Connect with us

Panamá

Las quejas desde 2020 contra Banesco Panamá por mal servicio, cargos ocultos y multitud de irregularidades

Published

on

Para los venezolanos son cada vez menos las opciones que les permiten acceso al sistema financiero internacional y al manejo de divisas. Métodos como Zelle, Paypal y las transferencias de bancos estadounidenses como Bank of America y Wells Fargo o de bancos panameños como Banesco Panamá y Mercantil Panamá, estas dos entidades con orígenes en Venezuela, son formas de pago muy comunes en el comercio venezolano.

Durante años, Banesco ha ofrecido a sus clientes en Venezuela la posibilidad de abrir una cuenta de ahorro o corriente regular en su filial Banesco Panamá, cumpliendo diferentes requisitos y siempre que mantengan un mínimo, que ha pasado a lo largo del tiempo desde $500 a $1000$. Pero ya en julio de 2020, en plena crisis por el COVID-19 y como una mala señal del estado de la institución financiera, el banco les notificaba a sus ahorristas que debían mantener en sus cuentas un mínimo de $3000$ (un aumento del 300% respecto al monto anterior), para evitar cargos mensuales adicionales por el mantenimiento de cuentas. $3000 es una cifra que para el común de panameños o venezolanos con acceso a divisas es como subir una pendiente inclinada, pues un grueso número de cuentahabientes difícilmente pueden mantener ese monto como ahorro. En adelante, las cuentas de ahorro regulares solo podrían realizar mensualmente dos transferencias a otros bancos panameños y dos transferencias internacionales, como máximo, mientras que no hay límite conocido para el número de traspasos o transferencias entre cuentas del mismo banco, informó el 26 de agosto de 2020 Mel Lee en expresa.me.

El 5 de junio pasado Wells Fargo anunció a sus clientes en Venezuela que deshabilitaría su acceso a la plataforma Zelle a partir del 26 de junio. Desde entonces, las cuentas de ahorro simplificadas de Banesco Panamá parecieron ser un nuevo producto ideal para las necesidades financieras de aquellos venezolanos que reciben o realizan pagos en divisas y no poseen cuentas en otros bancos extranjeros. Los beneficios que ofrecen las cuentas de ahorro simplificadas incluyen la obtención de una tarjeta de débito aceptada internacionalmente, la recepción de transferencias de bancos internacionales y de otros bancos panameños y el traspaso de fondos a terceros solo en Banesco Panamá, pues la cuenta no permite realizar transferencias a otros bancos en Panamá. Todo eso y a diferencia de las cuentas regulares, con las limitantes de permitir en las cuentas de ahorro simplificadas un saldo máximo de $5,000.00, un manejo mensual de hasta $2,500.00, tanto en depósitos como en consumos y un mínimo de $250.00 de saldo, para evitar cobros por mantenimiento. Según la publicidad, la cuenta puede ser abierta mediante Internet siguiendo varios pasos que van desde completar algunos formularios con datos personales y enviar fotografías de los documentos de identidad y una selfie de los aspirantes a ahorristas.

Pero tras las cuentas de ahorro simplificadas se ocultan situaciones prácticamente desconocidas para los nuevos clientes de Banesco Panamá, quienes con amargura descubren que la sola apertura de la cuenta es una apuesta costosa y riesgosa, en la que el banco, aplicando la filosofía de los casinos, nunca pierde, amparándose en un contrato de servicio hecho a su medida y que deja en indefensión a los clientes, considerando que es un producto financiero disponible solo para clientes de Banesco en Venezuela, muchos de quienes difícilmente tendrán la posibilidad de realizar reclamos ante las oficinas del banco en Panamá.

El de Berney Romero es uno de muchos ejemplos de cuentas de ahorro simplificadas que luego de su apertura y en un abrir y cerrar de ojos, fueron cerradas sin que mediara plazo o explicación alguna. El 12 de agosto de este 2020 el ahorrista reveló en un hilo de Twitter cómo después de haber abierto una cuenta simplificada de Banesco Panamá y luego que el banco le debitara más de $ 70, que incluyeron cargo por trámite de apertura ($15), cargo por emisión y membresía de una tarjeta de débito clásica Mastercard ($28) y envío vía courier ($25), más, sumado a cada uno de los cobros, el correspondiente Impuesto de Transferencia de Bienes Muebles y Servicios (ITBMS), un impuesto que grava las transferencias de bienes muebles y la prestación de servicios en la República de Panamá; luego de todo eso y de recibir varias transferencias que no superaron el límite de $2,500.00, el ahorrista recibió un e-mail de “Notificación de Cancelación de Cuenta” remitido por Banca Internacional de Banesco Panamá en el que solo le invitaban a escribir a su Oficial de Cuenta. El cuentahabiente había realizado la apertura apenas el 26 de junio y ya el 7 de agosto, en menos de dos meses, su cuenta había sido cerrada, sin posibilidad de recuperar los más de $ 1600 que disponía en saldo, sino solo mediante un cheque que solo podrá retirar en una agencia del banco en Panamá, algo que para muchos venezolanos resulta poco factible pues pasaría por obtener una visa, el trámite o renovación de pasaporte si no lo poseen o se encuentra vencido y costearse un viaje a Panamá.

Pero aunque pudiera suponerse que el de Berney es un caso aislado, las redes están plagadas de quejas de clientes a los que también les fueron cerradas sus cuentas simplificadas en un santiamén. Adicionalmente se han reportado casos de venezolanos a los que les han cerrado cuentas jurídicas inusitadamente y que por el solo hecho de reclamar a oficiales de cumplimiento del banco, también les han cancelado sus cuentas personales.

El cierre de cuentas es un procedimiento en el que el banco hace de acusador y juez y en el que el cliente está sujeto al dictamen del banco, prácticamente sin posibilidad de defensa y/o apelación.

Situaciones como recibir depósitos en efectivo y transferencias desde bancos extranjeros, por pequeños que sean los montos, han sido motivos suficientes para que Banesco Panamá les haya cerrado cuentas a algunos ahorristas venezolanos, por el tema de las operaciones inusuales y sospechosas, convirtiendo sus cuentas en un instrumento financiero riesgoso, pero no para el banco panameño, sino para los clientes que se arriesgan a perder su dinero.

Consultado, un experto en el tema bancario comentó que los bancos en Panamá están sometidos a una reglamentación legal contra el lavado de dinero, que los oficiales de cumplimiento deben acatar. No obstante, señaló que en ocasiones las reglas son aplicadas de una manera muy subjetiva y a discreción de la entidad financiera, sin que priven argumentos lógicos y en algunos casos a capricho de los oficiales de cumplimiento. Asimismo reconoce que los límites de los montos y características que pueden manejar las transacciones de cuentas simplificadas las hace poco prácticas y atractivas en operaciones de blanqueo, por lo que raramente pudieran ser utilizadas para ese propósito.

Envíos impuntuales

Otra de las quejas de los clientes radica en el envío de sus tarjetas de débito mediante Envíos Envex, una empresa poco conocida en el sector de las encomiendas, con oficinas en Panamá y Venezuela, que amén de las restricciones por la pandemia de Covid-19, según atestiguan clientes, puede tardar semanas en entregar los envíos a sus destinatarios en Venezuela. La empresa, aunque lleva por lo menos 3 años sirviendo a Banesco Panamá, ha perdido presencia en las redes, su web muestra secciones en construcción y según reportan clientes del banco, sus números de contacto y sus oficinas se caracterizan por la informalidad.

Irónica coincidencia

El 4 de febrero de 2018 Juan Yagüe se quejaba porque la pizzería Dominos’s se había tardado más de dos horas en entregarle una pizza, por lo que catalogó su servicio de entrega de “inaceptable”. El 12 de agosto del mismo año Yagüe se dirigió en Twitter a Advantage Rent a Car, una compañía estadounidense de renta de automóviles en Orlando – Florida, señalando en inglés… “son probablemente una de las peores empresas a las que he alquilado un automóvil. No solo me cobraron porque no tenían el automóvil que pedí, sino que cuando me subí al automóvil me di cuenta de que no habían limpiado el automóvil y tenía basura y botellas por todas partes”. Mientras que el 11 de julio de 2020 el mismo Yagüe se manifestó indignado contra la empresa de telecomunicaciones panameña Cable Onda, de la que dijo “Engañan a los clientes y no cumplen con el servicio… @AcodecoPma deberían auditar esa empresa y los servicios por los que facturan y los que brindan”, solicitando así a la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia de Panamá (ACODECO) tomar medidas contra la compañía. Serían quejas regulares de otro cliente, sino fuera porque Juan Yagüe funge como vicepresidente de Banca Internacional de Banesco Panamá, el mismo banco con decenas de reclamos por cierre de cuentas y retención de fondos, por ofrecer un servicio deficiente, costoso y al que los clientes exigen a la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) auditar, ante las muchas irregularidades que presentan. En todo caso, ha sido Banca Internacional de Banesco Panamá, la unidad de la que Yagüe es segundo a bordo, la que ha notificado a clientes venezolanos acerca del cierre de sus cuentas.

El banquero venezolano Juan Carlos Escotet es el rostro visible del grupo Banesco, como su fundador, accionista y presidente de Banesco Internacional. En España, donde desarrolla su mayor actividad en la actualidad, Escotet preside el Grupo Internacional Financiero Banesco ABANCA. Desde mediados de 2019 Alfonso Prieto funge como presidente ejecutivo y gerente general de Banesco Panamá, luego de haber asumido las riendas de manos de Carlos Alberto Escotet, hijo de Juan Carlos Escotet. En España Prieto ocupó varios cargos en ABANCA.

Alfonso Prieto

Contra Banesco Panamá abundan muchas otras quejas por mal servicio, cargos ocultos, mala atención en los canales telefónicos, cargos no reconocidos a tarjetas, inobservancia de la moratoria decretada por el Gobierno de Panamá en favor de deudores bancarios y otras irregularidades.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Panamá

Cartas de la exdirectora del Senniaf Mayra Silvera atizan la polémica del caso albergues

Published

on

By

Mayra Inés Silvera, exdirectora de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf), dijo que su carta de renuncia al cargo le fue entregada en la Presidencia de la República de Panamá el miércoles 3 de marzo.

Desde tempranas horas circuló información sobre la dimisión de Silvera sin que ninguna fuente de Gobierno confirmara o desmintiera. Esto se da justo en momentos en el que el Ministerio Público investiga denuncias por casos de maltratos y abusos a menores de edad en albergues supervisados por el Estado, informó Telemetro.

En entrevista que ofreció la tarde del jueves al programa Cuestión de Ley de Radio Panamá, Silvera explicó que el pasado 25 de febrero había presentado su renuncia al cargo pero «no me la reciben y entonces ahí me dicen que me van a apoyar, y bueno, efectivamente sigo laborando».

Silvera destaca en su carta presentada el 25 de febrero que «sin el apoyo requerido, no puedo contra este gran problema que involucra aberraciones contra niñas, niños y adolescentes, y me lleno de impotencia ante el escenario de un cargo recién asumido que encontré sin una auditoría administrativa, operativa y financiera de los albergues, así como de la institución», reiterando que al prometérsele apoyo, decidió continuar en el cargo.

Dijo que ayer fue citada a la Presidencia «y entonces allí es donde me reciben con la carta de renuncia, ya redactada».

Silvera, designada en enero por el presidente Laurentino Cortizo como directora de la Senniaf y ratificada por el Pleno de la Asamblea Nacional el 1 de febrero, expresó «me siento traicionada, humillada y utilizada… yo no voy a asumir la responsabilidad de las acciones culposas o dolosas de quienes me antecedieron».

La abogada denunció que no recibía la información completa sobre lo ocurrido en el caso albergues «yo he estado prácticamente, como quien dice, ciega». Contó que el pasado lunes participó en una reunión de Junta Directiva en la que presentó «hallazgos y propuestas de trabajo», y además solicitó las auditorías correspondientes.

En otra carta dirigida a María Inés Castillo de Sanmartín, ministra de Desarrollo Social, Mayra Inés Silvera, dejó constancia de la situación en la que asumió y dejó su cargo.

Continue Reading

Panamá

Piden a la CIDH medidas cautelares para menores por caso de abusos en albergues de Panamá

Published

on

By

Este jueves se presentó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos una solicitud de medida cautelar a favor de menores víctimas de posibles abusos y maltratos en algunos albergues de la República de Panamá.

El abogado Emanuel Castro indicó que la solicitud para presentó a título personal y preocupado por la situación que vive el país tras las denuncias de supuestos abusos contra niños, niñas y adolescentes, informó Radio Panamá.

«Lo que queremos es lograr que se dicten medidas de protección en favor de las víctimas, en este caso, todos los menores de edad que han sido objeto de violaciones, ya sea por agentes del Estado, de servidores públicos -por acción o por omisión- y así también como de terceros autorizados por el Estado, incluyendo a los administradores de estos albergues y los empleados que trabajan en los mismos», puntualizó Castro en Radio Panamá.

La solicitud fue presentada vía correo electrónico, dada la situación de pandemia. Con esta acción ante la CIDH el Estado debe acatar las recomendaciones que se emitan. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos debe realizar una investigación a fin de garantizar la protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, agregó el abogado.

Al tratarse de un tema relacionado con menores, la Comisión debe actuar de manera urgente con el propósito de garantizar que la violación de la que pudieran ser víctimas sea detenida.

Sergio Rivera con la nota

Continue Reading

Panamá

Patrick Vollert y otros influencers panameños pierden su “esplendor” engañando a sus seguidores

Published

on

By

Por Maite González

Dentro y fuera de Panamá abundan influencers que, puede decirse, se dedican como negocio a vender ilusiones y un privilegiado mundo de lujo y éxitos inexistentes, pero que realmente son mera fábula «compradas» por sus seguidores, muchos de los cuales sueñan ser como ellos.

En lo deportivo, los narradores Julio Shebelut y Roberto «Datitos» Rivera se han unido a esa ola de los llamados influencias que gracias a las redes sociales han aparecido tanto en Panamá, como en otros lugares del mundo, en los últimos tiempos, una ola a la que también se ha unido el actor Patrick Vollert.

 

Panamá es uno de los países del continente americano donde hay un alto número de personas ejerciendo la actividad periodística o que se autodenominan periodistas, sin estar facultados en periodismo por alguna universidad.

El simple hecho de haber trabajado durante años en redacciones de periódicos o en otros medios de comunicación, ha llevado a algunos a hacerse llamar periodistas o considerarse profesionales del periodismo.

Antes de ser actor e influencer, Patrick Vollert tuvo meritorios inicios como futbolista. Su padre fue agente y representante, especialmente de jugadores que no contaban con la licencia que entonces exigía la Federación Internacional de Fútbol Asociado​ ​(FIFA), teniendo en ese terreno una efectiva gestión.

El padre de Vollert constituyó y levantó una bonita familia, impulsando los inicios de su hijo en el fútbol. El actor jugó en su juventud en el Alianza Fútbol Club, uno de los equipos de la primera división de Panamá con menos brillo. Tuvo también una buena relación con la Federación Panameña de Fútbol, presidida entonces por Pedro Chaluja, uno de los directivos más deshonestos que ha pasado por la FEPAFUT. Vollert tuvo también importantes contactos con la FIFA a nivel internacional, con los medios de comunicación y en lo político con el igualmente deshonesto Gobierno del expresidente Ricardo Martinelli.

Pero Patrick Vollert no está mostrando la verdadera realidad a sus fanáticos. Hace poco anunció con unas fotografías en su cuenta en Instagram, gráficas que luego borró, su arribo a la ciudad española de Barcelona. Pero olvidó decirle a aquellos que lo siguen en las redes sociales y que envidian su vida, que él ya había vivido en esa ciudad con una exnovia, mucho antes de regresar a Panamá.

El actor suele comentar poco del origen colombiano de sus padres y de su nacionalidad colombiana, prefiriendo destacar siempre que nació en Hamburgo, Alemania.

Más que como futbolista, el actor se dio a conocer y saltó a la fama en Calle 7, exitoso programa del Telemetro, canal 13 de Panamá, que le sirvió también como trampolín para ser modelo e intentar superar los estereotipos, por su no muy alta estatura y sencilla contextura, distinta a aquello que habitualmente se ve en modelos europeos.

La comedia romántica panameña Donaire y Esplendor (2017) fue la que le valió el título de actor. Allí compartió escena con Gaby Garrido, su actual pareja, panameña que se dio a conocer por haber ganado un reality show hace unos años en Colombia, quien hacía de Donaire, mientras que Vollert interpretaba el papel de Esplendor.

Gaby cambió su atractivo look de morena por uno de rubia peliteñida que quizás no le sienta tan bien, al más puro estilo Shakira-Piqué.

Patrick ahora intenta abrirse paso como pionero de la diáspora de jóvenes que han dejado de conseguir oportunidades en Panamá y ha tenido que emigrar a otros países. El actor da prácticamente a entender que se ha visto forzado a irse a España, a una ciudad para él casi desconocida, cuando realmente estuvo antes allí viviendo con su entonces pareja.

Aparentemente desde el Barrio Gótico de Barcelona, continuaría respondiendo a los fanáticos que envidian y suelen preguntarle por sus zapatillas y por la ropa que lleva puesta. Algunos de sus seguidores hasta, con esmero, le ofrecen el apoyo de familiares en la ciudad española, donde anteriormente Vollert vivía.

El actor, al parecer, ya había planeado con mucha anticipación su mudanza a España, donde había comprado una motocicleta y preparado el alquiler de un apartamento. Sin embargo, ha preferido mostrar otra realidad a sus seguidores y patrocinantes en Panamá y Colombia.

Habría que preguntarle tanto a Vollert como a muchos otros influencers si pagan impuestos en los países en dónde venden publicidad, pues en muchos casos, los influencers parecen estar engañando a sus fanáticos, pero también evadiendo impuestos. La misma pregunta habría que hacerle a Julio Shebelut y Roberto «Datitos» Rivera, para saber cómo y en donde declaran sus impuestos por la venta de publicidad.

Patrick Vollert es meritorio por su esfuerzo, pero la falsa ilusión creada a sus fanáticos, como hacen otros vendedores de sueños, sí que es algo que no se puede aplaudir.

Muchos influencer en Europa están hoy en tela de juicio por sus engaños, acusados de vivir a costa de la publicidad engañosa que venden y señalados de presionar a patrocinantes para disfrutar de privilegios, como restaurantes, vestimenta de marca, hoteles de lujo y una vida de magnates que de otra manera no pudieran tener.

Patrick, su hermano y su pareja no parecen haber sido completamente honestos con su público y sus patrocinantes, manteniéndolos bajo engaño, sin decirles cuáles eran sus verdaderos planes, que consistieron en salir de Panamá, haciendo escala en Bogotá, para luego viajar a Europa, como muy anticipadamente ya lo tenían previsto. Posiblemente intentaron así seguir conservando a los patrocinantes que todavía anuncian con ellos en Panamá, patrocinios por los que no se conoce bien si pagan impuestos.

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.