Connect with us

Otras Latitutes

¿Danny José Pascali Romero extorsionado o extorsionador? La verdad sobre las mentiras de un “seudoempresario venezolano”

Published

on

El venezolano Danny José Pascali Romero es, se escucha, el típico ejemplo de «enchufado» que durante años ha tratado de escalar posiciones en Venezuela gracias a sus mentiras y a los contactos en el poder que consigue hacer con esas mentiras, según un reporte de la web Prensa América.

Mitómano, políticamente camaleónico, egocéntrico y violento, Pascali ha fingido ser completamente chavista para conseguir toda clase de privilegios con los chavistas, pero también completamente opositor, para servirse de gobiernos opositores.

Por años ha corrompido a la justicia en Venezuela para librarse de demandas y acusaciones penales en contra suya. Pero también es el vivo ejemplo, y que bien le queda eso de «vivo» por lo ladino y sagaz que se escucha es, del bandido que cuando se ve descubierto en sus fechorías grita «allí va el ladrón» para victimizarse, cuando es más que evidente quién es el verdadero maleante.

El mentado «seudoempresario» acostumbraría a acusar a otros de difamadores, de extorsionadores y de todo cuanto le apetece, cuando es él quien verdaderamente practica todo aquello de lo que a otros acusa.

Quienes se atreven a tratar de defender a semejante sujeto, como dirían en Venezuela, deben tener las bolas cuadradas, pues es como si alguien tratara de demostrar que «El Chapo» Guzmán nunca fue narcotraficante o que Bernard Madoff no fue nunca estafador.

Aquí recopilamos algunas historias de tan desvergonzado individuo.

Danny Pascali, sobrino del exalcalde y exdiputado por Anzoátegui Jacinto Romero Luna es un individuo bastante controversial. Como contratista de PDVSA Gas salió muy mal parado por supuesta mala ejecución de contratos, algunos cobrados y no concluidos. En su círculo se dio a conocer como presunto socio de negocios y representante de un exgobernador de la región capital de Venezuela. Pascali construyó un centro comercial en la ciudad de Lechería, en opinión de muchos, no cumpliendo con todas las variables urbanas. Con el dinero ganado en sus negocios ha comprado propiedades en Norteamérica. La supuesta emisión de cheques sin fondos y un juicio por presuntas lesiones también le han ocasionado problemas. Se volvió contratista de la alcaldía de Lechería y fue uno de los que allí contribuyeron con las finanzas de precandidatos de la oposición.

En el año 2012 un anciano trabajador acudió al Centro Comercial Mar Pacífico de Lechería a propósito de solicitar el pago de una deuda laboral, lo que originó que el hombre fuese agredido por el propietario del centro comercial, Danny Pascali.

Centro Comercial Mar Pacífico de Lechería

Pascali sacó a relucir un arma de fuego y realizó varios disparos, colocando en riesgo la vida de personas que se hallaban en el lugar. Al sitio de los hechos acudieron comisiones de la Policía Municipal de Urbaneja (Lechería) procediendo a detener y trasladar esposado al agresor a una celda en la sede del cuerpo policial, en donde fue puesto a la orden del Ministerio Público. Una vez en la celda, se presentó una reyerta entre el apresado y otros detenidos, en la que hubo fuertes agresiones entre ambas partes y en la que Pascali trató de despojar del arma de reglamento a un policía que intentó desapartarlos. Pascali advirtió con solicitar ante las autoridades competentes que fuese intervenida la Policía Municipal de Urbaneja.

Pascali es sobrino del exdiputado a la Asamblea Nacional de Venezuela, Jacinto Romero Luna (MUD-Anzoátegui) y supuestamente aseguraba ser allegado del gobernador de Vargas Jorge Luis García Carneiro, de diputados del PSUV y de miembros de la Casa Militar Presidencial. Anteriormente había tenido problemas por el pago de liquidaciones y prestaciones sociales a sus trabajadores.

Tras haber conocido la noticia sobre la detención del ciudadano Danny Pascali, propietario del centro comercial Mar Pacífico, en la ciudad de Lechería, estado Anzoátegui, al menos 10 personas acudieron a la sede de PoliUrbaneja para sustentar denuncias en contra del aprehendido.

El comerciante fue detenido por presunto intento de homicidio en contra de un humilde trabajador, porte ilegal de arma de fuego en una obra en construcción y resistencia a la autoridad. Pascali fue recluido en una celda en la sede de la Policía Municipal de Lechería, en donde tras discutir con otros presos, protagonizó una riña en la que recibió fuertes golpes que le ocasionaron la pérdida de al menos 2 piezas dentales. Con el rostro hinchado por los golpes y la ropa de marca que llevaba puesta hecha a ñicos, por pedido de su esposa y su secretaria, fue trasladado a otro espacio dentro de la misma sede policial. El «seudoempresario» presentaba solicitudes por el presunto delito de violencia contra la mujer.

Arrendatarios del Centro Comercial Mar Pacífico de Lechería se agruparon para ejercer acciones contra maltratos y amenazas por parte del propietario. En 2012 condenaron que el acceso a locales les había sido negado con la colocación de cadenas y candados por presentar retrasos de 5 días en el pago del inquilinato, así como la no emisión de facturas por el arrendamiento, debidamente validadas por el Seniat.

Danny Pascali quedó en libertad el 26 de septiembre de 2012, tras haber estado preso por intento de homicidio en Lechería. Declaró entonces que supuestamente no había sido detenido y que tenía total apoyo de defensores de derechos humanos y de directivos del PSUV-Anzoátegui, como el dirigente Daniel Aro, detenido en Venezuela en febrero de 2022 por tráfico de combustible, además de otros con los que presuntamente Pascali había conversado.

Pascali Romero, quien es propietario del Centro Comercial Mar Pacífico y dueño de una casa que ha utilizado el partido Primero Justicia en Anzoátegui, ha mediado una campaña de difamación pública y notoria contra el Poder Judicial del estado Anzoátegui, manifestando que “lo tiene comprado”.

Casa del partido Primero Justicia en Lechería, Anzoátegui, propiedad de Danny Pascali
Casa del partido Primero Justicia en Lechería, Anzoátegui, propiedad de Danny Pascali

El mismo ha intentado poner en duda la honorabilidad del ente judicial, jactándose de decir que es “intocable” a pesar de cometer cierta cantidad de irregularidades en ese estado. Pascali ha asegurado que no le llegará la espada de la justicia, pues según él, “controla el poder judicial del estado” Anzoátegui.

Dicho ciudadano afirmó haberle entregado una camioneta Jeep Cherokee a una fiscal del estado Anzoátegui.

Pascali ha sido financista del partido opositor Primero Justicia, asimismo socio y testaferro de su tío el exalcalde de Anaco, Jacinto Romero Luna, quien ejerció el cargo durante 24 años y de igual manera ha fue denunciado por el delito de “enriquecimiento ilícito”.

Danny José Pascali Romero y Jacinto Romero Luna

Además existen pruebas del financiamiento de Pascali a las llamadas “guarimbas” o protestas contra el chavismo en 2014, suscitadas en el estado Anzoátegui, además de su activa participación en tales actividades.

Estos son los documentos de una denuncia presentada ante la Contraloría General y la Fiscalía General de Venezuela contra el exalcalde Jacinto Romero Luna por malversación de fondos y contra su sobrino, Danny José Pascali Romero.

Danny Pascali Romero infundía en 2017 poder y temor en Lechería, paseándose con varios escoltas y en camionetas importadas y vociferando tener supuestas amistades con políticos. En 2014 ciudadanos de Lechería, estado Anzoátegui, solicitaron una investigación en contra del ciudadano Pascali Romero, quien es propietario del Centro Comercial Mar Pacífico y dueño de la casa que utilizaba el partido Primero Justicia en la entidad, por una supuesta campaña de difamación pública y notoria contra el Poder Judicial del estado Anzoátegui, manifestando que “lo tenía comprado”, poniendo en duda la honorabilidad del ente judicial, jactándose de decir que era “intocable” a pesar de cometer cierta cantidad de irregularidades en el estado y de haber estado detenido por hechos de violencia contra la mujer, lesiones y porte ilícito de arma de fuego.

Desalojo violento

Una denuncia por atropellos físicos y sicológicos ante los organismos competentes realizó el abogado Alejandro José Mata Rojas, al sentirse afectado junto a su representado William Marcano, durante un desalojo efectuado el mes de octubre de 2016, en una vivienda, ubicada en el conjunto Residencial Villas Pacific, urbanización El Morro de Lechería. Señaló el abogado que él fungía como apoderado judicial del ciudadano William Marcano, en causas que se ventilaban ante la Dirección Magisterial de la Vivienda del estado Anzoátegui, tribunales de la República y Fiscalía del Ministerio Público, en ocasión a la presunta estafa inmobiliaria cometida por los ciudadanos Danny Pascali, Nairy de Pascali, Amarilis Caraballo y Carlos Rivas. Mata y su representado manifestaron que el ciudadano José Marval, supuestamente autorizado por el señor Carlos Rivas, acompañado de una comisión policial del estado Anzoátegui, en la unidad patrullera 286, al mando del Superior Agregado Gil y en compañía de otros seis funcionarios, violaron la entrada principal del Conjunto Residencial, sin una orden judicial e ingresaron de forma violenta a la vivienda identificada con el N° 5.

Los denunciantes fueron agredidos físicamente conjuntamente con la esposa de su representado, y rompieron enseres del hogar para desalojarlos de manera arbitraria de la citada vivienda, bajo el alegato de que procedían conforme a instrucciones giradas vía telefónica por la juez rectora del estado Anzoátegui, Dra. Mirna Mas y Rubí Spósito, según el Agregado Gil, quien manifestó públicamente que se encontraba hablando por teléfono con la mencionada Juez. Dijo el Dr. Mata que todo este cuadro conformaba una violación a garantías constitucionales, normas de orden público, exceso y abuso extremo de autoridad por parte de los mencionados funcionarios. “Hacemos responsable de nuestra seguridad y la de nuestros familiares a los ciudadanos: Danny Pascali, Nairy de Pascali, Amarilis Caraballo, Carlos Rivas, José Marval y a la Dra. Mirna Mas y Rubí Spósito; así como a los funcionarios actuantes en la comisión dirigida por el agregado superior Gil”, expresaron los denunciantes a medios del estado Anzoátegui en 2017.

El «dueño» de la policía de Lechería

Danny Pascali es quien aparece en un video de 2013 discutiendo con funcionarios de la policía municipal de Lechería, obstruyendo un procedimiento de forma amenazante y golpeando sus patrullas. El video fue grabado por los propios policías, a los que Pascali reclamaba encolerizado y altanero al parecer por la detención de un menor de edad. Pascali, quien por este y otros actos se ha labrado mucho rechazo en el municipio Urbaneja de Anzoátegui, en donde aseguraba tener contacto directo con el gobernador de Vargas, García Carneiro (Psuv), se permitía este y otros abusos por su amistad y financiamiento político a dirigentes de Primero Justicia que gobernaban para entonces la alcaldía de Lechería.

Detenido por extorsión

En 2021 Danny Pascali fue detenido en Venezuela por estar presuntamente comprometido con una red de extorsión. Otro de los aprehendidos fue un funcionario del área de investigaciones de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM).

Funcionarios de la alcaldía de la ciudad de Lechería, en el mismo estado, también estuvieron comprometidos con el caso.

El motivo se debería a una extorsión contra un ciudadano por un terreno en Lechería y las detenciones se generaron al parecer cuando el afectado, con altas conexiones en el poder, presentó su denuncia.

En torno a Pascali se conoce que es dueño de un centro comercial en Lechería, denominado Mar Pacífico y que se paseaba con escoltas en camionetas importadas vociferando de amistades con políticos y en el poder judicial, como lo recuerda un comentario en Twitter del año 2018.

Pascali, en complicidad con algunos funcionarios de un cuerpo de inteligencia del Estado, habría sido el autor intelectual para montarle un expediente a comerciantes, para pedir a cambio un terreno ubicado en la avenida principal de la ciudad de Lechería, valorado en unos cuantos miles de dólares. Todo esto para proceder a dejar sin efecto las investigaciones en curso, a lo cual los comerciantes respondieron acudiendo a la Fiscalía General de la República en busca de justicia y la defensa de sus derechos, ante lo cual fue ordenada una investigación por el propio fiscal general de la Nación, dando como resultado la detención de varios funcionarios, así como la del empresario Pascali. En el caso hubo otros involucrados con alto poder político, que estuvieron mediando para obtener la libertad de los involucrados y librarse del brazo de la justicia.

A Pascali lo acusaron de haberse confabulado con un grupo de oficiales de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), entre ellos los capitanes Jean Fernández y Mario Marcano, para extorsionar en la zona oriental de Venezuela a un empresario que respondería al apellido de Sánchez. Es preciso mencionar que el capitán Oswaldo García, fiscal militar, también fue señalado.

En el caso también estuvo implicado Rodrigo Rodríguez, empresario de la ciudad de Maturín, propietario de Hielos Polar, empresa dedicada a la fabricación industrial de hielo.

Tanto ambos empresarios, como los oficiales detenidos, fueron presentados en tribunales del estado Anzoátegui, donde les fueron decretadas medidas privativas de libertad.

El 15 de enero funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) ejecutaron un operativo de entrega controlada a unos miembros de la delegación anzoatiguense de ese cuerpo, señaló pdctv.info al informar del caso.

Realizada la entrega controlada, detuvieron a Jean Fernández, funcionario del Dgcim, y también al civil Rodrigo Rodríguez, de quien se dice es empresario en la zona norte de Anzoátegui.

Las investigaciones y el vaciado telefónico arrojaron la identificación de otras tres personas: Mario Marcano (Dgcim), Oswaldo García (Fiscal Militar 61 NN), quien simuló un hecho punible para extorsionar, y el civil Danny Pascali, seudoempresario y propietario de varios centros comerciales en Lechería, reseñó el 23 de enero de 2021 el medio venezolano El Pitazo.

Fuentes señalaron que Pascali era el líder de la presunta banda de extorsión dedicada a despojar de terrenos a sus víctimas.

“Pascali habría captado a los funcionarios anteriormente señalados para intentar despojar de unos terrenos a un empresario del oriente venezolano”, reseñaron medios venezolanos.

Para la investigación del caso fue designado el Fiscal 46 del Ministerio Público contra extorsión, quien imputó a los detenidos los delitos de asociación para delinquir, extorsión agravada y simulación de hecho punible.

Todos, salvo el fiscal militar que todavía no había sido aprehendido, fueron presentados el 21 de enero ante el Tribunal Primero de Control de la Circunscripción Judicial del estado Anzoátegui.

Justicia comprada

En 2021 se difundió la información que el caso en Venezuela por extorsión donde estaba implicado el empresario Danny Pascali como autor intelectual, junto a un par de funcionarios de un cuerpo de inteligencia del Estado, además de otros empresarios, estaban dándolo por concluido, con el otorgamiento de libertad plena a los involucrados.

Se comentó de fuertes sumas en dólares que abogados defensores estaban ofreciendo a algunos funcionarios, tanto del Ministerio Público como de tribunales.

Al parecer, Pascali puso en venta una aeronave modelo Learjet 45, de su propiedad, para poder costear «su defensa» y pagar posibles sobornos.

Pascali fue finalmente puesto en libertad y ahora se pasea por Venezuela fingiendo desvergonzadamente ser una víctima a la que prácticamente la Iglesia católica debe canonizar.

 
 
 

Semanario El Venezolano – Edición Internacional, del 04 al 18 de agosto de 2022

 
Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otras Latitutes

Jorge Elías Castro Fernández cuenta cómo surgió en México un falso santuario animal que recibió millonarias donaciones

Published

on

By

Jorge Elías Castro Fernández señala que una fotografía de una cría de león que abraza la nariz de un oso gigante de peluche, publicada en marzo de 2018 en Instagram, tiene miles de comentarios y abundan frases en inglés y adjetivos como ‘sweetest’ (el más tierno). El enternecedor animalito se llamaba Lewis (o Louie, cariñosamente), pero su belleza tiene un lado oscuro: nació ilegalmente en cautiverio y si durante sus primeros meses lucía sano, era solo para que su dueño se lucrara con él a través de Black Jaguar-White Tiger, una falsa fundación que se jactó de ser «el santuario de felinos más grande del mundo». Todavía presume de rescatar animales maltratados, a pesar de que la finca fue clausurada en julio por carecer de los permisos necesarios para operar como un centro de conservación de especies en extinción. Los animales que sobrevivieron han sido rescatados, aunque la página de la fundación sigue en activo y puede seguir recibiendo dinero.

Las fotos de ese leoncito sirvieron para captar, a través de las redes sociales, millonarias donaciones para una improvisada finca (financiada por la fundación) en la que sus padres se reprodujeron sin control y sin permisos sanitarios. Después, Lewis fue abandonado. La misma suerte que corrieron, por lo menos, 500 animales salvajes y un centenar de perros. Finalmente, el abandono fue la condena de muerte para Lewis y la inanición, los problemas renales (causados por la falta de agua), y un colapso generalizado lo condenaron con solo cuatro años. Murió antes de que pudiera ser rescatado por un grupo de activistas que lograron salvar a otros felinos y a ejemplares de otras especies en peligro de extinción. No obstante, no se sabe con exactitud cuántos ejemplares de animales salvajes pasaron por ese campo de concentración animal que cautivó en Instagram a Katy Perry, Paris Hilton, Lewis Hamilton, Maluma, y a tantas otras ‘celebrities’ internacionales. La cifra que estiman los grupos animalistas oscila entre los 500 y los 700 animales que han sido víctimas de este entramado, explicó el consultor en seguridad Jorge Castro Fernández.

Esta historia, una suerte de ‘The Tiger King’ de Netflix a la mexicana, comenzó en las redes sociales de Eduardo Serio, un mexicano acaudalado, autoproclamado rescatador de animales, y fundador de Black Jaguar-White Tiger. Por el momento, este caso ha terminado en el silencio que guardan las fosas clandestinas donde yacen los restos de cientos de animales muertos por el más absoluto de los abandonos.

Dentro de ellas están los huesos de leones, tigres y panteras que, antes de morir, se habían comido las colas entre ellos mismos por el estrés, el hambre, la sed, y el abandono entre cerros de estiércol. O que fueron sacrificados injustificadamente cuando Serio (que se hace llamar PAPA BEAR en Instagram y todavía se jacta de ser el ‘padre’ de 503 felinos) no pudo hacerse cargo económicamente de ellos. Ese quizá sea el final, ya que a día de hoy, no hay responsables ni procesos judiciales avanzados en este caso que incluye maltrato animal grave, un cementerio clandestino de especies en extinción, así como corrupción y evasión fiscal.

Todo comenzó en 2013. Así lo cuenta Arturo Islas Allende, comunicador, divulgador ambientalista y una de las voces más férreas contra esa falsa fundación, y quien viralizó vídeos donde se muestran animales siendo rescatados en condiciones denigrantes. La estrategia de Serio, explica el comunicador, empezó cuando adquirió una jaguar negra llamada Cielo y vio el potencial que tenían los felinos en las redes para captar fondos para su fundación. Así, poco a poco, fue haciéndose con cientos de leones, tigres, leopardos, y perros.

El éxito fue meteórico y el centro recibía cada vez más famosos como Khloe Kardashian, Maluma, Paris Hilton (que visitó Black Jaguar-White Tiger en 2014, y se hizo fotos con crías de león y de tigre para sus redes), Kaley Cuoco, o miembros de los Backstreet Boys. Pero la popularidad no fue lo único que entró por la puerta del falso santuario, también lo hizo el dinero. La periodista mexicana Gabriela Gutiérrez (que desde 2017 lleva investigando el caso) publicó en un hilo de Twitter un documento que demostraba que los donativos de la fundación llegaron a ser de 1,5 millones de dólares en 2019 —mientras que en 2015 solo había recibido 232.000 dólares—, según las cifras que Eduardo declaró al Servicio de Impuestos Internos de los Estados Unidos. En ese mismo hilo, Gutiérrez también publica la imagen de un león famélico y con la cola arrancada. Sostiene que Serio mentía cuando utilizaba el término ‘santuario’, pues para obtener ese distintivo son necesarias la revisión y aprobación de alguna asociación especializada, como la American Sanctuary Association, algo que jamás sucedió.

Uno de los primeros escándalos fue el de Katy Perry en mayo de 2018. Después de que publicara en su perfil de Instagram unas fotos con unas crías de león y de jaguar, sus seguidores la señalaron y criticaron. Los fans y animalistas le reclamaban que con esas fotos promovía el maltrato animal y la explotación de especies salvajes, actividades que son contrarias a lo que una fundación para la preservación de especies en peligro de extinción debería de hacer. Un par de días después, Perry borró las fotos y los medios hablaron del tema de forma escueta, pero no sucedió nada más.

Yael Ruiz trabajó en Black Jaguar-White Tiger desde septiembre de 2020 hasta abril de 2022 y confirma que los famosos no fueron engañados directamente, sino que todo alrededor de ese supuesto santuario era una mentira muy bien montada por Serio. Ruiz afirma que todo sucedió bajo el amparo de autoridades corruptas porque Eduardo Serio es hijo de Eduardo Moisés Salomón, una de las personas ligadas al caso de blanqueo de capitales y corrupción política para la financiación de la campaña presidencial del expresidente Enrique Peña Nieto, concluyó Jorge Elías Castro Fernández.

 
 
 

Semanario El Venezolano – Edición Internacional, del 04 al 18 de agosto de 2022

 
Continue Reading

Otras Latitutes

Aarón Elías Castro Pulgar explica algunos misterios filosóficos del budismo

Published

on

By

Aarón Elías Castro Pulgar cuenta que mirando desde la puerta del monasterio las columnas de roca y las torres de hielo que se elevaban 7.000 metros hacia el cielo, el monje budista sonrió y dijo: «Estoy en casa. En mi paraíso».

Luego volvió su atención al salón de clases donde estaba instruyendo a jóvenes monjes novicios.

Le di las gracias, cerré la puerta detrás de mí y me alejé del monasterio. Lejos del pequeño pueblo de Thame con sus sólidas casas de piedra y campos de cebada y papas. Lejos de los enormes picos del Himalaya. Y lejos del beyul.

Según una creencia integral en la escuela Nyingma del budismo tibetano -establecida en el siglo VIII y la más antigua de las cuatro escuelas diferentes-, un beyul es un lugar donde los mundos físico y espiritual se superponen, explica el conferencista Aarón Castro Pulgar.

Son valles paradisíacos ocultos cuya ubicación solo se revelará en momentos muy específicos, cuando el mundo esté bajo una enorme tensión y en peligro de destrucción por guerra, hambruna o plaga.

En esos momentos, se cree, un beyul se convierte en un refugio armonioso en un mundo inestable.

«Un beyul es un lugar sagrado y un santuario al que los lamas (maestros del budismo tibetano) pueden llevar a la gente en tiempos difíciles», explicó Frances Klatzel, autora de varios libros sobre la cultura budista y del Himalaya, incluido Gaiety of Spirit – the Sherpas of Everest.

Pero no cualquiera puede ingresar a un beyul, agregó. Solo puede hacerlo un verdadero budista con un corazón puro que haya superado enormes pruebas y dificultades.

Según los budistas nyingma, tratar de ingresar a un beyul cuando no se cumplen todas las condiciones puede llevar a la muerte.

Como autor de una serie de guías de la región y visitante habitual de las regiones del Himalaya y el Tíbet, me pareció fascinante que en algún lugar entre los pliegues del Himalaya pudiera haber tierras ocultas reveladas a unos pocos dignos paramomentos calamitosos.

Klatzel explicó que los beyuls fueron creados por Padmasambhava (nacido del loto) -conocido también como Gurú Rinpoche (maestro preciado)-, quien fue fundamental en la difusión del budismo en el Tíbet y el Himalaya alrededor de los siglos VIII o IX.

«Durante sus viajes por el Himalaya, Padmasambhava se dio cuenta de que vendrían tiempos de conflicto, por lo que usó sus poderes espirituales para purificar y ‘ocultar’ ciertos valles y escribió textos que describían sus ubicaciones y las condiciones para ingresar a ellos», señaló.

Esos textos quedaron escondidos en cuevas, dentro de monasterios y detrás de cascadas en todo el Himalaya y solo podían ser descubiertos por lamas en momentos predeterminados por Padmasambhava.

Nadie sabe exactamente cuántos beyuls hay, pero 108 es la cifra más aceptada, aunque la mayoría aún no se ha revelado.

Los que sí se han revelado suelen estar en el lado sur del Himalaya, que es más verde, más húmedo y más fértil, más «paradisíaco», que la meseta tibetana.

Los practicantes budistas han sabido de algunos durante siglos, como en Sikkim en el noreste de India y los valles de Helambu, Rolwaling y Tsum en Nepal, que están salpicados de pueblos y ciudades.

Hay otros cuya ubicación es conocida, pero son inaccesibles para la mayoría de la gente, pues un beyul puede ser tanto un lugar físico como un lugar espiritual, concluyó Aarón Elías Castro Pulgar.

 
 
 

Semanario El Venezolano – Edición Internacional, del 04 al 18 de agosto de 2022

 
Continue Reading

Otras Latitutes

Romeo Mawad y Miguel Mouawad Mawad, los empresarios motivo de polémica a los que vinculan con la corrupción financiera en Venezuela

Published

on

By

Romeo Mawad es un operador financiero de varios boliburgueses. El libanés Mawad un célebre colocador de depósitos públicos de boliburgueses en la banca privada y paraísos fiscales.

Según un reporte de la web Prensa América, Mawad, antes de convertirse en un potentado multimillonario, operaba en Venezuela un pequeño comercio de venta de computadoras.

Las comisiones recibidas por este libanés por sus truculentas operaciones le alcanzaron y sobraron para instalarse en el «imperio» mayamero.

El libanés mantiene propiedades e inversiones en varias ciudades norteamericanas como Brickell. Weston. Según informaciones allí sigue su vida ostentosa con dinero de los negocios sucios de sus clientes boliburgueses.

Durante años Romeo Mawad se habría desempeñado como broker del banquero Nelson Mezerhane, logrando la colocación en el Banco Federal de dineros provenientes de instituciones públicas. Habría fungido como intermediario entre el Grupo Federal y miembros del entorno gubernamental, particularmente con un ex Vicepresidente.

Una vez caído en desgracia Mezerhane, habría pasado a cumplir las mismas funciones al lado del banquero Víctor Vargas (archienemigo de Mezerhane).

Mawad se habría convertido, gracias a sus relaciones, en uno de los más destacados operadores financieros de la banca venezolana y colocador de dinero de entes públicos. En una entrevista que le ofreció a la escritora Cristina Guzmán, Romeo admitió tener una casa de bolsa en sociedad con el banquero Vargas. Hay quienes opinan que Mawad no cree en lealtades, sino en oportunidades.

Hijo de gato

Uno de los beneficiarios de las alianzas que dejó Alejandro «El tuerto» Andrade, fue con el ciudadano venezolano Miguel Antonio Mouawad Mawad, quien está señalado e investigado por Estados Unidos, por presuntas irregularidades a través del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes).

Mawad, residía en una lujosa mansión en Miami Beach, en el estado de la Florida, con su esposa e hijos, desde 2017. La fortuna de Maward, ascendería a 2.000 millones de dólares.

El investigado es hijo de Romeo Mawad, vinculado al chavismo y que gracias a esta conexión logró obtener millones y millones de dólares.

Aunque el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos ha sancionado a varias personas vinculadas con hechos de corrupción, lavado de dinero, Mawad, no ha sido incluido en esta lista. Aunque tienen un historial de acusaciones federales en Estados Unidos y de denuncias de corrupción en Venezuela.

La familia entera de los Mawad fue incluida como defendants (acusados) en relación al caso del financista venezolano Francisco Illarramendi. Según una demanda del receiver del caso John Carney, la familia integrada por Romeo, su esposa, su hija Tania y su hijo Miguel Mawad utilizaron tres empresas que establecieron en las Islas Vírgenes Británicas (BVI) y en Belize, para recibir más de $71 millones en fondos transferidos por el propio Illarramendi.

Según el portal Venezuela al Día, en un trabajo de investigación, las dos empresas abiertas por los Mawad en BVI, Horion Investment Ltd y Grimsel Group, Ltd, y la firma fundada en Belize, M Holding S.A., fueron descritas como “compañías de fachada” establecidas con el único propósito de recibir las transferencias fraudulentas de Illarramendi.

Los Mawad también fueron mencionados en la demanda de Carney en otra segunda operación realizada por intermedio del empresario Walter Stipa, de $15 millones, que fueron usados para comprar un hotel de playa en Aruba.

Romeo Mawad fue descrito en papeles de la corte de Connecticut como una persona “estrechamente conectada con funcionarios de alto nivel del gobierno de Chávez en Venezuela”.

En una oportunidad fue abordado por una ciudadana cuando se encontraban en un lujoso restaurante en Miami, la mujer que logró conocer al «corrupto» mostró su molestia en ver como disfrutaban del dinero de los venezolanos.

 

Tras la detención de María de los Ángeles González de Hernández, exvicepresidenta del Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes), una entidad creada por Chávez, quien pasó de chavista militante y operadora de la corrupción, a colaboradora de la justicia norteamericana, un hijo de González desarrolló una relación de negocios con Miguel Antonio Mouawad Mawad, hijo de Romeo Mawad, con el objetivo de “salvar” la fortuna de la ex funcionaria de las garras de los fiscales federales.

Los Mawad tienen un historial de acusaciones federales en Estados Unidos y de denuncias de corrupción en Venezuela.

Muñeca de la mafia

Luego de hacerse viral una comprometedora foto de la actriz, modelo y presentadora venezolana Gaby Espino junto al empresario venezolano, Miguel Mawad, muchos internautas de la plataforma 2.0 se han ido en su contra asegurando que es una interesada y que cambia de novio a cada rato, reseñó.

Así fue como esta semana la polémica foto rodó por toda internet y los medios de comunicación, dejando ver a la posible nueva conquista de la venezolana, a quien se le conoce por haber tenido un sinfín de novios, reseñó gossipvzla.com.

El afortunado es nada más y nada menos que el empresario venezolano, Miguel Mawad acusado de tener una vinculación con presuntas irregularidades en bancos del Estado venezolano, además de ser señalado de fortuna ilícita. Cabe mencionar que Mawad contrajo matrimonio con Mariana Bahkos, con quién se desconoce si están divorciados.

Entre las fuertes críticas que ha recibido la venezolana en las redes sociales, resaltan las siguientes:

 
 
 

Semanario El Venezolano – Edición Internacional, del 04 al 18 de agosto de 2022

 
Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.