Connect with us

Panamá

Quiénes son Nicolás y José Corcione Pérez Valladares y cómo fue que se involucraron en el caso de corrupción New Business

Published

on

El 18 de marzo se conoció que el Ministerio Público de Panamá concluyó la vista fiscal de la investigación del caso New Business, por la que ha pedido el llamamiento a juicio para 25 personas y el sobreseimiento para otras 9, por la presunta comisión del delito contra el orden económico, en la modalidad de blanqueo de capitales.

El Fiscal Primero Especializado Contra la Delincuencia Organizada, solicitó al juez de la causa, el llamamiento a juicio contra los presuntos infractores por la posible comisión de delito contra el orden económico en modalidad de blanqueo de capitales

La emisora Radio Panamá, tuvo acceso al documento enviado por la Fiscalía y colgó un listado de los supuestos transgresores.

La vista fiscal del caso New Business no se conoce; solo se sabe que fue concluida y entregada al Órgano Judicial; consta de un centenar de tomos.

Dentro de la investigación se pudo establecer que se transfirieron, a través de un complejo esquema, B/.43,912,828.94 para la compra de un medio de comunicación social, monto del cual se ha logrado recuperar B/.9,200,000.00 en acciones, las cuales fueron remitidas al Tesoro Nacional, lo que representa, a su vez, la recuperación de un 30% de las acciones del Grupo Editorial para el Estado.

En las posiciones 8 y 9 de la lista de las personas a las que la fiscalía de Panamá ha pedido llamar a juicio se encuentran los empresarios Nicolás Iván Corcione Pérez y José Carlos Corcione Pérez, respectivamente.

¿Quiénes son Nicolás Corcione Pérez y José Corcione Pérez?

Nicolas Corcione (nacido en 1969) es, desde 2013 presidente de la Fundación Grupo Corcione. Recibió una maestría en Gestión de Proyectos de Construcción y una Licenciatura en Ingeniería Civil del Instituto Politécnico de Worcester (WPI) en Massachusetts, Estados Unidos. Es miembro de la Junta Directiva de la Autoridad del Canal de Panamá, la Junta Asesora de WPI y presidente de la Junta del Grupo Corcione.

Corcione es miembro y director de la Cámara de Comercio desde 2005, Capítulo Panamá del Green Building Council, ACOBIR-NAR Panamá.

El empresario Nicolás Corcione, mientras era requerido para indagatoria en un proceso sobre supuesto blanqueo de capitales, reapareció el 23 de septiembre de 2015 después de haberse ausentado durante dos meses de las reuniones de la junta directiva de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

Corcione dijo que se reincorporaba como directivo en la ACP, cargo al que se aferró frente a la indagatoria que le había ordenado la fiscalía en julio de 2015.

Corcione reapareció dos días después de que el juez decimosexto penal, Enrique Pérez, resolvió un recurso presentado por su abogado: se inhibió de conocer el caso y concluyó que el proceso debía ser ventilado en la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia bajo el sistema penal acusatorio.

La fiscalía apeló el fallo del juez Pérez ante el Segundo Tribunal Superior y citó en su sustentación al menos cuatro pronunciamientos que ya había hecho la Corte, en cuanto a que la Sala Penal no era competente para conocer los procesos seguidos a miembros de la directiva de la ACP.

La reaparición de Corcione horas después de que un juez emitiera un fallo que puso en pausa el proceso que se le sigue por la supuesta comisión del delito de blanqueo de capitales, generó suspicacia entre activistas de la sociedad civil, quienes calificaron el hecho de “claro tráfico de influencia” y de “corrupción en el sistema judicial”.

“El ingeniero Corcione ha indicado mediante nota formal a la junta directiva que desde la fecha de hoy se reincorpora de forma completa a sus actividades como miembro de la junta directiva de la Autoridad del Canal de Panamá. Vemos de forma positiva que haya regresado al país a enfrentar su situación judicial”, dijo parte de una nota de la junta directiva de la ACP.

Corcione fue nombrado en la junta directiva por el entonces presidente Ricardo Martinelli y ratificado por la Asamblea Nacional en 2010, pero se había separado voluntariamente el 16 de agosto de 2015 en medio de la investigación del Ministerio Público por la supuesta comisión del delito de blanqueo de capitales, derivada del proceso que se siguió en el Órgano Legislativo y que acabó con la condena al exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia Alejandro Moncada Luna.

Antes de que hablaran Roy y Corcione, ya se habían pronunciado los directivos Alberto Vallarino y Marco Ameglio. “El señor Corcione se reintegra a la junta directiva. Él está actuando hoy en la junta directiva, él se presentó temprano, nos comunicó que estaba en el país y que iba a estar asumiendo sus funciones para las cuales fue designado por el Presidente de la República y ratificado por la Asamblea Nacional”, señaló Vallarino, socio de Corcione en un proyecto inmobiliario.

Carlos Lee, de la Alianza Ciudadana Pro Justicia, aseguró que en rl caso hubo un claro uso de argucias judiciales para dilatar el proceso y que se diera una decisión favorable al investigado, que le permitiera retornar a Panamá.

Mientras que Ramón Ricardo Arias, presidente ejecutivo de Transparencia Internacional, capítulo de Panamá, escribió en su cuenta de Twitter: “últimos acontecimientos con [el] caso Corcione suenan a pacto con el demonio”.

Mientras Corcione retomaba sus deberes como directivo del Canal, los dos empresarios que declararon ante la fiscalía que este les había pedido una coima para pactar un contrato con la Corte Suprema de Justicia permanecían presos.

Se trató de Jorge Espino y Julián París, socios de la empresa Conceptos y Espacios, S.A., que durante la gestión del exmagistrado Alejandro Moncada Luna se encargó de la remodelación del Tribunal Marítimo en Ancón.

Espino dijo, al rendir indagatoria el 3 de julio de 2015, que Corcione le pidió $600 mil a cambio del mencionado contrato.

También fue detenida preventivamente la abogada María Gabriela Reyna, quien, según la investigación que adelantaba el Ministerio Público, declaró que Corcione le refirió a los empresarios que obtuvieron contratos con la Corte durante la presidencia de Moncada Luna, y luego los pagos efectuados por los beneficiarios eran depositados en cuentas ligadas al exmagistrado, a Ricardo Ricky Calvo, y a Felipe Pipo Virzi, entre otros.

Un millón de dólares del contrato adjudicado en 2010 a Grupo Corcione y Asociados, SA -de Nicólas Corcione- para la construcción del nuevo edificio de la Asamblea Nacional (AN) fue desviado a la empresa Nuevos Negocios. reveló en 2020 David Mendoza, primer fiscal contra el Crimen Organizado.

New Business sirvió como una empresa canasta para acumular al menos $ 43 millones que se utilizaron para comprar Editora Panamá América (Epasa),

El contrato para la construcción del nuevo conjunto fue adjudicado a Constructora Corcione y Asociados, SA, en junio de 2010, cuando el diputado panameño José Luis Popi Varela era presidente de la AN.

Originalmente, el contrato era de $ 19,5 millones, pero, durante la presidencia de José Muñoz en la Legislatura, el costo se elevó a $ 22,5 millones.

En octubre de 2010, Constructora Corcione solicitó un anticipo de $ 2 millones, como parte de una cláusula pactada en el contrato. Posteriormente, la empresa solicitó a Capital Bank emitir un cheque de gestión -de $ 1 millón- a nombre de Grupo Clio, SA, empresa vinculada a Nicolás y José Corcione. Como siguiente paso, el contratista transfirió el dinero a la empresa canasta New Business.

La fiscalía presentó cargos por lavado de dinero contra los hermanos Corcione.

Pleito legal en Estados Unidos

Un exasesor de Morgan Stanley con sede en Miami está librando desde 2020 una batalla contra las acusaciones de que engañó a una empresa de bienes raíces panameña sobre una inversión de $ 1 millón en un hotel de lujo de Florida donde tenía una participación personal.

Cándido Viyella, un veterano de la industria de 32 años que dejó la firma el en 2020 después de 11 años, fue acusado por Fundación Nicor en octubre de 2019 de solicitar su inversión en la construcción del Hotel Conrad, con sede en Fort Lauderdale, que según afirma Viyella sabía que enfrentaba problemas financieros, de acuerdo con una presentación de la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera (Finra).

Según tres fuentes familiarizadas con las circunstancias, la salida de Viyella de Morgan Stanley estuvo directamente relacionada con su disputa con la Fundación Nicor y sus vínculos personales con el proyecto del Hotel Conrad.

La Fundación Nicor y su propietario, Nicolás Corcione Pérez Balladares, afirman que cerca de fines de 2015 Viyella les vendió un pagaré de 1 millón de dólares a través de CFLB Management, una empresa de propiedad parcial de su esposa a través de una red de empresas, según la presentación de Finra.

Luego, Viyella vendió el 51% de la participación de su familia en el proyecto ‘muy poco después’ de la inversión de Fundación Nicor después de que el proyecto tuvo problemas financieros, según la denuncia.

Como tal, Nicor busca $ 1.5 millones en restitución de Viyella y su ahora ex empleador Morgan Stanley.

Morgan Stanley y Viyella contrarrestaron los reclamos de Fundación Nicor y Corcione, llevando la disputa original de Finra a los tribunales en octubre de 2019

Ambas partes acusadas afirman que la Fundación Nicor nunca fue de hecho un cliente suyo como Corcione después de que su solicitud fuera rechazada alrededor de septiembre de 2015 por no aprobar los requisitos de cumplimiento.

Los documentos judiciales muestran que Corcione había estado bajo investigación en Panamá por esquemas de soborno, soborno y lavado de dinero mientras era miembro de la Junta Directiva de la Autoridad del Canal de Panamá en el momento en que se emitió el pagaré de 1 millón de dólares.

Los abogados de Viyella afirmaron en su demanda presentada en el Tribunal de Distrito de los EE. UU. Para el Distrito Sur de Florida en octubre de 2019, que la solicitud de Fundación Nicor para convertirse en cliente de Morgan Stanley fue denegada debido a que Corcione y Fundación Nicor estaban buscando trasladar activos a EE.UU. para evitar que fueran congelados y, por lo tanto, eran demasiado arriesgados como clientes.

Este reclamo fue disputado por los abogados de la Fundación Nicor, quienes señalaron los mensajes de texto entre Viyella y Corcione de noviembre de 2015 como una solicitud de inversión y que el exasesor había violado las reglas de Finra sobre la participación en inversiones externas sin notificar a Morgan Stanley.

Además, Nicor y sus abogados dijeron que la empresa no había supervisado adecuadamente a Viyella y, por extensión, había violado las leyes de valores.

Después de varios intentos de Viyella y Morgan Stanley de desestimar la denuncia de la Fundación Nicor y Corcione, el juez del caso ordenó a Viyella que pague $ 92,500 en honorarios de abogados al grupo panameño, una medida que los abogados de Viyella consintieron.

Según documentos judiciales, Viyella, Morgan Stanley y Fundación Nicor continuarán arbitrando el tema a través de Finra y estaba programado que comenazaran las conversaciones nuevamente en marzo de 2021.

«New Business»

En cuanto a José Corcione, el empresario fue puesto bajo arresto domiciliario en 2017 por orden de la Fiscalía por su implicación en el caso de desvío de dinero público para financiar la compra de tres medios privados en 2010, conocido como el caso «New Business».

El Ministerio Público investiga el desembolso de 39,9 millones de dólares para la compra en 2010 de la Editora Panamá América S.A (Epasa), que imprime los periódicos locales Panamá América, Crítica y Día a Día.

En la primera fase de la investigación se descubrió que se había desviado para la compra de Epasa una parte del dinero destinado a ampliar la autopista Arraiján-La Chorrera, obra licitada en el Gobierno de Ricardo Martinelli (2009-2014).

Nicolás Corcione, el empresario de la construcción que es miembro de la junta directiva del Canal de Panamá, aún debe explicaciones en torno al contrato para la construcción de la nueva sede de la Asamblea Nacional (AN) y dinero de este proyecto que recaló en cuentas bancarias, cuyos fondos se usaron para comprar la Editora Panamá América (Epasa).

El dinero fue parte de un adelanto de fondos para la obra, pactado en el contrato entre la AN y Grupo Corcione y Asociados, S.A. Sin embargo, no todo fue utilizado para este propósito.

Al menos un millón de dólares terminó en una cuenta bancaria de la sociedad extranjera New Business. Ltd., donde otros contratistas del Estado aportaron millones de dólares para la compra de la casa editorial de los diarios Panamá América y Crítica, y cuya propiedad es atribuida al expresidente Ricardo Martinelli.

Nicolás Corcione, en declaraciones pasadas, sostuvo que esta fue una compra legítima de acciones del holding periodístico, pero las investigaciones apuntan a otros fines, según la teoría del Ministerio Público.

¿Por qué fondos que debían ser destinados a la construcción de la nueva sede de la Asamblea Nacional terminaron en una cuenta ajena al proyecto y que hoy es blanco de una investigación por la compra de Editora Panamá América?

Lo primero que hay que saber es que el contrato para construir el edificio fue adjudicado a Constructora Corcione y Asociados, S.A., en junio de 2010, cuando era presidente de la Asamblea Nacional (AN) el diputado José Luis Popi Varela.

Originalmente, el contrato fue de 19.5 millones de dólares, pero otro presidente de la AN, el diputado José Muñoz, aprobó una adenda que elevó el costo final de la obra a 22.5 millones de dólares, es decir, un 15% más.

El 6 de octubre de 2010, Constructora Corcione y Asociados solicitó a la AN un adelanto de 2 millones de dólares, tal como estaba pactado en el contrato. La AN le giró un cheque por ese monto y la empresa lo depositó en su cuenta, en Capital Bank, el 30 de noviembre de 2010.

Para esa fecha, Constructora Corcione tenía en su cuenta tan solo 2 mil 270 dólares. El 20 de diciembre de ese año, buena parte del dinero que le dio la AN en concepto de adelanto por las obras se desvaneció, cuando la empresa solicitó al banco confeccionar un cheque de gerencia -de un millón de dólares- a nombre de Grupo Clio, S.A.

Grupo Clio es una empresa de los Corcione, por lo que cabe preguntarse: ¿por qué no hacer un cheque corriente o una transferencia a esta sociedad que, después de todo, era del mismo grupo familiar? (Hay que considerar que un cheque de gerencia no deja rastros visibles de la procedencia del dinero).

El cheque por 1 millón de dólares ordenado por Grupo Corcione fue depositado en la cuenta del Grupo Clio, en Banesco. Esta cuenta tiene dos firmas: José Corcione y Nicolás Corcione.

Pero el dinero no estuvo ni 24 horas en esa cuenta. Grupo Clio ordenó de inmediato confeccionar un cheque de gerencia -también de 1 millón de dólares-, pese a que aún no había sido acreditado a su cuenta el cheque de gerencia que ordenó Constructora Corcione por 1 millón de dólares.

Así pues, el cheque se confeccionó con un sobregiro contra la cuenta de Grupo Clio, aunque ese mismo día -el 20 de diciembre de 2010- entró el cheque de gerencia de Capital Bank, cubriendo así el sobregiro.

El cheque de gerencia que ordenó hacer Grupo Clio, de 1 millón de dólares, tenía como beneficiario la offshore New Business Ltd. El cheque fue depositado en su cuenta, en el Global Bank.

Lo otro que hay que saber es por qué a la cuenta de la sociedad New Business fue a dar dinero de contratistas del Estado, incluido el millón de dólares de la AN, depositado a su cuenta tras haber pasado por las de Constructora Corcione y Asociados y Grupo Clio.

La teoría del Ministerio Público (MP) es que esta era una cuenta-canasta que sirvió para recoger millones de dólares destinados a la compra de Editora Panamá América, S.A. (Epasa), que publica los diarios Crítica y Panamá América.

El Ministerio Público investiga al empresario y exvicepresidente Felipe Pipo Virzi, su socio Gabriel Btesh, los empresario Riccardo Francolini y Navin Bhakta, socios del expresidente Ricardo Martinelli, así como Aaron Mizrachi, cuñado del exgobernante (e investigado en múltiples casos).

Otros blancos de investigación son Vernon Salazar Zurita (detenido por el fraude de las ciudades deportivas) y Ricardo Chanis Correa, presidente de Epasa.

La lista continúa con Mike Btesh, Danny Cohen, Moussa Daniel Levy, Gonzalo Germán Gómez, Leo David Cohen, Salomón Btesh, Jack Btesh, Marcos Ángel, Ori Zbeda Levy y Tse Yum Ling, así como los exdirectivos de la extinta Financial Pacific Iván Clare y West Valdés.

La defensa de Nicolás Corcione asegura que el millón de dólares depositado en la cuenta de New Business a través de Grupo Clio es una inversión de compra de acciones legítima. Pero el MP no está de acuerdo, por lo que ordenó indagar a Corcione. Considera que hubo una clara intención de mezclar dinero lícito con ilícitos a fin de darle legitimidad a una transacción ilegal.

Sobrinos de un expresidente y promotores del “sindicalismo amarillo”

Nicolás y José Corcione Pérez Balladares, son sobrinos del expresidente de Panamá Ernesto Pérez Balladares (1994-1999). Nicolás es empresario de la construcción, socio de Ricardo Martinelli, promotor del sindicalismo amarillo (pro patronal). En sus obras se cuentan varios obreros muertos por la falta de medidas de salud y seguridad laboral.

Precisamente, Nicolás Corcione, cuyo hermano Carlos Corcione ha estado en la Junta Directiva del Registro Público, es Presidente del Grupo Corcione, el mismo que construyó la Torre 7400, en calle 74 de San Francisco, en ciudad de Panamá, donde murieron por faltas de medidas de seguridad, los obreros: Luis Mena, de 27 años, José Boniche, de 21 años, Isaac Pérez, de 24 años, y Juan Ramos, de 50.

Los hoy fallecidos no estaban amparados por la convención colectiva CAPAC-SUNTRACS, toda vez que la empresa Grupo Corcione, de Nicolás Corcione Pérez Balladares, negocia directamente con un SINDICATO AMARILLO de su propiedad (Sindicato de Trabajadores de las Empresas Corcione y Afiliados) que le fue otorgado bajo la administración de su tío, Ernesto Pérez Balladares, por el Ministerio de Trabajo, en ese entonces dirigido por Reynaldo Rivera, ministro también el 26 de julio de 2007, cuando ocurrieron estos fallecimientos.

A raíz de estas muertes que conmovieron a la opinión pública, el SUNTRACS inició una jornada de lucha por el cumplimiento de las normas de Salud y Seguridad en la Construcción, respeto a la libertad sindical, y contra el sindicalismo amarillo y los esquiroles que promueven empresarios como Nicolás Corcione.

 

Semanario El Venezolano – Edición Internacional, del 04 al 18 de agosto de 2022

 

Panamá

Para desgracia de los panameños, el Gobierno a la deriva de Laurentino Cortizo tiene que seguir gobernando dos años más

Published

on

By

El Gobierno voltea para otro lado, y para desgracia de nosotros, tiene que seguir gobernando dos años más, y aunque conoce los soluciones de fondo, como dijimos antes, no está dispuesto a pagar ese precio.

Por Ing. Helmut De Puy

En una semana movida, políticamente hablando, el Gobierno no logra cumplir con lo prometido. Eso no significa que querramos que se cierren las calles, ni que el presidente regale protagonismo a quienes se aprovechan de las necesidades del pueblo. Solo queremos que cumpla con su compromiso y rompa el círculo vicioso que destruye empresas y puestos de trabajo cuando el país se para.

¿Qué está pasando? Podemos ensayar muchas respuestas. Entre ellas, que si el precio fijo no satisface a los empresarios, muchos de los productos no van a aparecer en las estanterías. Pero, vayamos un poco más allá y analicemos lo anunciado hoy en materia de medicamentos: rebajan 30% los medicamentos y 20% más a los jubilados. Hagamos la matemática: Nexium vale $63.38 aquí y $3.62 en Turquía. En el mejor de los casos, los jubilados pagarán $31.84. ¿Es esa una buena solución? Obviamente no. Los precios de los medicamentos no van a bajar así, y tampoco encontraremos los productos de la canasta básica que no satisfagan las demandas de los empresarios. Punto y aparte.

¿Hay solución? Por supuesto, pero implica adquirir enemigos poderosos y el Gobierno no va a tomar ese camino. Entonces, ¿qué podemos esperar? Si el Gobierno decide subsidiar indefinidamente la canasta básica, el costo lo asumimos todos con los impuestos. Es importante recordar que el Gobierno no es una empresa, es un recolector de impuestos y administrador de los mismos Y cuando no le alcanza, pide préstamos y nos endeuda (más adelante hablaré de eso).

Ahora bien, si las empresas no logran sus objetivos, cierran, y adiós trabajos. Si la gente no genera ni con qué pagar su comida, vuelve a parar el país. En el medio de esto, el poder ejecutivo, ofrece recortar una planilla que jamás debió llegar a estar como está.

El Gobierno voltea para otro lado, y para desgracia de nosotros, tiene que seguir gobernando dos años más, y aunque conoce los soluciones de fondo, como dijimos antes, no está dispuesto a pagar ese precio. Ni qué hablar de los temas que quedaron tapados por esto, como el del mercado del marisco que sigue impulsando el alcalde Fábrega, o saber que aumentan la deuda cada vez más, así como el déficit fiscal; o el descontento con querer llevar al actual administrador de la ASEP a la Corte Suprema, o el problema con los marítimos que siguen sin lograr que el presidente los reciba, o los temas de migración y seguridad que a Nito Cortizo le toca resolver con el nuevo presidente de Colombia.
La economía para crecer está necesitando viagra, pero al parecer, está muy caro, y créanme que si la economía no crece, estamos condenados. Los subsidios y la regulación de precios no son la solución. Usted lo sabe señor presidente. ¿Qué espera para tomar las decisiones que el país necesita?

 

Semanario El Venezolano – Edición Internacional, del 04 al 18 de agosto de 2022

 
Continue Reading

Panamá

Policía investiga diversas hipótesis en torno al móvil del asesinato en La Chorrera del taxista José Javier Martínez “Pirulo”

Published

on

By

La noche del miércoles asesinaron a José Javier Martínez, apodado a ‘Pirulo’ de un tiro en la cabeza.

De acuerdo a las primeras pesquisas de las autoridades judiciales, ‘Pirulo’ recibió la llamada de un hombre que le dijo que le iba a comprar el auto que estaba vendiendo y lo citó al parque de la iglesia San Francisco de Paula de La Chorrera para negociar la venta, informó Miguel Ángel Victoria, El Siglo.

José Javier Martínez “Pirulo”

Una vez que ‘Pirulo’ llegó al lugar fue sorprendido por un desconocido que se le acercó por la espalda y le disparó en la cabeza. Todo ocurrió frente a la mirada de feligreses de la iglesia. La víctima residía en el sector La Milagrosa de La Chorrera y era dueño de un taxi.

Horas antes del crimen había estado jugando fútbol con unos sobrinos y fue allí cuando recibió la llamada.

El crimen se perpetró cerca de las 8:00 de la noche y a la escena llegaron familiares quienes desconsolados se lamentaban por lo sucedido.

«Pirulo por qué, por qué saliste de la casa’. Otros decían: ‘No tenías necesidad de vender el carro».

Tras ser baleado, ‘Pirulo’ quedó tendido en el piso en medio de un charco de sangre entre su taxi y un auto sedan gris.

 

Los investigadores creen que él salió del taxi y lo dejó andando. Luego se sentó en la acera a conversar con el supuesto comprador y otra persona se le acercó sigilosamente por la espalda y le disparó en la nuca y luego lo remató con cuatro balazos más.

Una vez que cumplió con su encargo, el homicida tomó una foto del cadáver de ‘Pirulo’ y rápidamente abandonó la escena.

Las autoridades judiciales investigan el vehículo sedan gris ya que allí pudieron haber llegado los agresores. En el sitio donde ocurrió el crimen hay cámaras de videovigilancia municipal así como de comercios las cuales servirán para esclarecer este hecho de sangre en La Chorrera.

De acuerdo a datos policiales en febrero del año pasado «Pirulo» sobrevivió a un atentado en La Chorrera. En días pasados el taxi de ‘Pirulo’ fue llevado en grúa por la Policía ya que siempre le andaba cambiando el stiker de la numeración de la puerta del taxi. Unas veces lo identificaba como taxi de Arraiján y otras veces como de La Chorrera.

Otro dato que suministró la policía es que el pasado fin de semana, supuestamente, ‘Pirulo’ había amenazado a una menor de edad quien tiene un familiar preso en La Joya.

También ayer circuló un video donde se observa a ‘Pirulo’ en plena calle pateando a un hombre que está tendido en la carretera.

 

Las investigaciones de este hecho han iniciado por parte del Ministerio Público, puesto que las estadísticas con este caso aumentan a 28 fallecimientos por homicidios en la provincia de Panamá Oeste.

Las autoridades judiciales informaron que aún no hay detenidos, a pesar de que la policía ha iniciado operativos en La Chorrera para dar con los responsables de cometer el crimen.

Una fuente policial informó que la víctima pertenecía a la banda ‘Afganistán’ y mantenía rencillas con grupos delincuenciales que operan en puerto Caimito. En el 2020 sufrió un atentado y era familia de uno de los que iniciaron la masacre en la Joya en diciembre de 2019.

Este es el cuarto miembro de esta familia que matan.

De acuerdo a estadísticas de las autoridades van 28 homicidios en Panamá Oeste en 2022

 

Semanario El Venezolano – Edición Internacional, del 04 al 18 de agosto de 2022

 
Continue Reading

Panamá

El privilegio habitacional logrado por el líder del Suntracs Saúl Méndez del que no pueden disfrutar la mayoría de los obreros en Panamá

Published

on

By

La Unidad Administrativa de Bienes Revertidos del Ministerio de Economía y Finanzas de Panamá realizó una subasta el 15 de octubre de 2018 para la venta de una vivienda ubicada en Pedro Miguel, cerca del canal de Panamá, en el corregimiento de Ancón.

Saúl Méndez, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores y Similares (Suntracs), resultó ganador en la subasta, en la que el líder sindical ofreció pagar por la vivienda $57.200.

La escritura fue realizada de manera expedita bajo la administración del entonces presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, el 10 de mayo de 2019, luego de la celebración de elecciones generales en el país y a menos de dos meses de dejar el Gobierno. La propiedad fue adjudicada en el año 2020, según explicó Félix Tijerino en InformaT Panamá.

Sin embargo, el precio de otras casas con condiciones similares en la comunidad de Pedro Miguel, sobrepasa los $185.000.

Mientras el común de los obreros deben aplicar para intentar ser beneficiados con casas del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento territorial (MIVIOT) o recurrir al precarismo, el secretario general del Suntracs, sí tiene la posibilidad de adquirir una vivienda a través de una subasta.

 

Semanario El Venezolano – Edición Internacional, del 04 al 18 de agosto de 2022

 
Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.