosotros por haber participado del gobierno anterior y el anterior de Martinelli, que era enemigo político del actual. Eran amigos políticos, se transformaron en enemigos. Me vi en una situación muy mala, embarazosa, las pocas relaciones que tenía se quemaron con la noticia. A partir de allí fue que empecé a involucrarme con abogados para entender el proceso legal en Panamá, porque nunca me había visto en una situación así. Y ustedes hasta me perdonen porque ni sabía bien cuál era el rol de la Procuraduría General, la Procuraduría de la Administración allá en Panamá.

Entonces él me explicó: “Mira, eso es una estructura que no pertenece exactamente a nosotros, le estoy diciendo lo que él me explicó en ese momento. Me dijo que era una estructura alquilada, fue alguna cosa así que me dijo. Que sirvió para realizar los pagos a algunos de los directivos de Petrobras. Y hasta a la gente de otros países.

Entonces yo comenté eso con otras personas de la empresa porque eso no era mío, yo no sabía que existía, no sabía qué hacer, con toda sinceridad, pues mi negocio no tenía nada que ver con el área del DOE, era gestión de obras y me estaba afectando fuertemente. Yo le comenté a mi líder, hay esto acá. ¿Qué se va hacer? Empecé a tener una discusión fuerte con Soares sobre por qué no me había avisado.

Y bueno a partir de allí, procuradora, empezó una serie de ataques que me perjudicaron mucho, comenzó a perjudicar el performance, comenzó a perjudicar a nuestras estructuraciones financieras para financiamiento de proyectos a nuestras relaciones político-estratégicas. Empezó a traer mucha aprensión entre nuestros integrantes, nuestros ejecutivos, incluso el mismo gobierno. Me trajo una serie de dificultades, incluso para contratar proyecto porque yo pasé, la empresa, pasó a ser muy cuestionada, todo por esa Constructora del Sur. Recuerdo muy bien que en determinada ocasión Soares me comentó: “Mira, yo estaba viniendo acá para intentar resolver eso allí, pero no logré”. ¿Y por qué nunca me lo dijiste? “Porque te conozco, yo sé cómo eres de preocupado, ibas a quedar un año sin dormir”.

TD: ¿Usted conocía al señor Olivio Rodrigues Junior?

AR: No. Solo por foto y nombre, ahora.

TD: Solo ahora después de que salió todo.

AR: Pero nunca había estado con él ni nada.

TD: Después que usted recibía las informaciones de los pagos para quien Odebrecht hizo, ¿a quién los repasaba?

AR: La mayoría de las veces para Luiz Soares.

TD: ¿Sabía de dónde venía el dinero?

AR: No. Como yo comenté, no solo yo, pero como me imagino que los demás ejecutivos de la empresa no teníamos noción de cómo esas cuentas eran alimentadas. Eso era como le dije, una caja negra que el dinero, nosotros entendíamos que era para protección de los mismos ejecutivos de la empresa, tal vez de los funcionarios. Se imagina una persona sale de la empresa o es dimitida y lleva todas las informaciones, podría hacer termino, tal vez, una integrante del área de DOE que entregó más o menos cómo funcionaba esa situación.

TD: ¿Quién confirmaba que los pagos eran hechos a las personas que lo pidieron?

AR: Me lo pasaban, hacía el acuerdo, la negociación, pasaba para arriba, él aprobaba, él pasaba la autorización para el DOE y daba la dirección. Ahí entonces yo esperaba. Siempre había retrasos. Si la persona reclamaba, me decía: “No ha pasado nada, está retrasado”. Ahí era que yo me comunicaba con ellos y les decía: “Vea ahí si pasó algo en el proceso, pues están quejándose de los pagos”.

TD: ¿En qué periodo se intensificó más esos pedidos de valores?

AR: Cuando había un mayor volumen de obras, entre 2012 y 2013, 2014.

TD: Fernando Migliaccio, ¿qué funciones tenía?

AR: Yo no tenía casi ningún contacto con él, muy poco. Pero él hacía parte de ese equipo DOE.

TD: ¿Él operaba en Brasil?

AR: Estuvo un periodo en Brasil y otro en el exterior. Creo que cuando la empresa empezó a tener problemas él salió, incluso salió de la empresa. Entonces yo no sé, pero la mayor parte del tiempo él se quedaba, me imagino, que en Brasil, pero tenía poco contacto con él.

TD: ¿Quién más trabajaba en esa área?

AR: Sé que era, incluso conozco mejor ahora ante la divulgación del organigrama, yo sé que era Hilberto Silva, Luiz Soares, Migliaccio, eran esas personas.

TD: ¿Usted tenía acceso al Drousys?

AR: Ustedes pueden hasta reírse, pero el único Drousys que yo conocía era el doctor Drauzio Varela, un médico (risas). Yo nunca había escuchado hablar de ese sistema.

TD: ¿Entonces no tenía acceso?

AR: Ningún acceso, ni conocía.

TD: ¿No tenía apodo para accesar, para saber a quién iban los pagos?

AR: No tenía acceso, ni conocía.

Las declaraciones completas puede leerlas aquí

 

Lea el Semanario El Venezolano – Edición Miami, del 12 al 18 de mayo de 2022

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otras Latitutes

Semanario El Venezolano – Edición Miami, del 12 al 18 de mayo de 2022

Published

on

By

 

Lea el Semanario El Venezolano – Edición Miami, del 12 al 18 de mayo de 2022

Continue Reading

Otras Latitutes

La «lavadora» Family Market del comerciante Faisal Fakih Kadri en la isla de Margarita en Venezuela

Published

on

By

Faisal Fakih Kadri, se escucha, estuvo preso en Panamá por estafa. Fakih Kadri es propietario en Venezuela de los Family Market en la isla de Margarita, estado Nueva Esparta, supermercados descritos como una “lavadora”.

Se escucha que Fakih ha estado envuelto supuestamente en la compra ilegal de terrenos en la isla de Margarita, con la complicidad de presuntos opositores al régimen venezolano. No obstante, nadie en el estado Nueva Esparta se atrevería a destapar la olla podrida, informó Prensa América.

Desarrollos Inmobiliarios 2018 es supuestamente la empresa pantalla usada para la compra de terrenos de manera fraudulenta.

Una reseña de la Cámara de Comercio Puerto Libre y Producción de Nueva Esparta (Camcomercione) señala que Faisal Fakih Kadri nació en Barranquilla, Colombia, el 29 de diciembre de 1974. “Es presidente del Grupo Digitec y CEO del Centro de Compras Family Market @familymarket.ve, novedoso establecimiento ubicado en la Av. Aldonza Manrique de Playa El Ángel”. Fakir Kadri es director de Camcomercione para el periodo 2021-2023.

No se ha podido precisar si Faisal Fakir Kadri es pariente de El Dr. Faisal Fakih, un médico neumonólogo colombiano que se asoció con Regeneron para estudiar los efectos del medicamento en algunos pacientes de COVID-19. Se trató del medicamento que Donald Trump asegurara lo había curado de la enfermedad, al principio de la pandemia en Estados Unidos.

 

Lea el Semanario El Venezolano – Edición Miami, del 12 al 18 de mayo de 2022

Continue Reading

Otras Latitutes

Aarón Elías Castro Pulgar explica la importancia de la dieta para mejorar el rendimiento en el deporte

Published

on

By

Aarón Elías Castro Pulgar asegura que un entrenamiento bien diseñado solo conforma la mitad de un cuerpo atlético; la otra mitad se sustenta sobre una nutrición sana y orientada a nuestros objetivos. Tanto si queremos ser más rápidos, fuertes o persistentes como si queremos perder grasa o ganar musculatura, la dieta y los hábitos alimenticios juegan un papel clave.

Un buen plan de alimentación puede ayudarnos a conseguir que los entrenamientos sean más intensos, que asimilemos mejor la carga, que los niveles de adaptación sean mayores y que disfrutemos aprendiendo a conocer lo que mejor nos viene en cada momento de nuestra planificación deportiva, comenta el conferencista Aarón Castro Pulgar.

“Bien sea porque somos deportistas o porque estamos planeando un aumento gradual de los niveles de actividad física”, señala el experto, “es imprescindible que adaptemos nuestra nutrición para satisfacer las necesidades más exigentes de nuestro cuerpo”.

El número de veces que el deportista consume alimentos durante el día tiene gran impacto en sus niveles de rendimiento, así como en la capacidad de su cuerpo para posteriormente recuperarse después del ejercicio realizado. Y son importantes no solo los tipos de alimentos que consume un deportista, sino también las cantidades que debe tomar.

“Las comidas consumidas antes y después del ejercicio son las más importantes en la nutrición deportiva. Como regla general, los atletas deben comer alrededor de dos horas antes de hacer ejercicio, y la ingesta debe ser rica en carbohidratos, baja en grasas y moderada en proteínas. Los carbohidratos son la principal fuente de energía que requiere el ejercicio, y las proteínas ayudan en el crecimiento muscular y la reparación. De esta manera, después de hacer ejercicio es necesario sustituir los hidratos de carbono que se han perdido y asegurar la recuperación muscular adecuada mediante la inclusión de proteínas”, continúa el especialista.

Tomando como referencia el posicionamiento del American College of Sports Medicine en cuanto a la nutrición y el rendimiento deportivo, “la recomendación por kilo de peso es de entre uno y cuatro gramos de carbohidratos de bajo índice glucémico —como cereales integrales, vegetales o legumbres— de una a cuatro horas antes del entrenamiento”. Cuanta más actividad física realicemos, más debemos movernos hacia el extremo superior y viceversa, según Aarón Elías Castro Pulgar.

“Si no hemos consumido carbohidratos de bajo índice glucémico en las horas anteriores al entrenamiento, y este es inminente”, subraya el experto, “nos beneficiaremos más de seleccionar aquellos con un índice glucémico más alto como patata, miel, frutas o cereales refinados”.

En cuanto a qué comer después de entrenar, empezamos desterrando un mito: los carbohidratos después de entrenar no son estrictamente necesarios. “La idea de añadirlos después del entrenamiento para mejorar la síntesis de las proteínas o disminuir su descomposición”, explica el experto, “es algo que ha sido estudiado ampliamente a lo largo de las últimas dos décadas, pero ha sido desmontado”. Básicamente, si vas a entrenar dos veces en un mismo día, la opción de incluir carbohidratos en el primer posentrenamiento cobra mayor importancia; si no es así, es indiferente, concluye Aarón Elías Castro Pulgar.

 

Lea el Semanario El Venezolano – Edición Miami, del 12 al 18 de mayo de 2022

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.