Connect with us

Panamá

Fiscalía panameña solicitó llamamiento a juicio a más de una veintena de implicados en el caso New Business

Published

on

El Fiscal Primero Especializado Contra la Delincuencia Organizada, realizó una solicitud al juez de la causa, para el llamamiento a juicio contra los presuntos infractores por la posible comisión de delito contra el orden económico en modalidad de Blanqueo de Capitales, en el caso New Business, informó Radio Panamá.

Según el documento enviado por la Fiscalía, al que tuvo acceso Radio Panamá, los supuestos infractores son:

1. Moisés Daniel Levy

2. David Ochy Diez

3. Daniel Miguel Ochy Diez

4. Gonzalo Germán Gómez Wong

5. Gabriel Btesh Btesh

6. Mike Btesh Btesh

7. Dany David Cohen Mugrabi

8. Nicolás Iván Corcione Perez

9. José Carlos Corcione Pérez

10. Iván Rafael Clare Arias

11. Aaron Mizrachi Malca

12. Iván Arturo Arrocha

13. Valentín Martínez Vásquez

14. Leo David Cohen Mugrabi

15. Jack Btesh Btesh

16. Jack Btesh Hazán

17. Marcos Abraham Angel Acrich

18. Ochy Diez

19. Pia Maria Tologuei Friguerio

20. Isabella Bruno Tolomei

21. Ricardo Alberto Correa

22. Janeth Ibeth Vásquez Sanjur

23. Vernon Emanuel Salazar Zurita

24. Felipe Virzi López

25. Ricardo Alberto Martinelli Berrocal

Además la Fiscalía solicitó sobreseimiento provisional para:

1. West Valdés Chapuseaux

2. Mayte Del Carmen Pellegrini Puerta

3. Mariel Rodríguez

4. Oscar Enrique Rodríguez Díaz

5. Ori Zbeda Levy

6. Luisa Napolitano

7. Samuel Jimenez Vásquez

9. Navim Mohan Bakhta

y otros.

¿Quién es Gabriel Btesh Btesh, número 5 en la lista de supuestos infractores?

‘Gaby’ es un experimentado empresario cuya astucia  le han permitido conectarse con los círculos políticos más poderosos y hacer millonarios negocios.

Gabriel Btesh heredó de su padre, Jack Btesh, la visión empresarial que ha caracterizado a toda su familia desde que llegaron al istmo a finales de los años 50 para dar vida a una de las tiendas de modas más reconocidas de la última época, Ben Betesh.

Pero Gaby, como lo conocen sus amigos, superó con creces las expectativas familiares, aseguró en 2015 el diario La Estrella de Panamá.

Considerado uno de los magnates de la crema y nata empresarial, Btesh acumula una fortuna multimillonaria y un emporio empresarial con diversas actividades, pero hay quienes aseguran que no puede demostrar su procedencia.

Es empresario de bienes raíces, negocio en el que incursionó a finales de los 90, cuando participó en la construcción del Centro Comercial Los Pueblos.

Para entonces, el empresario de origen hebreo soñaba con crecer en la industria inmobiliaria. ‘La costa es nuestro siguiente proyecto. En los próximos años se convertirán en ciudades, con viviendas’, dijo en una entrevista que le concedió a World Investment News, en 2005.

La inmobiliaria que fundó con el exvicepresidente Felipe Alejandro Virzi, que hoy está acusado por presuntos delitos contra la administración pública y blanqueo de capitales, ha sido su negocio emblemático.

Pero, sus intereses se enfocaron hacia otros nichos de negocios. Ha inscrito más de 150 sociedades, según registro que reposa en los anales públicos, y en menos de medio siglo de vida ha incursionado en un sin número de negocios que van desde la construcción de hidroeléctricas e inmobiliarias hasta empresas de exportación agropecuaria.

Ha hecho negocios con prominentes empresarios como Mayor Alfredo Alemán Chiari, aunque los nombres de sus socios más comunes, recurrentes en las sociedades en las que aparece como titular, son Felipe Virzi, Ricardo Calvo, Elvira María Virzi.

Su reputación alcanza, así mismo, la esfera política, sin exclusividad partidista.

EL BRAZO DEL PODER

Es precisamente Virzi, con quien comparte cargos directivos en muchas de sus sociedades, quien le inicia en los círculos del poder político del país.

De Gaby se sabe que fue uno de los benefactores de la campaña de Ernesto ‘El Toro’ Pérez Balladares, que ganó las elecciones para gobernar entre 1994 y 1999. En su gestión lo acompañaría en la vicepresidencia el socio y amigo de Btesh, Felipe Virzi.

Es precisamente durante esta administración de gobierno que nacen tres de sus empresas (Inversiones Inmobiliaria del Istmo S.A., Consorcio Hidroeléctrico Tabasará, S.A. —hoy Barro Blanco—, y Pavilion Financial Company Inc.).

El empresario se convirtió en ‘la sombra’ del entonces segundo vicepresidente de la República, hoy conocido como el ‘Tío Pipo’. Era su ‘guardaespaldas’ en las reuniones políticas.

En varias ocasiones asistió a importantes reuniones en su representación. Es así como se empieza a dar a conocer entre los miembros del Partido Revolucionario Democrático.

En 1999, en plena campaña electoral, se convierte en parte del equipo económico del entonces candidato del PRD, Martín Torrijos Espino.

Ese año, el partido torrijista perdió las elecciones frente a Mireya Moscoso (1999-2004).

Su estrecha relación con los Torrijos no le impide acercarse a la panameñista.

Fue el gobierno de la viuda de Arnulfo Arias el que le otorgó una concesión para la construcción del proyecto hidroeléctrico Tabasará I en las provincias de Chiriquí y Veraguas. La directiva de este consorcio hidroeléctrico la compartió con Virzi.

FLORECEN MÁS NEGOCIOS

En 2004, Btesh vuelve a apoyar a su amigo Martín Torrijos como uno de los coordinadores de las donaciones de campaña, en esa ocasión, alcanzando el triunfo que hizo crecer su buena racha.

De la época de Martín Torrijos (2004 – 2009) se conoce que ‘en su oficina tenía fotos de la familia del entonces presidente’, dijo al diario La Estrella de Panamá un excontralor de la República. Incluso se ha comentado que se le había asignado seguridad institucional. De lo que no existe duda es de que Btesh tenía la bendición de Torrijos.

En junio de 2007, compra una finca de 54 hectáreas en Río Hato a la Universidad de Panamá, a través de una transacción entre Fursys, S.A. —empresa que surtía de mobiliario de oficina al gobierno y que pertenece a Mike Btesh— y la recién creada Agro Playa Blanca Turística.

En esta época los negocios del empresario florecían como las veraneras en la estación seca.

LA ÉPOCA DORADA

El final del periodo de Torrijos se acercaba, pero llegaba la época dorada de los negocios de Btesh con el Estado panameño .

Gaby tuvo los suficientes tentáculos para mantener sus vínculos con el máximo poder político del país. Todo apunta a que fue otra vez su antiguo socio Felipe Virzi quien le acercó a Ricardo Martinelli, presidente entre 2009 y 2014.

A inicios del periodo de Martinelli, Btesh fue acusado por Mitchell Doens de intentar sobornarlo y de ser puente con el máximo dirigente de Cambio Democrático. Todo a cambio de cesar los ataques y cuestionamientos a la gestión Martinelli.

Entre los miembros del círculo empresarial cercano al gobernante era un estratega.

‘El arquitecto de los negocios que realiza el Ejecutivo con un selecto grupo de empresarios’ fue como lo llamó el hoy presidente Juan Carlos Varela, cuando aún era candidato y denunciaba irregularidades en el gobierno del que formó parte con Martinelli.

SIN HUELLAS

Durante la pasada administración, Gaby logró obtener millonarias concesiones, pero, esta vez, cuidando el rastro. Sólo fue posible relacionarlo con algunos de los jugosos negocios que concretó en el pasado periodo presidencial mediante minuciosas investigaciones, como la que se hizo con el escandaloso caso del terreno que vendió al ‘florista de Paitilla’.

César Segura, que vendía flores en Paitilla, recibió del gobierno de Martinelli un terreno de 5,700 metros cuadrados valorado en $11 millones que luego cedió al grupo Btesh &Virzi por $1.9 millones. Él mismo denunció la trama porque no recibió su parte del acuerdo.

Pero este no sería el único escándalo en que se mencionaría el nombre de Gabriel Btesh. El 27 de febrero de 2011, la entonces contralora, Gioconda de Bianchini, refrendó un contrato de concesión otorgado de forma directa por la directiva de Tocumen, S.A. a la sociedad Oasis Global Group S.A., una concesión por 10 años con un canon de arrendamiento de $1.1 millones para explotar tiendas de conveniencia en el aeropuerto de Tocumen

Una miembro de la directiva de esta sociedad formó parte de otras empresas con la inmobiliaria de Btesh y Virzi, se trata de Ailedsabel González.

A Btesh también se le vincula con una concesión por 20 años para administrar los estacionamientos de la principal terminal aérea del país.

La sociedad Republic Parking, S.A. recibió un ‘contrato directo’ para explotar este negocio por sólo $500 mil anuales cuando generó alrededor de $3 millones en el mismo periodo.

TOCUMEN

La administración de Tocumen también benefició con una concesión por 20 años a la sociedad Grand Bell, para construir galeras para los duty free por $3.3 millones. Esa sociedad fue creada en abril de 2008 y tiene como suscriptora a la abogada Ailedsabel González.

Otras concesiones que desde hace años mantuvieron parientes del empresario en el aeropuerto eran Inversiones Gabyn S.A. y Tequendama S.A.

A Btesh y a Virzi también se les ha vinculado con la concesión por 20 años a Vertikal Corporation Inc. para el suministro de combustible al aeropuerto.

El representante legal de la empresa es Lucas De León, un empleado de la división de proyectos de Btesh & Virzi.

Con el actual gobierno, Btesh no ha tenido tanta suerte y ya ha sido mencionado en distintas investigaciones que adelanta el Ministerio Público por delitos contra la administración.

Por lo menos dos empresas de su entorno fueron beneficiadas con millonarios contratos del cuestionado PAN.

Btesh recibió, además, $360 mil del dinero que, según el propio Virzi, se repartió de su ‘comisión’ de $5 millones por gestionar un contrato con Hidalgo e Hidalgo, empresa que se ganó el fallido proyecto de riego en Tonosí.

Btesh también recibió dinero que provenía de las cuestionadas comisiones que se ganó la empresa Cobranzas del Istmo.

Hoy, el paradero de Gabriel Btesh es desconocido, aunque se especula que está en Israel. No lo han llamado a indagatoria por ninguno de los casos en los que se le ha mencionado.

Los que lo conocen lo definen como ‘un hombre astuto’ que jamás repite equipo, para evitar que conozcan más a fondo sus actividades. ‘Siempre cambia sus jugadores. Nunca mantiene a los mismos colaboradores’, dijo un economista que trabajó para él.

Hay quienes lo definen como un hombre jovial y hasta amable. Él se considera ‘perseverante’, otros lo llaman ‘escurridizo’.

Encontrar registros suyos es una odisea. No existen fotos ni apariciones sociales o declaraciones. Pero su presencia es constante en los ámbitos empresariales y políticos desde hace 20 años, igual que ‘el hijo de casa de fuego’, significado de Ben Betesh.

Retenido en Estados Unidos

El empresario Gabriel Gaby Btesh, ligado a varios casos de alto perfil investigados por el Ministerio Público, fue retenido en 2018 por agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos.

El incidente ocurrió el 22 de marzo de 2018. Btesh habría sido retenido por ingresar a territorio estadounidense sin la debida inspección (» entry without inspection»). El ICE -que es parte del Departamento de Seguridad Nacional- es la agencia estadounidense encargada de identificar actividades criminales transfronterizas. A través de su Oficina de Detención Deportación (ERO, por sus siglas en inglés), el ICE «identifica y captura a extranjeros que representan un peligro para la seguridad nacional, detiene dichos individuos cuando es necesario y remueve a extranjeros indocumentados de los Estados Unidos».

El comerciante era requerido a través de una alerta roja de Interpol, para que explique su participación dentro del caso New Business, sobre la compra de las acciones de Editora Panamá América, S.A. (Epasa) supuestamente con fondos públicos.

Viceministro

Carlos Cayito García Molino es el tercer viceministro de la Presidencia en la administración de Laurentino Cortizo. El nuevo viceministro reemplazó a Juan Carlos Muñoz, quien renunció en medio de un escándalo por la compra de ventiladores con sobreprecios de entre el 700% y el 900%. Se supone que García Molino debe dar transparencia a los procesos de compra en la Presidencia, que han recibido duros cuestionamientos, y por las que decenas de miles de panameños exigen al vicepresidente y ministro de la Presidencia, José Gabriel Gaby Carrizo, su renuncia de la cartera, informó Mary Triny Zea en La Prensa.

Pero el que vino a poner orden -el nuevo viceministro- tiene un pasado que hace dudar del manejo que le dará a los procesos de compra. Sin importar los cuestionamientos que se le hagan, García Molino dice tener su “conciencia limpia”.

Carlos Cayito García fue Director de Aduanas en la época del militarismo, cuando conformó un escuadrón especial para seguir los contenedores, que se encargaba de rendirle cuentas directamente a García. Uno de los miembros del escuadrón es hoy funcionario de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP).

Pero en la descripción de su hoja de vida que divulgó la Presidencia no hay nada alusivo a esos años en los que sirvió de cerca a un empresario conocido por sus cuestionados y multimillonarios negocios con el Estado: Gabriel ‘Gaby’ Btesh, en especial, durante el gobierno de Ricardo Martinelli (2009-2014), y los que obtuvo en el gobierno de Martín Torrijos (2004-2009).

El presidente Cortizo, en cambio, lo describió como una persona de larga “trayectoria y experiencia” en la administración pública.

Entre sus títulos académicos destaca una maestría en auditoría forense, especialidad que habría sido de utilidad para ocupar el cargo de secretario general de la Contraloría General de la República durante la pasada administración.

Precisamente, en la Secretaría General de la Contraloría se tramitan auditorías. Una de sus funciones era “dirigir y controlar, de forma general, las comisiones de trabajo y coordinar reuniones con auditores del interior de la República”, indica el informe de gestión de la entidad de 2015.

Y en cuanto a su trabajo en la empresa privada, es decir, con Gaby Btesh, él era firmante de cuentas bancarias de, al menos, tres empresas de Btesh -considerado uno de los integrantes del llamado “círculo cero” de Martinelli.

Boda

En junio de 2014 tuvo lugar en Aruba la boda de la pareja Tawil Btesh. El ahora esposo es un venezolano de apellido Tawil y la ahora esposa una panameña de apellido Btesh. El evento no tuvo nada que ver con un político venezolano, contrario a las especulaciones de algunos medios.

El banquete se llevó a cabo en el Hotel Riz Carlton y los invitados debieron pagar sus pasajes y habitaciones. Entretanto el desayuno, almuerzo, cena y bebidas corrieron por cuenta de la pareja.

El jueves 12 de junio de 2014 en la noche inició la celebración y luego la ceremonia religiosa que se prolongó viernes y sábado. Las carpas y decoración fueron totalmente importadas. La comida, alimentos kosher, fueron importados desde Miami y Panamá.

La boda de Harry Tawil y Sarita Btesh dio de qué hablar dentro y fuera de Venezuela. Harry es venezolano y su familia estaría vinculada a la ejecución de contratos estatales, particularmente de índole petrolero, describen algunas fuentes. La joven Btesh pertenece a una prominente familia judía panameña, que vinculan con altos miembros del gobierno del expresidente Ricardo Martinelli. El padre de Sarita es un millonario judío-panameño, que ha ejecutado grandes obras de construcción con el gobierno de Panamá. También tiene empresas en el ámbito financiero, bancario, inmobiliario y otros negocios más”. Más de 500 invitados ocuparon el Hotel Ritz Carlton de Aruba para hacerse presentes en la boda. Según reportes de prensa, los novios cubrieron las comidas de todos los invitados durante la boda programada para durar al menos 3 días.

Una orquesta local amenizó la jornada, que siguió lo establecido por el ritual religioso judío. Los regalos fueron comprados online a famosas casas especializadas en su tipo. Ataviados con trajes de gala y smoking, los invitados degustaron los platos Kosher cocinados por un distinguido chef.

En 10 contenedores el padre de la novia trasladó desde Panamá los alimentos, bebidas, sillas, mesas toldos y todo lo necesario para el festín.

¿Quién es Aaron Mizrachi, número 11 en la lista de supuestos infractores?

La Fiscalía Especial Anticorrupción que investiga el caso Odebrecht, amplió en septiembre de 2020 una indagatoria al empresario Aaron Ronny Mirzachi, quien está ligado a Caribbean Holding, sociedad que habría recibido transferencia de empresas que fueron usadas por la constructora brasileña para distribuir sobornos.

Mizrachi, cuñado del expresidente Ricardo Martinelli, compareció al proceso luego de consignar una fianza para no ser detenido.

En la providencia de indagatoria con la que la fiscalía sustentó los cargos contra Martinelli por el caso Odebrecht [supuesta comisión de blanqueo de capitales], se advierte que Mizrachi, “está ́debidamente vinculado al delito de blanqueo de capitales”, tras haber recibido “grandes sumas de dinero, transferidas por la Caja 2 de Odebrecht”, refiriéndose a offshores controladas por el Sector de Operaciones Estructuradas.

La Fiscalía, incluso, presentó un cuadro de las transacciones que supuestamente recibió Caribbean Holding de las empresas de Odebrecht que, de acuerdo con el Ministerio Público, el dinero conduce a los expresidentes Ricardo Martinelli y Juan Carlos Varela. La primera transferencia es por $200 mil, (13 de enero de 2009), cantidad que fue girada a Martinelli el mismo día. La segunda es del 5 de febrero de 2009, por otros $200 mil, con el mismo modus operandi.

El 9 de febrero de 2009 llegaron a la cuenta de la empresa otros $200 mil de las filiales de Odebrecht, que se transfirieron a Martinelli al día siguiente, según la Fiscalía. El 23 y 24 de junio de 2009 llegaron dos transferencias que sumaron $900 mil: $750 mil fueron girados a Martinelli y a su empresa Importadora Ricamar ($375 mil cada uno) y $150 mil a Juan Carlos Varela.

Mientras que la fiscal Ruth Morcillo, en una de las indagatorias a Varela por Odebrecht, le consultó por su relación con Caribbean Holding. El exgobernante contestó que desconocía de su existencia hasta que fue notificado por el Banco Aliado, “sobre una situación que se dio con esta sociedad”. Explicó que todo se dio en medio de las elecciones de 2009, cuando se alió a Martinelli, fundador del partido Cambio Democrático (CD), y con quien integró una dupla electoral: Martinelli a presidente, y Varela a vicepresidente.

Agregó que a comienzos de mayo de 2009 recibió dos cheques de esa compañía que sumaron $150 mil. Y que después de la contienda recibió otro por $150 mil, pero que todo fue parte de los acuerdos políticos con CD para cubrir gastos de campaña.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Panamá

Las evidencias halladas por la fiscalía panameña para pedir el llamamiento a juicio de 50 implicados en el caso Odebrecht

Published

on

By

La fiscalía anticorrupción solicitó el llamamiento a juicio de 50 personas por presunto blanqueo de capitales relacionado con el caso Odebrecht en Panamá.

La fiscalía anticorrupción de Panamá argumenta su acusación a la entrega de sobornos por más de 100 millones de dólares por parte de la constructora brasileña para la concesión y pago de obras en el país centroamericano.

También pidió juicio para una persona jurídica o institución y el sobreseimiento para otras 29 personas, al remitir finalmente el voluminoso expediente de la investigación iniciada hace más de cuatro años a las instancias judiciales.

Según un comunicado del Ministerio Público en la investigación se pudo establecer que la caja no contabilizada de Odebrecht con su compleja estructura, usó la banca nacional e internacional en Panamá para transferir dinero ilícito a servidores públicos y sus familiares.

El dinero transferido que asciende a 100 millones de dólares, “impactaban directamente en la concesión y pago de obras que desarrollaba el conglomerado en nuestro país”, reza el comunicado publicado el lunes, según información de AP.

La fiscalía anticorrupción señaló que para ello los imputados utilizaron sociedades anónimas panameñas y extranjeras, testaferros o interpuestas personas, seguros, contratos ficticios y financiamiento de campañas políticas.

El comunicado del Ministerio Público no da nombres de los llamados a juicio, y algunos críticos exigieron que se revelaran las identidades de los imputados.

El Ministerio Público señaló que a lo largo de la investigación sobre el caso Odebrecht en Panamá se recuperó para el Estado 49,5 millones de dólares, de los cuales 37,8 millones corresponden a los adelantos efectuados por Odebrecht como parte de una multa acordada por 220 millones.

Agregó que otros 36,6 millones fueron aprehendidos y que incluyen bienes y dineros de los imputados.

Indicó que durante el curso de la investigación también se celebraron ocho acuerdos de colaboración eficaz y 11 acuerdos de pena con sentencia condenatoria.

Odebrecht admitió a finales de diciembre del 2016 haber pagado casi 800 millones de dólares en sobornos en 12 países de Latinoamérica y África para acceder a más de un centenar de obras multimillonarias, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

En el caso de Panamá, la gigante brasileña pagó sobornos por más de 100 millones incluido el periodo de 2009-2014 en que gobernó Ricardo Martinelli, según las investigaciones.

También habría realizado aportes a campañas electorales, como al partido del entonces candidato a vicepresidente Juan Carlos Varela en los comicios de 2009, por lo cual el exmandatario (2014-2019) está enfrentando actualmente un proceso.

Dos hijos del expresidente Martinelli fueron implicados en el caso Odebrecht, aunque ellos rechazan los señalamientos.

Odebrecht, que llegó al país durante el gobierno Martín Torrijos (2004-2009).

La empresa se convirtió en la mayor contratista del Estado y formó parte del consorcio que construyó las líneas 1 y 2 del Metro de Panamá, puestas en funcionamiento al final de la administración de Martinelli (2014) y de Varela (2019), respectivamente.

Continue Reading

Panamá

Cronista evoca la vida y obra del exdictador panameño Omar Torrijos

Published

on

By

David y Goliat en el canal de Panamá

Por Rafael Fraguas
El País

De los numerosos géneros del periodismo, el que más se aproxima a la literatura es, sin duda, el de la crónica. Así lo demuestra su base narrativa que, unida a su despliegue descriptivo, redondea con colores, olores y sabores aquello que secuencialmente relata, ceñida a una actualidad apremiante o pretérita, pero nunca distante. La mirada que la crónica proyecta sobre los hechos incorpora un dinamismo propio que, en manos de los maestros, genera una sensación de totalidad que traslada de un tirón a quien la lee hasta el origen mismo de los hechos tratados. Ningún otro género periodístico procura tal vitalidad.

El cronista es, en este caso, Zoilo Gutiérrez Martínez de la Vega, periodista asturiano cuya veteranía, adquirida en Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador y Paraguay, se cinceló durante cinco décadas también sobre tierras centroamericanas: allí fue destinado como redactor y delegado luego de la agencia española de noticias EFE, una de las diez grandes agencias informativas mundiales. Sobre el terreno, Zoilo Gutiérrez acuñó una experiencia irrepetible que, ahora, ofrece al lector en un libro de los que imprimen carácter: Las guerras del general Omar Torrijos, que lleva por subtítulo La reconquista del Canal de Panamá.

Dictador nacional-progresista panameño “convicto, confeso y converso”, como a sí mismo se reconocía, Torrijos descendía del general y político liberal español fusilado en 1831 en la playa de Málaga por la reacción absolutista de Fernando VII.E l futuro líder panameño había nacido en Santiago de Veraguas, agro de Panamá, en febrero de 1929, octavo de una familia con 12 hijos, compuesta por los maestros José María Torrijos y Joaquina Herrera. Infancia y adolescencia entre estrecheces, Omar, accede a una beca para la Guardia Nacional. Asciende velozmente. Casa con Raquel Pauzner, con la que tuvo dos hijos y una hija. La represión dirigida por él contra una manifestación estudiantil le deja una honda huella. Transformará la Guardia Nacional de represora en fuerza pacificadora. A finales de los años 60, ya como líder de su país, será mentor, autor y campeón de una de las mayores gestas políticas –con armas diplomáticas- de la historia contemporánea del hemisferio americano: la de recobrar para su país el canal transoceánico de Panamá, en manos estadounidenses desde 1904.

Puede leer el texto completo en El País

Continue Reading

Panamá

Guillermo Cochez: ¿Por qué en Panamá no se investiga a los poderosos?

Published

on

By

Por Guillermo A. Cochez

En una de las dos reuniones que sostuve con Eduardo Ulloa como Procurador, así como en los mensajes de WhatsApp que intercambié con él, planteé mi preocupación sobre el por qué los fiscales rehuían a investigar los VarelaLeaks que, por su explosivo contenido, hasta ocasionaron la renuncia de su antecesora en el puesto.

El argumento de los fiscales era que tales mensajes, que Juan Carlos Varela nunca negó eran suyos, hecho públicos quizá por alguien muy cercano a él, no podían constituir pruebas al ser publicados sin su autorización. Ni siquiera los consideraron como graves indicios, válidos para dar inicio a una investigación por los graves delitos que algunos de ellos mostraban. Archivaron las denuncias que presenté que comprobaban el modus operandi de Varela para ayudar a sus amigos, facilitándole lo necesario para sus negocios. No puedo imaginarme que esos constantes empujoncitos fueran a título gratuito.

Mis denuncias contra Varela sobre el establecimiento de relaciones con China Popular, fueron varias. La primera cuando supe que Panamá otorgaría a los chinos una valiosa área de cuatro hectáreas en Amador, en las riberas del Canal para que allí construyeran su sede diplomática. El 10 de septiembre de 2018 hice público en las redes video filmado en el Causeway en el lugar que graciosamente les darían, denunciando el injustificable hecho. Lo primero que verían los barcos al llegar al Canal sería ondeando la roja bandera de China.

Al preguntarle los medios a Varela sobre mi concreta denuncia, se enredó de tal manera que sus declaraciones fueron calificadas como un perfecto “mafá”. Desistieron de la idea, por la presión ciudadana que generó la denuncia, y tuvieron que echar para atrás los documentos del traspaso que ya tenían listos.

Igual ocurrió cuando tuitee el 26 de noviembre de 2019 que, de acuerdo a otro mensaje en VarelaLeaks, el director de la Autoridad Marítima de Panamá, Jorge Barakat, le recordaba a Varela sobre los 1,000 millones de yuanes ($143 millones) que China había “donado” a Panamá para supuestos proyectos educativos. En el actual gobierno, el ministro de Economía y Finanzas, reiteró que ningún monto así había sido registrado entrando a Tesoro Nacional. Esa grave denuncia tampoco encontró resonancia alguna en las Procuradurías de Kenia Porcell y Ulloa. Por supuesto que los chinos dijeron que esa noticia era falsa, pero: ¿Qué más iban a decir, los “expertos” en transparencia y en secretos de Estado? Ni siquiera llamaron a declarar a Barakat.

De repente por esos estrechos acercamientos con China que incluían detalles como la posibilidad de vender allá los productos de la familia Varela (Varelaleaks), es que despojaron de su visa a Estados Unidos al expresidente, tal como tuitee el 28 de marzo pasado, hecho no negado ni confirmado después por el representante norteamericano en Panamá Stuart Tuttle.

Pareciera que la tónica de los investigadores locales ha sido ignorar los hechos de corrupción cuando vinculan a un poderoso. A pesar de que durante el reinado de Porcell, en una de sus presentaciones públicas se mencionó como recipiente de coimas de más de $4 millones al gobierno de Martín Torrijos por la Cinta Costera 1 (Coimera, como le decían) y la ampliación de la Autopista a Colón, nunca lo llamaron a declarar. La denuncia que al respecto presenté fue archivada.

En los 12 meses que Ulloa estuvo al frente del Ministerio Público no se supo de interrogatorio alguno a la exprocuradora Porcell por lo que hizo durante su gestión, como tener como asistentes en fiscalías sensitivas a altos mandos de la Policía Nacional, algo vergonzoso nunca visto ni siquiera en los tiempos de los militares. Tampoco se supo de investigación alguna a la llamada Procuraduría paralela que dirigía el abogado Rogelio Saltarín (qepd). Se mantuvo el permanente comentario de que los cargos importantes en el despacho de Ulloa seguían respondiendo a las directrices de Porcell y, por ello, de su “amigo” Varela.

La justicia en Panamá debe ser igual para todos llámese Torrijos, Martinelli, Varela, Motta, Cortizo o Carrizo. Mientras ello no ocurra, será ilusorio pensar que los problemas del país se resolverán en diálogos sin garras y sin agallas. También es ilusorio pensar que al país vendrán muchas inversiones cuando carecemos de seguridad jurídica y de certeza del castigo. Lo que puede no ser ilusorio es que la sociedad, por el cansancio de tantas promesas incumplidas y la indolencia de los gobernantes, explote el día menos pensado.

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.