Connect with us

Panamá

La interesante historia de la Casa del Marqués de Valdehoyos desde donde el presidente Iván Duque habló de las relaciones entre Colombia y Panamá

Published

on

El presidente colombiano Iván Duque dijo que ante lo que se vislumbraba como la peor crisis humanitaria y migratoria en Latinoamérica, era necesario el establecimiento de una política de protección para miles de familias que cruzan la frontera huyendo de la grave situación que se vive en Venezuela.

El mandatario dijo que el pueblo colombiano ha sido solidario con los migrantes venezolanos y sus familias.

«Sabemos que esto tiene costos, riesgos y retos grandes pero en estos momentos no podemos ser indiferentes ante una gran afectación que ha dejado la dictadura en Venezuela», puntualizó Duque.

En entrevista concedida a Radio Panamá desde la Casa del Marqués de Valdehoyos en la ciudad de Cartagena de Indias, el presidente Iván Duque destacó que la frontera entre Colombia y Venezuela es sumamente extensa y tiene sus complejidades.

Sin embargo, Radio Panamá poco reseñó la interesante historia de la Casa del Marqués de Valdehoyos, que aquí presentamos.

Casa del Marqués de Valdehoyos

Desde abril de 2015, la Cancillería colombiana dispone de uno de los más importantes inmuebles del período colonial, para alojar a los huéspedes ilustres que visiten a Cartagena de Indias. El presidente Juan Manuel Santos y la Canciller María Ángela Holguín hicieron realidad este propósito.

Sobre la participación de Colombia en la industria marítima y portuaria,  el presidente Iván Duque resaltó que la expansión del Canal de Panamá les ha obligado a tomar acciones para adecuar sus infraestructuras.

 

Se trata de la Casa del Marqués de Valdehoyos, una bella mansión situada en la calle de la Factoría en el norte del centro histórico, sector donde residía la clase dirigente y los comerciantes acaudalados de la ciudad colonial. La casa fue construida hacia 1765, por el Marqués que le dio su nombre y la dotó no sólo de las comodidades propias de una vivienda señorial, sino también de los requerimientos de una casa de comercio.

Los Marqueses

Con la herencia de su madre y el producto de grandes concesiones comerciales y numerosas haciendas en los alrededores de Valledupar y Mompox, Josefa Tomasa asumió con habilidad los negocios relacionados con el comercio de importación de harinas y esclavos, privilegio que le fue concedido al Marqués por la corona española, que a la muerte de este le fue transferido a ella. Usaría la casa de la calle de la Factoría como sede de su actividad comercial y vivienda. A su lado, en una casa baja posteriormente demolida en tiempos de don Pedro Maciá Domenech, ahora reconstruida parcialmente por la Cancillería para instalar la cocina, funcionó la factoría de harina de Castilla. Aparte de las casas alta y baja, el Marqués poseía en la misma calle, dos casas altas más, vecinas a la casa solariega.

La casa del Marqués de Valdehoyos hacía parte del mayorazgo del mismo nombre que se fundó en 1750 alrededor del título nobiliario de su propietario, al igual que otras 26 casas en Cartagena. El mayorazgo consistía en un régimen especial de propiedad y sucesión hereditaria, en el que los bienes incluidos en él no podían ser gravados ni enajenados. Se transfería a la muerte de su poseedor a su primogénito o a otra persona determinada en la fundación.

La sucesión

Hijo de los Marqueses, don Gregorio de Hoyos y Fernández de Miranda, segundo Marqués de Valdehoyos, fue como su padre Caballero de la Orden de Calatrava y, además, Teniente Coronel del Regimiento de Caballería de Algarbe. Nacido en Cartagena fue criado en La Habana, donde se habían establecido y murieron sus progenitores a fines del Siglo XVIII. A Cartagena volvió después de la muerte de su padre, haciéndose cargo del mayorazgo que le fue transferido, en el cual se encontraban las casas ya mencionadas además de extensas haciendas en la región de Valledupar. Fue amigo del Virrey Antonio Amar y Borbón quien lo nombró alcalde de Valledupar en 1806, donde cometió numerosas tropelías que fueron causa de un levantamiento popular. Posteriormente, el Virrey Fernando Abascal del Perú lo nombró en 1813 Gobernador de La Paz, donde murió a manos de sus súbditos amotinados el 28 de agosto de 1814.

Desaparecido el segundo Marqués y aunque tuvo otros hijos, el mayorazgo pasó a su hija María de los Dolores de Hoyos y su esposo Pedro Ramírez de Virues, terceros Marqueses. En la década de 1830 aparece ya transferido a don Martín Ramírez de Hoyos, cuarto Marqués, quien al igual que sus padres vivía en España y vino a Colombia por aquellos años a reclamar los bienes del mayorazgo que habían sido incautados por el gobierno republicano. En 1839 los bienes del mayorazgo eran 26 casas en Cartagena, valoradas en $266.250. En 1825 la casa del Marqués de Valdehoyos le fue adjudicada al general Mariano Montilla por la Comisión Principal de Repartimiento de Bienes Nacionales, en pago por sus sueldos como militar en la guerra de la independencia por la suma de $32.523.00.

En ella tuvo Montilla -quien era a la sazón comandante de la plaza de Cartagena- el privilegio de hospedar por pocos días al Libertador, cuando llegó enfermo y decepcionado a esta ciudad en mayo de 1830, a pocos días de su fallecimiento en Santa Marta. Disuelta la Gran Colombia regresa Montilla a Venezuela en 1835 y la casa es adquirida ese mismo año, luego de un sonado pleito, por el catalán don Pedro Maciá Domenech, apoderado de la familia Valdehoyos en Cartagena, quien la habitó hasta su muerte. Una hija suya, Josefa Maciá Macaya, contrajo matrimonio con Antonio Teodoro Tono. Los descendientes de esta unión ocuparon la casa por cuatro generaciones.

Muchos personajes importantes tuvieron relación con esta casa. Entre ellos podemos mencionar al almirante Rafael Tono Llopis, héroe de la batalla del lago de Maracaibo, padre de Antonio Teodoro Tono; Daniel Lemaitre Tono, conocido escritor, músico, industrial y alcalde de Cartagena, nieto de Antonio Teodoro; Luis Carlos “El Tuerto” López, famoso poeta, autor del famoso soneto “A mi ciudad nativa”, casado en 1881 con Aura Marina Cowan, nieta de Antonio Teodoro.

En 1969, Marina López de Ramírez y Regina Escobar de Perdomo descendientes de Teresa Maciá y Antonio Cowan, propietarias del inmueble, lo vendieron a la Corporación Nacional de Turismo, gerenciada entonces por Raúl Eduardo Arbeláez. A este lo sucede el cartagenero Nicolás del Castillo Mathieu, quien emprendió la restauración de la casa con proyecto y dirección de Roberto de la Vega Visbal. En 1998, cuando se suprimió la Corporación Nacional de Turismo y se ordenó su liquidación, la casa del Marqués de Valdehoyos fue transferida al otrora Ministerio de Desarrollo Económico que la traspasó, en el año 2000, al Ministerio de Relaciones Exteriores, su actual propietario, para ser la sede alterna de la Cancillería en cumplimiento de la ley de la República de 1963 impulsada por el entonces  senador cartagenero Eduardo Lemaitre Román.

La casa original

La casa colonial cartagenera es una creación única que se desarrolló en los estrechos solares del trazado urbano de la ciudad. Su esquema es similar al de las casas del sur de España, herederas de las tradiciones del Mediterráneo -con marcada influencia árabe- que gira alrededor del patio central, donde la vida familiar cobra una particular intimidad aislada del mundo exterior. Su originalidad es producto del clima tropical, de los materiales y de las técnicas de construcción disponibles en la región.

La de Valdehoyos es de las llamadas casas altas con entresuelo, la tipología más importante de la arquitectura doméstica cartagenera. Tiene patio central, traspatio y huerta. La fachada es sencilla, como todas las de la ciudad en el período colonial, con rejas de balaústres de madera en las ventanas de los locales de la planta baja y en los entresuelos. Un amplio balcón de madera prolonga la sala sobre la calle. La portada es de piedra, característica de las casas principales de la ciudad. Se ingresa a través de un espacioso zaguán, muy alto, con techos sobre vigas de madera. A ambos lados se sitúan sendos escaños de piedra donde esperaban los menesterosos la limosna, lo que explica la existencia de la otra puerta entre el zaguán y el vestíbulo. Hay quienes dicen que esos escaños se utilizaban para montarse a los caballos, dadas las gradas que tienen en sus extremos. El zaguán es atravesado por un puente con balaustrada de madera que comunica los entresuelos de ambos lados de la casa

Del zaguán se pasa al vestíbulo en cuyo lado derecho está la escalera. A continuación se llega al patio, cuyos extremos este y oeste están claustrados con arcos de medio punto peraltados, muy propios de la arquitectura cartagenera de la época. Por uno de los lados del patio vuelan las balconadas del entresuelo y del piso superior. El lado norte está cerrado por un muro que no supera la altura de la planta baja, permitiendo que las brisas refresquen la casa. Debajo del patio hay un aljibe subterráneo cubierto con dos bóvedas de cañón para almacenar el agua lluvia para el uso doméstico. Pasado el patio se llega a las crujías donde tuvieron sus habitaciones los sirvientes y esclavos de la casa, y a un traspatio que comunica con la huerta.

En el frente de la planta baja y en los entresuelos estaban los almacenes y las oficinas. Estos espacios constituían la “factoría” que le dio el nombre a la calle, pues en el siglo XVIII, factoría era un establecimiento comercial. Los fardos de harina eran izados hasta los almacenes secos y ventilados que ocupaban los entresuelos. Hoy se encuentran ahí parte de las habitaciones con que ha sido acondicionada la casa para su nuevo destino de alojamiento.

La Casa del Marqués de Valdehoyos, además de tener su propia historia interesante, ha sido fuente de inspiración para varios relatos de ficción, algunos de ellos contenidos en las novelas ‘El amor en los tiempos del cólera’ y ‘Del amor y otros demonios’ de Gabriel García Márquez, y ‘La tejedora de coronas’ y ‘Cuando besan las sombras’ de Germán Espinosa. Algunas escenas de las versiones cinematográficas de las de García Márquez, fueron rodadas en esta casa. El genial poeta Luis Carlos López y Daniel Lemaitre Tono, con estrechos vínculos familiares con los herederos de la casa, también se refirieron a ella y sus habitantes. Se dice que en las noches deambula por la casa el fantasma de una bella dama de cabellera larga y vestido blanco vaporoso.

El nuevo destino

El inmueble ha sido acondicionado por la Cancillería para hospedar invitados especiales. Consta de diez confortables habitaciones distribuidas en los entresuelos y el piso principal; el gran salón, acondicionado para conciertos; biblioteca, salas de estar y el restaurante ubicado en la antigua caballeriza al fondo de la hermosa huerta sombreada por árboles tropicales, ornada con esbeltas palmeras.

En el patio posterior o traspatio se encuentra la piscina con bar y terrazas. Cuenta también con una azotea en una tercera planta y el mirador que la corona, desde el cual se puede divisar una hermosa vista sobre el mar Caribe para evocar los afanes del Marqués, que no cesaban hasta avizorar en lontananza los galeones que le traían su propia mercancía.

En imágenes: Canciller Holguín y el Presidente Santos hicieron la reapertura de la Casa del Marqués de Valdehoyos

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Panamá

Los orígenes del caso que llevó a la liquidación del AllBank en Panamá

Published

on

By

El nuevo fraude bancario que golpea a Panamá tiene sus orígenes en octubre de 2011 cuando el banquero venezolano Víctor Vargas Irausquín estableció su propio banco en la nación centroamericana con el que completó una estructura financiera que hoy es señalada de fraudulenta.

Entidades del grupo rotaban el mismo dinero para respaldar las reservas y depósitos, burlando los sistemas de supervisión de cinco países, entre ellos el panameño.

En el 2019 estalló el escándalo por el nuevo fraude bancario, dando inicio a un proceso de liquidación forzada por insolvencia donde hay más de 182 millones en activos en riesgos, de los cuales 175 millones de dólares son depósitos de clientes o cuentahabientes.

En Panamá, Vargas Irausquín abrió operaciones bajo el nombre de AllBank y la casa de valores Plus Capital Market. Incluso el banco compró los derechos de un edificio para llamarlo Torre AllBank para dar prestigio a sus operaciones como los grandes jugadores de este mercado.

Todas las operaciones del grupo de Vargas Irausquin se coordinaban para jugar con las reservas, tal como se desprende de un reporte de intervención de la Superintendencia de Bancos de Panamá.

El diario Panamá América explicó que parte de los activos líquidos que respaldaban la operación de Panamá estaban en el Banco Orinoco de Curazao, el primero en ser intervenido y declarado en quiebra.

La otra parte de la estructura del banquero venezolano estaba en Antigua & Barbuda con el Boi Bank, República Dominicana con el Banco América (bajo intervención) y el Banco Occidental de Descuento en Venezuela (también bajo intervención).

En Panamá, de los 175 millones de dólares, 100.7 millones de dólares son de particulares que tenían 38.1 millones de dólares en depósitos a la vista y 51.7 millones de dólares en plazos fijos.

El 9 de septiembre de 2019, la Superintendencia de Bancos de Panamá tomó el control operativo y administrativo del AllBank Corp., afirmando que la operación ponía en riesgo la seguridad de las acreencias confinadas por los clientes en el banco.

El principal riesgo que identificó la Superintendencia de Bancos era que la cuarta parte de los activos líquidos y los servicios de custodia de una tercera parte de las inversiones en valores de AllBank estaban el Banco Orinoco de Curazao, el cual estaba intervenido desde septiembre de 2019. Ya estaba claro el nuevo fraude bancario de Vargas.

La Superintendencia de Bancos de Panamá también encontró que el AllBank refleja una fuerte debilidad de la salud de la cartera de préstamos, lo que sumado a una frágil gestión de Gobierno Corporativo, establecen un modelo de gestión que se torna inviable.

El 8 de noviembre de 2019, la Superintendencia de Bancos de Panamá ordenó la liquidación forzosa de AllBank debido a que la situación financiera, operacional y de gobierno corporativo del banco no procedía reorganizarlo o intentar su venta a otro banco.

El liquidador designado para AllBank fue Rafael Moscarella Valladares quien en su informe de intervención había determinado la insostenibilidad del banco como un negocio en marcha.

Moscarella Valladares alegaba la incertidumbre sobre la disponibilidad de sus activos, abriendo una duda razonable sobre la solvencia y liquidez del banco.

Durante el proceso de corrección, «AllBank no logró proponer soluciones a corto plazo, sino reiteradas evasivas y plazos, y condiciones inviables que le permitirían seguir con su riesgoso actuar, incluyendo las evasivas de los bancos del Grupo».

Otro elemento que obligó a la Superintendencia a forzar esta liquidación, es que desde octubre de 2018 se presentaban reportes de recurrentes reclamaciones de ciertos clientes de AllBank.

Las denuncias eran por renovaciones de plazos fijos no autorizados, por restructuraciones de términos y condiciones de manera unilateral, por no concesión de financiamientos con garantías de depósitos del mismo banco, pero sobre todo por instrucciones no atendidas de clientes, sobre transferencias de fondos depositados en el banco.

«Este hecho sugiere una inadecuada gestión de liquidez por parte de AllBank», advirtió el liquidador.

También se identificaron órdenes de pago desatendidas por importes significativos lo cual constituye un grave indicio de iliquidez.

La liquidación del AllBank ahora conduce a importantes bienes de lujos que Vargas Irausquin posee, entre ellas una mansión en la reconocida zona de playa La Romana en República Dominicana, entre otras excentricidades que conducen a la realeza española, según Primer Informe.

Según Carlos Tablante, quien fuera ministro del expresidente Rafael Caldera, Vargas Irausquín es “el banquero rojo” que operó en la compra de la Cadena Capriles para ponerla al servicio del chavismo.

También lo responsabiliza de haber escondido la fortuna de Alejandro Andrade, ex guardaespaldas de Hugo Chávez, hoy preso en Estados Unidos.

Asimismo, estuvo involucrado en los llamados Bonos del Sur con los que Hugo Chávez financió el Gobierno de los Kirchner en Argentina.

Continue Reading

Panamá

Las evidencias halladas por la fiscalía panameña para pedir el llamamiento a juicio de 50 implicados en el caso Odebrecht

Published

on

By

La fiscalía anticorrupción solicitó el llamamiento a juicio de 50 personas por presunto blanqueo de capitales relacionado con el caso Odebrecht en Panamá.

La fiscalía anticorrupción de Panamá argumenta su acusación a la entrega de sobornos por más de 100 millones de dólares por parte de la constructora brasileña para la concesión y pago de obras en el país centroamericano.

También pidió juicio para una persona jurídica o institución y el sobreseimiento para otras 29 personas, al remitir finalmente el voluminoso expediente de la investigación iniciada hace más de cuatro años a las instancias judiciales.

Según un comunicado del Ministerio Público en la investigación se pudo establecer que la caja no contabilizada de Odebrecht con su compleja estructura, usó la banca nacional e internacional en Panamá para transferir dinero ilícito a servidores públicos y sus familiares.

El dinero transferido que asciende a 100 millones de dólares, “impactaban directamente en la concesión y pago de obras que desarrollaba el conglomerado en nuestro país”, reza el comunicado publicado el lunes, según información de AP.

La fiscalía anticorrupción señaló que para ello los imputados utilizaron sociedades anónimas panameñas y extranjeras, testaferros o interpuestas personas, seguros, contratos ficticios y financiamiento de campañas políticas.

El comunicado del Ministerio Público no da nombres de los llamados a juicio, y algunos críticos exigieron que se revelaran las identidades de los imputados.

El Ministerio Público señaló que a lo largo de la investigación sobre el caso Odebrecht en Panamá se recuperó para el Estado 49,5 millones de dólares, de los cuales 37,8 millones corresponden a los adelantos efectuados por Odebrecht como parte de una multa acordada por 220 millones.

Agregó que otros 36,6 millones fueron aprehendidos y que incluyen bienes y dineros de los imputados.

Indicó que durante el curso de la investigación también se celebraron ocho acuerdos de colaboración eficaz y 11 acuerdos de pena con sentencia condenatoria.

Odebrecht admitió a finales de diciembre del 2016 haber pagado casi 800 millones de dólares en sobornos en 12 países de Latinoamérica y África para acceder a más de un centenar de obras multimillonarias, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

En el caso de Panamá, la gigante brasileña pagó sobornos por más de 100 millones incluido el periodo de 2009-2014 en que gobernó Ricardo Martinelli, según las investigaciones.

También habría realizado aportes a campañas electorales, como al partido del entonces candidato a vicepresidente Juan Carlos Varela en los comicios de 2009, por lo cual el exmandatario (2014-2019) está enfrentando actualmente un proceso.

Dos hijos del expresidente Martinelli fueron implicados en el caso Odebrecht, aunque ellos rechazan los señalamientos.

Odebrecht, que llegó al país durante el gobierno Martín Torrijos (2004-2009).

La empresa se convirtió en la mayor contratista del Estado y formó parte del consorcio que construyó las líneas 1 y 2 del Metro de Panamá, puestas en funcionamiento al final de la administración de Martinelli (2014) y de Varela (2019), respectivamente.

Continue Reading

Panamá

Cronista evoca la vida y obra del exdictador panameño Omar Torrijos

Published

on

By

David y Goliat en el canal de Panamá

Por Rafael Fraguas
El País

De los numerosos géneros del periodismo, el que más se aproxima a la literatura es, sin duda, el de la crónica. Así lo demuestra su base narrativa que, unida a su despliegue descriptivo, redondea con colores, olores y sabores aquello que secuencialmente relata, ceñida a una actualidad apremiante o pretérita, pero nunca distante. La mirada que la crónica proyecta sobre los hechos incorpora un dinamismo propio que, en manos de los maestros, genera una sensación de totalidad que traslada de un tirón a quien la lee hasta el origen mismo de los hechos tratados. Ningún otro género periodístico procura tal vitalidad.

El cronista es, en este caso, Zoilo Gutiérrez Martínez de la Vega, periodista asturiano cuya veteranía, adquirida en Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador y Paraguay, se cinceló durante cinco décadas también sobre tierras centroamericanas: allí fue destinado como redactor y delegado luego de la agencia española de noticias EFE, una de las diez grandes agencias informativas mundiales. Sobre el terreno, Zoilo Gutiérrez acuñó una experiencia irrepetible que, ahora, ofrece al lector en un libro de los que imprimen carácter: Las guerras del general Omar Torrijos, que lleva por subtítulo La reconquista del Canal de Panamá.

Dictador nacional-progresista panameño “convicto, confeso y converso”, como a sí mismo se reconocía, Torrijos descendía del general y político liberal español fusilado en 1831 en la playa de Málaga por la reacción absolutista de Fernando VII.E l futuro líder panameño había nacido en Santiago de Veraguas, agro de Panamá, en febrero de 1929, octavo de una familia con 12 hijos, compuesta por los maestros José María Torrijos y Joaquina Herrera. Infancia y adolescencia entre estrecheces, Omar, accede a una beca para la Guardia Nacional. Asciende velozmente. Casa con Raquel Pauzner, con la que tuvo dos hijos y una hija. La represión dirigida por él contra una manifestación estudiantil le deja una honda huella. Transformará la Guardia Nacional de represora en fuerza pacificadora. A finales de los años 60, ya como líder de su país, será mentor, autor y campeón de una de las mayores gestas políticas –con armas diplomáticas- de la historia contemporánea del hemisferio americano: la de recobrar para su país el canal transoceánico de Panamá, en manos estadounidenses desde 1904.

Puede leer el texto completo en El País

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.