Connect with us

Panamá

La criminalidad en Panamá vista por Insight Crime

Published

on

La ubicación de Panamá como punto de enlace entre Centro y Sur América ha hecho de este país un punto de tránsito fundamental para actividades ilícitas, además de refugio y zona de negociaciones para organizaciones criminales. Su economía favorable y el boom del contrabando en la Zona Libre de Colón (CFZ) han atraído durante mucho tiempo a lavadores internacionales de dinero, según Insight Crime.

El débil sistema judicial del país y los altos índices de corrupción han permitido avances de redes transnacionales, incluyendo grupos guerrilleros colombianos y carteles mexicanos.

Las pandillas locales en Panamá muchas veces colaboran con organizaciones narcotraficantes de mayor tamaño, y con el aumento del paso de narcóticos por el país en años recientes, también han crecido los crímenes violentos.

Geografía

Panamá se encuentra en el extremo sur del istmo centroamericano, limitando al este con Colombia, al oeste con Costa Rica, al sur con el océano Pacífico y al norte con el mar Caribe. Llamada en ocasiones “la boca del embudo”, ha sido por largo tiempo un punto de ingreso para drogas que van de Suramérica a México y Estados Unidos. Una densa franja de selva a lo largo de la frontera con Colombia, conocida como el Tapón del Darién facilita el tráfico de armas, narcóticos y personas.

Desde 1914, el canal de Panamá ha sido un puente entre los hemisferios esta y oeste, y por mucho tiempo se ha usado para el contrabando de todo tipo de mercancías ilegales. El país también tiene numerosas islas poco vigiladas, útiles para los traficantes.

Historia

La participación de Panamá en el tráfico de drogas se inició a comienzos del siglo xx, con el tráfico de opio de Asia a Europa a través del canal de Panamá, el cual sigue siendo una pasarela global para el transporte de productos legales e ilegales.

En las décadas de 1960 y 1970, se cultivaba cannabis en Panamá, pero el creciente negocio de la cocaína pronto reemplazó el negocio de la marihuana.

A medida que los grupos suramericanos que traficaban cocaína a Estados Unidos comenzaron a dejar las rutas por el Caribe, muy usadas durante los 1980, la frontera compartida entre Panamá y el productor de cocaína Colombia hizo del primero un punto de tránsito natural para los estupefacientes en dirección al norte.

Durante la década de 1980, Panamás se convirtió en uno de los ejemplos más emblemático de un “narcoestado” en la historia latinoamericana bajo el liderazgo del dictador militar general Manuel Noriega, quien estableció relaciones con el cartel de Medellín en Colombia y con traficantes centroamericanos.

Noriega se convirtió en el gobernante de facto de Panamá en 1983 y mantuvo una estrecha relación con Estados Unidos, colaborando por décadas con la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), pese a su implicación en el tráfico de drogas ilegales y en el lavado de dinero.

Tras llegar a un acuerdo con el capo colombiano Pablo Escobar, del incipiente cartel de Medellín en 1982, Noriega comenzó a cobrar a los traficantes colombianos US $100.000 por carga para ingresar cocaína por vía aérea a Panamá. A lo largo de los años ochenta, los colombianos también usarían a Panamá como refugio, base para el procesamiento de cocaína y como centro bancario y de lavado de dinero, lo que impuso la tendencia para las décadas siguientes.

El ostentoso estilo de vida de Noriega con fiestas animadas con drogas y suntuosas mansiones fue truncado abruptamente en 1989, cuando el ejército estadounidense invadió Panamá y arrestó al líder. Estados Unidos acusó al general del lavado de millones de dólares, contrabando de marihuana y colaboración con el cartel de Medellín. Las tensiones políticas en aumento, más que las preocupaciones por la participación de Noriega en actividades ilegales, fueron la motivación más para la invasión estadounidense y la captura del militar en el operativo. Tres años después, un juzgado estadounidense sentenció a Noriega a 40 años de cárcel. Posteriormente, fue extraditado a Francia para enfrentar un juicio por cargos de lavado de dinero, y después de su condena regresó a Panamá, donde también fue condenado por abusos contra los derechos humanos.

Luego de la invasión estadounidense, Panamá abolió su ejército en 1990, y traslado las responsabilidades de protección de la ciudadanía a organismos civiles de seguridad dirigidos por el Ministerio de Seguridad Pública. El nuevo cuerpo tuvo problemas en los años siguientes por falta de capacidad y experiencia, lo que permitió que variados tipos de grupos del crimen organizado consolidaran su poder.

Por ejemplo, las primeras pandillas de Panamá aparecieron a finales de la década de 1980, pero el final de la era Noriega, la desbandada del ejército y los altos índices de pobreza en la década de 1990 abrieron el espacio para el crecimiento de estos grupos. La tendencia se mantuvo en los años 2000; entre 2005 y 2010, datos oficiales mostraron que se triplicó el número de pandillas que operaba en el país —un fenónemo que los expertos atribuyeron a una falta de coherencia en las políticas de seguridad.

En la década de 2010, el gobierno ha intentado varias estrategias para abordar el problema de las pandillas, ninguna de las cuales ha resultado ser especialmente exitosa. Durante su toma de posesión en julio de 2014, el presidente Juan Carlos Varela anunció una amnistía para pandilleros que accedieran a desarmarse. Ese programa se extendió a los siguientes meses para incluir formación para el trabajo para los pandilleros desmovilizados, pero los resultados fueron variados. En 2016, las autoridades lanzaron una ofensiva antipandillas contra una banda importante, y desestabilizó las operaciones de otra pandilla involucrada en el tráfico internacional de cocaína. Las medidas parecían anunciar un cambio hacia políticas más represivas en términos generales contra las pandillas.

De manera similar, grupos narcotraficantes internacionales aprovecharon su presencia en Panamá para expandir sus operaciones tras la caída de Noriega. Un informe del gobierno estadounidense publicado en 1991, dos años después de la invasión, indicaba que el narcotráfico en el país iba en aumento. En 1999, una década después de la captura de Noriega, el Departamento de Estado estadounidense aún describía a Panamá como “un punto importante de trasbordo para las drogas ilícitas que se contrabandean desde Colombia”. Para 2016, el país decomisaba volúmenes récord de narcóticos, lo que se debía en parte a un boom de producción de cocaína en Colombia.

El estilo de gobiernos de Noriega, plagado de manejos turbios, dejó un legado de corrupción que ha fomentado una de las principales industrias criminales en Panamá: el lavado de dinero.

Históricamente, Panamá ha sido un centro para el lavado de dinero internacional, debido a su amplio sector bancario, la economía dolarizada y de rápido crecimiento y la presencia de la Zona Libre de Colón (ZLC), una zona de libre comercio creada en 1948 que es hoy en día una de las más grandes del mundo. Las estrictas leyes de secreto bancario combinadas con un sistema judicial laxo y las más de las veces corrupto son factores adicionales que favorecen las actividades de lavado de dinero.

El rol central de Panamá en el lavado internacional de dinero quedó en evidencia en 2016 con la publicación de los llamados “Panama Papers”, documentos que mostraban cómo la firma de abogados panameña Mossack Fonseca ayudaba a establecer cuentas offshore y empresas de papel para miles de clientes de la élite en todo el mundo, incluyendo la “reina” de la droga guatemalteca y un capo salvadoreño.

También en 2016, Estados Unidos incluyó en una lista negra a varios miembros de una de las familias más acaudaladas y poderosas del país, los Waked, por denuncias de lavado de dinero. En 2017, Nidal Waked Hatum, quien había sido designado “uno de los lavadores de dinero y facilitadores criminales más grandes del mundo” por la Administración para el Control de Drogas (DEA) estadounidense, se declaró culpable de participar en una conspiración para el lavado de dinero.

La debilidad de las instituciones judicial y de orden público han permitido que se perpetúe la corrupción en Panamá, lo que a su vez ha facilitado no solo el lavado de dinero, sino también el narcotráfico y otras actividades criminales.

A comienzos de 2010, cables filtrados del servicio diplomático estadounidense revelaron sospechas de que había políticos panameños implicados en el negocio de la droga. Estos temores persistieron a lo largo de toda la década; a finales de 2017, por ejemplo, las autoridades desbarataron una presunta red de narcotráfico internacional que tendría nexos con un alcalde local. También a finales de 2017, un narcotraficante colombiano afirmó a una agencia informativa local que las autoridades panameñas revendían los cargamentos de drogas incautados.

Los malos manejos entre la élite siguen siendo un problema de peso, como lo ilustra el caso del expresidente Ricardo Martinelli. El exmandatario huyó de Panamá en 2016, y solicitó refugio en Estados Unidos por una investigación en su contra por presunta participación en múltiples maquinarias de corrupción. Martinelli fue arrestado en 2017 cerca de su residencia en Miami en respuesta a una solicitud de extradición en la que se lo acusaba de escuchas ilegales, y aceptación de coimas de la constructora brasileña Odebrecht, la cual se encuentra en el centro de un escándalo multinacional con múltiples ramificaciones por corrupción.

Parece haber poca voluntad política entre la élite para erradicar la corrupción. En 2017, la fiscal general Kenia Porcell denunció que las élites intentaban sabotear las iniciativas anticorrupción, y describió la dinámica como un enfrentamiento entre “el dinero y la justicia”.

Grupos Criminales

Panamá tiene presencia de pandillas desde la década de 1980, aunque no de la magnitud de otros países de la región. Por mucho tiempo, estos grupos se dedicaron mayormente a delitos menores, pero más adelante comenzaron a aumentar de tamaña y organizarse más y participar en narcotráfico, extorsión, trata de personas, lavado de dinero y secuestro.

Actualmente se cree que dos grupos rivales formados de la asociación de varias pandillas callejeras —“Bagdad” y “Calor Calor”— son los más poderosos del país.

Recientemente, las pandillas panameñas han comenzado a crear sofisticadas estructuras conocidas como “oficinas de cobro”, que trabajan directamente con narcotraficantes transnacionales.

Diferentes organizaciones criminales transnacionales —especialmente organizaciones con base en Colombia y México— usa a Panamá para el tráfico de drogas, escapar de la presión en sus países de origen y hacer sus negocios.

El Frente 57 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ha sido un actor clave en el tráfico de drogas que pasan de Colombia a Panamá a través del Tapón del Darién en cooperación con otros grupos internacionales.

También se sabe que grupos neoparamilitares colombianos, conocidos como BACRIM, operan a lo largo de la frontera con Panamá. Los grupos criminales colombianos también pueden estar implicados en una industria de minería ilegal emergente en Panamá.

En 2013, Panamá identificó al menos cuatro organizaciones criminales mexicanas que operaban en sus fronteras: el cartel de Sinaloa, los Zetas, la Organización Beltrán Leyva (BLO) y el cartel de Juárez. Sin embargo, la evidencia indica que puede haber más grupos mexicanos activos en el país.

En Panamá también operan redes de trata de personas. La mayor parte de la trata de personas hacia, desde y por medio de Panamá tiene relación con la industria sexual, pero el trabajo forzado también es un problema.

Grupos criminales conocidos como “tumbadores” se especializan en el robo de drogas de otros grupos criminales, en ocasiones con la colaboración de organismos de seguridad.

Fuerzas de Seguridad

Desde la abolición de las fuerzas armadas de Panamá en la década de 1990, la seguridad ciudadana ha estado a cargo de las Fuerzas de Seguridad Pública, que incluyen la Policía Nacional, el Servicio Nacional Aeronaval, y el servicio nacional de fronteras, supervisados por el ministerio de Seguridad Pública.

Por largo tiempo se ha criticado a los organismos de seguridad de Panamá por su ineficacia y corrupción, con noticias de infiltración de varias organizaciones narcotraficantes y reclutamiento, en ocasiones de autoridades. Hay cierta ironía en el hecho de que la relativamente baja tasa de homicidios en el país pueda tener que ver con que los grupos criminales ejercen corrupción en lugar de la violencia para el logro de sus objetivos.

Panamá tiene varias bases aéreas y navales a lo largo de sus cosas, así como sistemas de radares. La ayuda estadounidense a Panamá se centra fuertemente en la acción conjunta contra el narcotráfico y el crimen organizado, y numerosas instituciones estadounidenses prestan asistencia en materia de seguridad a Panamá.

Sistema Judicial

Panamá tiene un sistema legal civil, cuya autoridad judicial superior es la Corte Suprema. El resto de la rama judicial incluye tribunales superiores, salas secciones y juzgados municipales.

El Ministerio Público es responsable de los procesos criminales y la veeduría de los servidores públicos. Está conformado por el Procurador y Fiscales de Distrito, entre otros representantes. Las investigaciones penales las lleva a cabo la Policía Técnica Judicial, bajo las órdenes del Ministerio Público.

Aunque la constitución panameña concede independencia a la rama judicial, esta es susceptible, sin embargo, de influencia política y corrupción. En 2017, el Foro Económico Mundial clasificó a Panamá en el puesto 120 de 137 países en el aspecto de la independencia judicial.

Prisiones

El sistema penitenciario de Panamá es vigilado por el Ministerio de Gobierno por medio de la Dirección General del Sistema Penitenciario (DGSP). Las autoridades penitenciarias han enfrentado dificultades con escasez de personal y de recursos, que han contribuido a la corrupción. El sistema carcelario también ha sido blanco de críticas por su deficiente infraestructura y abusos de sus funcionarios.

En junio de 2017, el Instituto para la Investigación de Política Penal informó que el sistema penitenciario de Panamá tenía un índice de superpoblación de 114 por ciento, una cifra relativamente baja para los estándares regionales. Sin embargo, la tasa de detención preventiva es bastante alta, con 63 por ciento de personas privadas de la libertad en espera de un juicio.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Panamá

¿Eran falsas o auténticas las vacunas que aplicaba clandestinamente en Panamá Matías Pérez Escudero, el “Dr. Abraham”?

Published

on

By

El Dr. Abraham, así era conocido Matías Pérez Escudero, un hombre que se hacía pasar como médico que ofrecía de manera clandestina el servicio de poder aplicar la vacuna de Pfizer a personas de alto poder adquisitivo y por el cual cobraba 200 dólares.

Matías Pérez Escudero es el hombre que aparece en las fotos registradas por el fotógrafo de la prensa en donde se observa como llega acompañado por otro sujeto. Todo comienza a principios de Febrero, cuando un miembro de la comunidad judía en Panamá le comenta a la periodista Flor Mizrachi, que cuando el se entera que “alguien” (Pérez Escudero) estaba ofreciendo el servicio de las vacunas de Pfizer pero que había que pagar. El hombre acude a otro lugar a recibir la vacuna, no en el laboratorio de Vidatec y cuando le pregunta al hombre que se la iba a poner como se llamaba el dice: “Soy el Dr. Abraham, pero no le muestra ninguna credencial. Poco después el Dr. Abraham resultaría ser Matías Pérez Escudero, informó Julia Alvear en Panamá Press.

Parte de la investigación de la Vacunación clandestina quedó evidenciada en la audiencia de Garantías donde el Juez declaró legal la detención provisional y acogió la formulación de la Fiscalía Anticorrupción le imputa cargos por la presunta comisión de delitos de estafa, fe pública (falsedad ideológica) y ejercicio ilegal de la profesión .

En menos de una semana la Fiscalía Anticorrupción ha podido establecer que se trata de un grupo criminal dedicado a cometer este ilícito que venían realizando casi desde principios de año, y que fácilmente pueden haber vacunado a más de mil personas.

En la investigación hay acreditadas al menos 20 personas, que recibieron la vacuna, pero 10 de las cuales se han hecho de manera privada un examen para determinar si estos recibieron en realidad la vacuna de Pfizer que los protegería contra la covid-19. “Todo indica que les aplicaron fue solución salina, de allí el delito de estafa, dijo a Panamá Press uno de los abogados que asiste a las víctimas de estos estafadores.

El modus operandis de Matías y su grupo era vacunar en diversos puntos del país, hacían ver que contaban con las vacunas, y lo ofrecían a gente con el suficiente recurso económico.

En el caso de Vidatec, el lugar no era el centro de operaciones sino que familiares de Denisse Vega acudieron a ese lugar a recibir la vacuna, cuando fueron abordados por la periodista Mizrachi. Matías, es la persona que llega al lugar junto con otro sujeto tal cual queda registrado por la noticia divulgada por Mizrachi.

Entre los casos donde se ha investigado a Pérez Escudero se remonta al año del 2014, donde la víctima es María Zubieta trabajadora del MOP en ese entonces.

Entre las personas que se vacunaron estarían familiares del Dr. Mario Vega, y personal que trabaja en estas empresas.

Aún se buscan a otros compinches de Pérez Escudero, quien ha sido investigado por delitos de estafa en el 2014.

Dudas

Pero hay dudas sobre si se trataba de vacunas auténticas que habían sido negociadas a través del ministerio de Salud o si las vacunas no eran tales sino solamente solución salina. Al respecto El Gallinazo comentó en las redes sociales:

Voy a escribir una novela de ficción: El Ministerio se Salud de un país muy corrupto hace un negociado vendiendo vacunas a gente VIP. Cuando son descubiertos hacen creerle al país que no eran vacunas sino solución salina. El aprendido acepta la culpa a cambio de mucho dinero.

Continue Reading

Panamá

Exfuncionarias denunciaron irregularidades en la Lotería Nacional de Beneficencia ante la fiscalía anticorrupción

Published

on

By

El abogado Aníbal Chery, ha dado a conocer que sus representadas han acudido a la fiscalía anticorrupción para aportar su declaración testimonial por las investigaciones que se realizan por supuestas irregularidades en la Lotería Nacional.

Detalló, que acusaron a los altos mandos del organismo político porque les exigían que inscribieran personas en el colectivo dependiendo del área, sino tenían que pagar una cuota, informó Celia Douglas en Radio Panamá.

Por su parte, Keyla Labastil señaló que fue una de las trabajadoras que fue destituida por no seguir indicaciones de algunos dirigentes del partido Molirena.

Otra exfuncionaria habló también sobre las supuestas irregularidades cuando fungía como cajera en la agencia de la lotería en San Miguelito, también fue despedida por no pagar la cuota.

La denuncia que presentaron ante la Fiscalía Electoral contra la Lotería Nacional que incluía a un diputado por el supuesto mal manejo de la entidad, fue archivada.

Detalles del informe con Josué Villao

Continue Reading

Panamá

Hermanos Btesh, llamados a juicio por casos de corrupción, comparten asesor de seguridad con el presidente Laurentino Cortizo

Published

on

By

Un asesor de seguridad del presidente Laurentino Cortizo, de nombre José Gómez, actúa a la vez como coordinador de seguridad de los hermanos empresarios Gabriel «Gaby» Btesh y Mike Btesh, empleando para ello a personal retirado del Servicio de Protección Institucional (SPI).

Lo particular del tema es que los hermanos Btesh son investigados por la fiscalía debido a su vinculación con diferentes casos de corrupción, entre los que se encuentran el de New Business y Financial Pacific.

Ambos hermanos fueron llamados a juicio el pasado mes de marzo por el Fiscal Primero Especializado Contra la Delincuencia Organizada, por la posible comisión de delito contra el orden económico en modalidad de Blanqueo de Capitales, en el caso New Business, entre más de una veintena de otros investigados.

¿Quién es Gabriel Btesh Btesh, número 5 en la lista de supuestos infractores?

‘Gaby’ es un experimentado empresario cuya astucia  le han permitido conectarse con los círculos políticos más poderosos y hacer millonarios negocios.

Gabriel Btesh heredó de su padre, Jack Btesh, la visión empresarial que ha caracterizado a toda su familia desde que llegaron al istmo a finales de los años 50 para dar vida a una de las tiendas de modas más reconocidas de la última época, Ben Betesh.

Pero Gaby, como lo conocen sus amigos, superó con creces las expectativas familiares, aseguró en 2015 el diario La Estrella de Panamá.

Considerado uno de los magnates de la crema y nata empresarial, Btesh acumula una fortuna multimillonaria y un emporio empresarial con diversas actividades, pero hay quienes aseguran que no puede demostrar su procedencia.

Es empresario de bienes raíces, negocio en el que incursionó a finales de los 90, cuando participó en la construcción del Centro Comercial Los Pueblos.

Para entonces, el empresario de origen hebreo soñaba con crecer en la industria inmobiliaria. ‘La costa es nuestro siguiente proyecto. En los próximos años se convertirán en ciudades, con viviendas’, dijo en una entrevista que le concedió a World Investment News, en 2005.

La inmobiliaria que fundó con el exvicepresidente Felipe Alejandro Virzi, que hoy está acusado por presuntos delitos contra la administración pública y blanqueo de capitales, ha sido su negocio emblemático.

Pero, sus intereses se enfocaron hacia otros nichos de negocios. Ha inscrito más de 150 sociedades, según registro que reposa en los anales públicos, y en menos de medio siglo de vida ha incursionado en un sin número de negocios que van desde la construcción de hidroeléctricas e inmobiliarias hasta empresas de exportación agropecuaria.

Ha hecho negocios con prominentes empresarios como Mayor Alfredo Alemán Chiari, aunque los nombres de sus socios más comunes, recurrentes en las sociedades en las que aparece como titular, son Felipe Virzi, Ricardo Calvo, Elvira María Virzi.

Su reputación alcanza, así mismo, la esfera política, sin exclusividad partidista.

EL BRAZO DEL PODER

Es precisamente Virzi, con quien comparte cargos directivos en muchas de sus sociedades, quien le inicia en los círculos del poder político del país.

De Gaby se sabe que fue uno de los benefactores de la campaña de Ernesto ‘El Toro’ Pérez Balladares, que ganó las elecciones para gobernar entre 1994 y 1999. En su gestión lo acompañaría en la vicepresidencia el socio y amigo de Btesh, Felipe Virzi.

Es precisamente durante esta administración de gobierno que nacen tres de sus empresas (Inversiones Inmobiliaria del Istmo S.A., Consorcio Hidroeléctrico Tabasará, S.A. —hoy Barro Blanco—, y Pavilion Financial Company Inc.).

El empresario se convirtió en ‘la sombra’ del entonces segundo vicepresidente de la República, hoy conocido como el ‘Tío Pipo’. Era su ‘guardaespaldas’ en las reuniones políticas.

En varias ocasiones asistió a importantes reuniones en su representación. Es así como se empieza a dar a conocer entre los miembros del Partido Revolucionario Democrático.

En 1999, en plena campaña electoral, se convierte en parte del equipo económico del entonces candidato del PRD, Martín Torrijos Espino.

Ese año, el partido torrijista perdió las elecciones frente a Mireya Moscoso (1999-2004).

Su estrecha relación con los Torrijos no le impide acercarse a la panameñista.

Fue el gobierno de la viuda de Arnulfo Arias el que le otorgó una concesión para la construcción del proyecto hidroeléctrico Tabasará I en las provincias de Chiriquí y Veraguas. La directiva de este consorcio hidroeléctrico la compartió con Virzi.

FLORECEN MÁS NEGOCIOS

En 2004, Btesh vuelve a apoyar a su amigo Martín Torrijos como uno de los coordinadores de las donaciones de campaña, en esa ocasión, alcanzando el triunfo que hizo crecer su buena racha.

De la época de Martín Torrijos (2004 – 2009) se conoce que ‘en su oficina tenía fotos de la familia del entonces presidente’, dijo al diario La Estrella de Panamá un excontralor de la República. Incluso se ha comentado que se le había asignado seguridad institucional. De lo que no existe duda es de que Btesh tenía la bendición de Torrijos.

En junio de 2007, compra una finca de 54 hectáreas en Río Hato a la Universidad de Panamá, a través de una transacción entre Fursys, S.A. —empresa que surtía de mobiliario de oficina al gobierno y que pertenece a Mike Btesh— y la recién creada Agro Playa Blanca Turística.

En esta época los negocios del empresario florecían como las veraneras en la estación seca.

LA ÉPOCA DORADA

El final del periodo de Torrijos se acercaba, pero llegaba la época dorada de los negocios de Btesh con el Estado panameño .

Gaby tuvo los suficientes tentáculos para mantener sus vínculos con el máximo poder político del país. Todo apunta a que fue otra vez su antiguo socio Felipe Virzi quien le acercó a Ricardo Martinelli, presidente entre 2009 y 2014.

A inicios del periodo de Martinelli, Btesh fue acusado por Mitchell Doens de intentar sobornarlo y de ser puente con el máximo dirigente de Cambio Democrático. Todo a cambio de cesar los ataques y cuestionamientos a la gestión Martinelli.

Entre los miembros del círculo empresarial cercano al gobernante era un estratega.

‘El arquitecto de los negocios que realiza el Ejecutivo con un selecto grupo de empresarios’ fue como lo llamó el hoy presidente Juan Carlos Varela, cuando aún era candidato y denunciaba irregularidades en el gobierno del que formó parte con Martinelli.

SIN HUELLAS

Durante la pasada administración, Gaby logró obtener millonarias concesiones, pero, esta vez, cuidando el rastro. Sólo fue posible relacionarlo con algunos de los jugosos negocios que concretó en el pasado periodo presidencial mediante minuciosas investigaciones, como la que se hizo con el escandaloso caso del terreno que vendió al ‘florista de Paitilla’.

César Segura, que vendía flores en Paitilla, recibió del gobierno de Martinelli un terreno de 5,700 metros cuadrados valorado en $11 millones que luego cedió al grupo Btesh &Virzi por $1.9 millones. Él mismo denunció la trama porque no recibió su parte del acuerdo.

Pero este no sería el único escándalo en que se mencionaría el nombre de Gabriel Btesh. El 27 de febrero de 2011, la entonces contralora, Gioconda de Bianchini, refrendó un contrato de concesión otorgado de forma directa por la directiva de Tocumen, S.A. a la sociedad Oasis Global Group S.A., una concesión por 10 años con un canon de arrendamiento de $1.1 millones para explotar tiendas de conveniencia en el aeropuerto de Tocumen

Una miembro de la directiva de esta sociedad formó parte de otras empresas con la inmobiliaria de Btesh y Virzi, se trata de Ailedsabel González.

A Btesh también se le vincula con una concesión por 20 años para administrar los estacionamientos de la principal terminal aérea del país.

La sociedad Republic Parking, S.A. recibió un ‘contrato directo’ para explotar este negocio por sólo $500 mil anuales cuando generó alrededor de $3 millones en el mismo periodo.

TOCUMEN

La administración de Tocumen también benefició con una concesión por 20 años a la sociedad Grand Bell, para construir galeras para los duty free por $3.3 millones. Esa sociedad fue creada en abril de 2008 y tiene como suscriptora a la abogada Ailedsabel González.

Otras concesiones que desde hace años mantuvieron parientes del empresario en el aeropuerto eran Inversiones Gabyn S.A. y Tequendama S.A.

A Btesh y a Virzi también se les ha vinculado con la concesión por 20 años a Vertikal Corporation Inc. para el suministro de combustible al aeropuerto.

El representante legal de la empresa es Lucas De León, un empleado de la división de proyectos de Btesh & Virzi.

Con el actual gobierno, Btesh no ha tenido tanta suerte y ya ha sido mencionado en distintas investigaciones que adelanta el Ministerio Público por delitos contra la administración.

Por lo menos dos empresas de su entorno fueron beneficiadas con millonarios contratos del cuestionado PAN.

Btesh recibió, además, $360 mil del dinero que, según el propio Virzi, se repartió de su ‘comisión’ de $5 millones por gestionar un contrato con Hidalgo e Hidalgo, empresa que se ganó el fallido proyecto de riego en Tonosí.

Btesh también recibió dinero que provenía de las cuestionadas comisiones que se ganó la empresa Cobranzas del Istmo.

Hoy, el paradero de Gabriel Btesh es desconocido, aunque se especula que está en Israel. No lo han llamado a indagatoria por ninguno de los casos en los que se le ha mencionado.

Los que lo conocen lo definen como ‘un hombre astuto’ que jamás repite equipo, para evitar que conozcan más a fondo sus actividades. ‘Siempre cambia sus jugadores. Nunca mantiene a los mismos colaboradores’, dijo un economista que trabajó para él.

Hay quienes lo definen como un hombre jovial y hasta amable. Él se considera ‘perseverante’, otros lo llaman ‘escurridizo’.

Encontrar registros suyos es una odisea. No existen fotos ni apariciones sociales o declaraciones. Pero su presencia es constante en los ámbitos empresariales y políticos desde hace 20 años, igual que ‘el hijo de casa de fuego’, significado de Ben Betesh.

Retenido en Estados Unidos

El empresario Gabriel Gaby Btesh, ligado a varios casos de alto perfil investigados por el Ministerio Público, fue retenido en 2018 por agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos.

El incidente ocurrió el 22 de marzo de 2018. Btesh habría sido retenido por ingresar a territorio estadounidense sin la debida inspección (» entry without inspection»). El ICE -que es parte del Departamento de Seguridad Nacional- es la agencia estadounidense encargada de identificar actividades criminales transfronterizas. A través de su Oficina de Detención Deportación (ERO, por sus siglas en inglés), el ICE «identifica y captura a extranjeros que representan un peligro para la seguridad nacional, detiene dichos individuos cuando es necesario y remueve a extranjeros indocumentados de los Estados Unidos».

El comerciante era requerido a través de una alerta roja de Interpol, para que explique su participación dentro del caso New Business, sobre la compra de las acciones de Editora Panamá América, S.A. (Epasa) supuestamente con fondos públicos.

Viceministro

Carlos Cayito García Molino es el tercer viceministro de la Presidencia en la administración de Laurentino Cortizo. El nuevo viceministro reemplazó a Juan Carlos Muñoz, quien renunció en medio de un escándalo por la compra de ventiladores con sobreprecios de entre el 700% y el 900%. Se supone que García Molino debe dar transparencia a los procesos de compra en la Presidencia, que han recibido duros cuestionamientos, y por las que decenas de miles de panameños exigen al vicepresidente y ministro de la Presidencia, José Gabriel Gaby Carrizo, su renuncia de la cartera, informó Mary Triny Zea en La Prensa.

Pero el que vino a poner orden -el nuevo viceministro- tiene un pasado que hace dudar del manejo que le dará a los procesos de compra. Sin importar los cuestionamientos que se le hagan, García Molino dice tener su “conciencia limpia”.

Carlos Cayito García fue Director de Aduanas en la época del militarismo, cuando conformó un escuadrón especial para seguir los contenedores, que se encargaba de rendirle cuentas directamente a García. Uno de los miembros del escuadrón es hoy funcionario de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP).

Pero en la descripción de su hoja de vida que divulgó la Presidencia no hay nada alusivo a esos años en los que sirvió de cerca a un empresario conocido por sus cuestionados y multimillonarios negocios con el Estado: Gabriel ‘Gaby’ Btesh, en especial, durante el gobierno de Ricardo Martinelli (2009-2014), y los que obtuvo en el gobierno de Martín Torrijos (2004-2009).

El presidente Cortizo, en cambio, lo describió como una persona de larga “trayectoria y experiencia” en la administración pública.

Entre sus títulos académicos destaca una maestría en auditoría forense, especialidad que habría sido de utilidad para ocupar el cargo de secretario general de la Contraloría General de la República durante la pasada administración.

Precisamente, en la Secretaría General de la Contraloría se tramitan auditorías. Una de sus funciones era “dirigir y controlar, de forma general, las comisiones de trabajo y coordinar reuniones con auditores del interior de la República”, indica el informe de gestión de la entidad de 2015.

Y en cuanto a su trabajo en la empresa privada, es decir, con Gaby Btesh, él era firmante de cuentas bancarias de, al menos, tres empresas de Btesh -considerado uno de los integrantes del llamado “círculo cero” de Martinelli.

Boda

En junio de 2014 tuvo lugar en Aruba la boda de la pareja Tawil Btesh. El ahora esposo es un venezolano de apellido Tawil y la ahora esposa una panameña de apellido Btesh. El evento no tuvo nada que ver con un político venezolano, contrario a las especulaciones de algunos medios.

El banquete se llevó a cabo en el Hotel Riz Carlton y los invitados debieron pagar sus pasajes y habitaciones. Entretanto el desayuno, almuerzo, cena y bebidas corrieron por cuenta de la pareja.

El jueves 12 de junio de 2014 en la noche inició la celebración y luego la ceremonia religiosa que se prolongó viernes y sábado. Las carpas y decoración fueron totalmente importadas. La comida, alimentos kosher, fueron importados desde Miami y Panamá.

La boda de Harry Tawil y Sarita Btesh dio de qué hablar dentro y fuera de Venezuela. Harry es venezolano y su familia estaría vinculada a la ejecución de contratos estatales, particularmente de índole petrolero, describen algunas fuentes. La joven Btesh pertenece a una prominente familia judía panameña, que vinculan con altos miembros del gobierno del expresidente Ricardo Martinelli. El padre de Sarita es un millonario judío-panameño, que ha ejecutado grandes obras de construcción con el gobierno de Panamá. También tiene empresas en el ámbito financiero, bancario, inmobiliario y otros negocios más”. Más de 500 invitados ocuparon el Hotel Ritz Carlton de Aruba para hacerse presentes en la boda. Según reportes de prensa, los novios cubrieron las comidas de todos los invitados durante la boda programada para durar al menos 3 días.

Una orquesta local amenizó la jornada, que siguió lo establecido por el ritual religioso judío. Los regalos fueron comprados online a famosas casas especializadas en su tipo. Ataviados con trajes de gala y smoking, los invitados degustaron los platos Kosher cocinados por un distinguido chef.

En 10 contenedores el padre de la novia trasladó desde Panamá los alimentos, bebidas, sillas, mesas toldos y todo lo necesario para el festín.

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.