Connect with us

Panamá

Cuando la élite de América Latina quiso ocultar su riqueza, recurrió a Alemán, Cordero, Galindo & Lee (Alcogal) en Panamá

Published

on

Por Brenda medina, Jesús Escudero y Emilia Díaz-Struck
ICIJ.org

Uno de los bufetes de abogados más prestigiosos de Centroamérica, Alemán, Cordero, Galindo & Lee, volvía a entrar en modo de control de daños.

Estados Unidos había acusado a los gerentes de un banco europeo privado de aceptar comisiones exorbitantes para ayudar a los clientes a lavar $ 4.2 mil millones en dinero saqueado. Esos clientes incluían a exfuncionarios de alto rango de la compañía petrolera nacional de Venezuela, una institución plagada de corrupción en un país en caos, junto con otros con estrechos vínculos con el gobierno.

La firma, conocida como Alcogal, tenía motivos para alarmarse: algunos de los venezolanos involucrados en el escándalo también eran sus clientes. Les había creado sociedades fantasma en el extranjero.

Siguiendo un libro de jugadas muy gastado, la firma panameña rápidamente reunió un equipo para manejar la emergencia y decidió renunciar como agente registrado de muchas de las empresas. Impulsando la decisión: “El impacto de las noticias negativas” y “el nivel de riesgo que representan estas empresas por las personas que las integran”, según un informe interno en español de 2015.

Para un bufete de abogados de alto poder que representa a empresas como Citibank y Pfizer, la creación de empresas para ex miembros del gobierno venezolano podría considerarse un riesgo demasiado grande de ayudar inadvertidamente al lavado de dinero.

Pero Alcogal no llegó a desempeñar un papel de liderazgo en la industria de la evasión fiscal y la protección de activos al rechazar a los clientes riesgosos.

Durante las últimas tres décadas, Alcogal se ha convertido en un imán para los ricos y poderosos de América Latina y más allá que buscan ocultar su riqueza en el extranjero, muestra una nueva filtración masiva de registros corporativos obtenidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación . Los registros se conocen como Pandora Papers .

La firma actuó como intermediario corporativo para más de 160 políticos y funcionarios públicos, según muestran los registros. Su lista de clientes ha incluido presidentes panameños, uno de los principales contendientes presidenciales en las elecciones hondureñas del próximo mes, el presidente de Ecuador e incluso el rey de Jordania.

En total, casi la mitad de los políticos cuyos nombres aparecen en los registros filtrados estaban vinculados a Alcogal.

Alcogal también ha servido a figuras involucradas en algunos de los escándalos de corrupción más notorios en la historia reciente de América Latina, incluida la operación de soborno global del gigante brasileño de la construcción Odebrecht SA (ahora conocida como Novonor), el escándalo de corrupción del fútbol internacional conocido como Fifagate y el presunto saqueo. de los bienes públicos venezolanos.

La investigación de Pandora Papers se basa en más de 11,9 millones de registros confidenciales de bufetes de abogados y proveedores de servicios extraterritoriales. Más de dos millones de archivos procedían de Alcogal. El ICIJ obtuvo los registros y los compartió con más de 150 organizaciones de noticias de todo el mundo.

Casi dos años de informes de más de 600 periodistas arrojan una luz sin precedentes sobre una economía sombría disponible solo para aquellos con el dinero o las conexiones para acceder a ella. Empresas como Alcogal impulsan esa economía, ayudando a los clientes adinerados a encontrar refugios para ocultar su dinero, a veces de los recaudadores de impuestos y los investigadores criminales. La gente corriente suele pagar el precio.

Los Pandora Papers brindan información sobre más de 14,000 entidades offshore en Belice, las Islas Vírgenes Británicas, Panamá y otros paraísos fiscales, creados por Alcogal en nombre de más de 15,000 clientes, principalmente desde 1996.

En una carta al ICIJ, Alcogal dijo que la incorporación de la empresa «es solo un aspecto» de sus servicios legales y que opera en «pleno cumplimiento de todos los requisitos aplicables en todas las jurisdicciones en las que operamos». La firma «realiza una diligencia debida mejorada en un cliente que se determina que es un cliente de alto riesgo, independientemente de la naturaleza de la relación o servicio», dijo.

Los registros filtrados muestran que Alcogal estableció más de 200 empresas fantasma en Panamá y otras jurisdicciones a pedido de Banca Privada d’Andorra, un banco privado con sede en un pequeño principado europeo entre Francia y España. Algunos fueron posteriormente utilizados supuestamente para desviar fondos en el esquema de corrupción pública venezolana, según muestran los registros.

Posteriormente, el gobierno de los Estados Unidos incluyó al banco en la lista negra como una «preocupación principal de lavado de dinero».

La mayoría de las empresas se disolvieron y Alcogal renunció a algunas de ellas poco después de que se hiciera pública la lista negra en 2015.

También a pedido de Banca Privada d’Andorra, Alcogal creó dos empresas fantasma que luego supuestamente utilizó Odebrecht para canalizar $ 30 millones en sobornos para obtener contratos de obras públicas en Panamá. Parte del dinero fluyó a los hijos del entonces presidente panameño Ricardo Martinelli, testificaron los denunciantes. Los hijos fueron acusados ​​el año pasado y los fiscales recomendaron recientemente que Martinelli, quien ha tenido vínculos personales con algunos fundadores de Alcogal, también sea acusado. Los Martinellis niegan las acusaciones.

Los registros muestran que en 2000 y 2001, Alcogal registró dos empresas en las BVI propiedad de Juan Carlos Varela, su hermano, su padre y otros asociados. Varela se desempeñó como vicepresidente de Martinelli y lo sucedió como presidente de Panamá en 2014. Tres meses después de la presidencia de Varela, una revisión interna de Alcogal encontró acusaciones de que su campaña presidencial fue financiada, en parte, con dinero lavado de juegos ilegales en línea. La revisión señaló que la campaña de Varela negó las acusaciones, que se basaron en publicaciones de los medios, y Alcogal concluyó que no requerían más investigación.

En 2017, Varela admitió que durante su campaña a la vicepresidencia recibió donaciones de Odebrecht, una empresa brasileña en el centro de una de las investigaciones de corrupción más grandes de América Latina, pero negó que el dinero fuera un soborno. Varela dijo al ICIJ que las donaciones de campaña se hicieron de conformidad con la ley y fueron denunciadas a las autoridades electorales.

Las autoridades panameñas también han recomendado que Varela, quien dejó el cargo en 2019, sea acusado en el caso Odebrecht.

En 2006, la firma de abogados registró una empresa en Panamá llamada Karlane Overseas SA. Al año siguiente, todas menos una de las 10,000 acciones fueron transferidas a Nasry Juan “Tito” Asfura, según muestran los registros. Asfura, entonces comisionado de Tegucigalpa, es uno de los principales candidatos a la presidencia en las elecciones nacionales hondureñas del próximo mes.

El año pasado, el fiscal general hondureño pidió a un tribunal anticorrupción que juzgara a Asfura, quien ahora es el alcalde de Tegucigalpa, por presunta malversación de fondos municipales, pero la Corte Suprema decidió no enviar el caso a juicio. A través de un vocero, Asfura les dijo a los socios del ICIJ Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP) y Contracorriente que él no es dueño de la empresa offshore y no tiene inversiones en el exterior. El banco que ayudó a Asfura a crear Karlane dijo a los periodistas que la empresa había sido utilizada para comprar tierras a la familia de Asfura y otras personas en Tegucigalpa para desarrollar un centro de negocios allí.

Alcogal dijo que renunció a las empresas identificadas en la investigación de Odebrecht y colaboró ​​plenamente con las autoridades. No hizo comentarios sobre Varela o Asfura, u otros clientes, citando leyes de confidencialidad y «deberes éticos para con nuestros clientes».

Sobre el banco andorrano, decía: «No teníamos ningún motivo para sospechar que BPA Andorra prestaba servicios bancarios a algunos clientes cuestionables».

Para los abogados y agentes financieros, se supone que investigar a los clientes potenciales es una prioridad absoluta. Los estándares bancarios y legales internacionales requieren que firmas profesionales como Alcogal sopesen cuidadosamente el riesgo de que inadvertidamente puedan estar ayudando al lavado de dinero u otros delitos antes de aceptar a un cliente en primer lugar. Pero a veces, según muestran los registros, Alcogal no estaba seguro de quién era realmente el propietario de las empresas que estableció. A veces permitía a los bancos y otras empresas que enviaban negocios a su manera retener esa información, confiando en que habían hecho un buen trabajo investigando al cliente.

En 2015, por ejemplo, las autoridades de las Islas Vírgenes Británicas solicitaron información del propietario y registros de diligencia debida para una empresa llamada Firelli International Limited. Alcogal respondió que no podía cumplir plenamente con la solicitud porque no había recopilado esa información antes de establecer la empresa. Además, su cliente intermediario, un banco en Miami, no entregaría los documentos necesarios.

Alcogal pudo identificar a través de sus registros y “fuentes de bases de datos externas” a un accionista destacado: José María Marín, el deshonrado ex presidente de la Federación Brasileña de Fútbol. Marín había sido arrestado un mes antes en relación con Fifagate, un caso de fraude que involucraba sobornos por derechos a importantes torneos de fútbol. Más tarde, documentos judiciales en los Estados Unidos revelaron que usó la cuenta bancaria de la empresa fantasma para recibir millones de dólares en sobornos. Marín fue condenado a cuatro años de prisión en 2018.

Alcogal le dijo a ICIJ que renunció como agente registrado de Firelli «de acuerdo con nuestras políticas y la ley aplicable».

La firma dijo que actualmente no incorpora empresas, fideicomisos o fundaciones para un cliente que no revela la identidad del beneficiario final. Las nuevas leyes en las jurisdicciones donde opera, incluidas las BVI y Panamá, requieren que mantenga esta información registrada, dijo.

Incluso cuando ayudó a mantener una flota de empresas fantasma para clientes notorios, Alcogal buscó distanciarse de su excompetidor caído en desgracia, Mossack Fonseca, cuyos registros filtrados impulsaron la investigación de los Papeles de Panamá de ICIJ en 2016 . Después del escándalo, Alcogal compiló una presentación titulada “Desmitificando el mundo offshore” que enfatizaba las reformas y apuntaba a mejores evaluaciones de Panamá por parte de organizaciones internacionales contra el lavado de dinero, según muestran los nuevos registros.

En un foro de desayuno organizado un año después por un grupo comercial de BVI, Ayana Liburd, directora de la filial de BVI de Alcogal, se quejó de que los bancos estaban agrupando a Alcogal y otros en la industria con Mossack Fonseca, «en el mismo cubo».

Un análisis de ICIJ de los registros de Pandora Papers encontró que a raíz de las revelaciones de los Panama Papers, al menos 113 empresas cambiaron su agente registrado de Mossack Fonseca a Alcogal.

‘La honestidad no tiene precio’

A principios de la década de 1980, Jaime Alemán, un joven abogado e hijo de un ex embajador de Panamá en Washington, buscaba hacerse un nombre.

Después de graduarse de la facultad de derecho de la Universidad de Duke y trabajar en el departamento legal del Banco Interamericano de Desarrollo en Washington, DC, Alemán regresó a casa en 1981 para trabajar para el bufete de abogados de su padre. Pero no estaba contento con el pago y cuánto tiempo tomarían nuevos abogados como él para ascender en la escala corporativa, según sus memorias de 2014, Honesty is Priceless.

Las memorias y los archivos filtrados transmiten a un abogado ambicioso con una ética de trabajo feroz, que se levanta a las 4 am para leer el periódico, responder correos electrónicos y hacer ejercicio. Entre los archivos hay notas meticulosas que Alemán se escribió a sí mismo como ayuda para la memoria que detalla los rasgos personales de un nuevo contacto o los detalles de una interacción. “Le di ron y se puso feliz. Tráiganle un poco más ”, dice uno sobre un caddie en un club de golf de Maryland.

Después de trabajar brevemente como asesor legal del presidente panameño Nicolás Ardito Barletta, Alemán reclutó en 1985 a otros tres abogados :  Carlos Cordero, Anibal Galindo y Jorge Federico Lee, y fundó Alcogal.

La firma estuvo en el negocio del secreto desde el primer día.

Alcogal cobró a sus primeros clientes, un grupo de empresarios nicaragüenses, 25.000 dólares para establecer las llamadas sociedades anónimas, escribió Alemán en sus memorias.

La creación de este tipo de empresas, escribió, es un «negocio maravilloso» que permite a los bufetes de abogados cobrar tarifas anuales por actuar como agentes registrados , una función administrativa que les obliga a manejar algunos documentos legales y reglamentarios. Las empresas podrían cobrar tarifas adicionales para que sus propios empleados aparezcan en los documentos de incorporación como gerentes, escribió Alemán. De esa manera, el verdadero propietario quedó oculto al público.

“El cliente simplemente se fue a Suiza (o Luxemburgo, Andorra, Hong Kong, etc.), abrió una cuenta bancaria numerada para la cual el beneficiario era una corporación panameña, que a su vez operaba totalmente en secreto, y no tenía obligación de pagar impuestos en ninguno de los dos. Suiza o Panamá ”, explicó Alemán en su libro. «Las autoridades del país del cliente no tenían idea de que estos fondos existían, por lo que no podían cobrar impuestos sobre ellos».

Lo que Alemán describió es la base de la economía extraterritorial : la creación de empresas fantasmas en jurisdicciones con impuestos bajos o nulos con la propiedad enmascarada por directores suplentes sin un papel sustantivo en la empresa.

Es un negocio de volumen, escribió Alemán. Cuantas más empresas se establezcan proveedores offshore, mayores serán las ganancias.

También es un negocio arriesgado. Los clientes que buscan el secreto a menudo tienen algo que ocultar. Tal fue el caso en la década de 1990, cuando Alcogal creó al menos cinco sociedades offshore que luego se descubrió que habían sido utilizadas por Augusto Pinochet, el dictador de Chile de 1973 a 1990. En el momento de su muerte en 2006, Pinochet enfrentaba cargos por crímenes de lesa humanidad. y el robo de millones de dólares de fondos públicos.

En los documentos judiciales, Alemán reconoció que su bufete de abogados había creado las empresas, pero dijo que en ese momento no sabía que estaban relacionadas con Pinochet. Alemán dijo que su firma descubrió la conexión en 2004 y decidió renunciar como agente registrado. Alcogal tiene “una política muy clara de no brindar servicios a empresas que posiblemente estén vinculadas a actividades ilícitas”, dijo en un comunicado judicial.

Conexiones de alto nivel

Los fundadores y socios de Alcogal son parte de la clase política a la que sirve su firma. Han entrado y salido del gobierno y puestos políticos panameños durante décadas. Un fundador, Galindo, fue vicepresidente del partido político de Martinelli, Cambio Democrático, y asesor presidencial de Martinelli. Cordero, la “C” de Alcogal, es ex viceministro de Relaciones Exteriores. Lee, la «L», se desempeñó como ministro de Justicia y Trabajo de la Corte Suprema. Alejandro Ferrer, socio, fue ministro de Relaciones Exteriores, ministro de Comercio y juez de apelaciones.

Los miembros de la familia de Martinelli han sido clientes de Alcogal desde al menos finales de la década de 1990, y el propio Martinelli era director de una empresa creada por la firma.

El entonces presidente Martinelli nombró a Alemán para el cargo anterior de su padre, el de embajador de Panamá en los Estados Unidos, en 2009. Para enero de 2011 ya no estaba ;  Alemán dice que renunció. Martinelli dice que lo despidió.

Unos años después, Martinelli y Alemán se pelearon en una boda. Los medios informaron que Alemán llamó al presidente ladrón y corrupto y lo golpeó en la cara ;  Martinelli niega que lo golpearon. Los informes convirtieron a Alemán en un héroe popular entre los enemigos de Martinelli. En su libro, Alemán dijo que los dos se reconciliaron más tarde. Martinelli dijo que tienen una «relación cordial».

En 2015, Alcogal informó a las autoridades de las Islas Vírgenes Británicas que había creado y mantenido una empresa que pertenecía al cuñado de Martinelli, Aaron Ramón Mizrachi Malca, después de que los medios de comunicación revelaran que la empresa presuntamente ayudó a comprar equipo de espionaje de fabricación israelí. Posteriormente, Martinelli fue acusado de utilizar el equipo para interceptar comunicaciones de políticos de la oposición y otros.

Martinelli se encuentra actualmente en juicio, acusado de seguimiento y vigilancia sin autorización judicial. Niega las acusaciones y afirma ser víctima de la persecución política iniciada por Varela, su exvicepresidente.

Mizrachi le dijo al ICIJ que su empresa fue autorizada en la investigación y que nunca fue investigado ni acusado en el caso de espionaje.

En diciembre de 2016, Luiz da Rocha Soares, ex ejecutivo del gigante brasileño de la construcción Odebrecht, admitió que su antigua empresa había pagado en secreto 30 millones de dólares en sobornos a dos empresas fantasma, Pachira Ltd. y Mengil International, para ganar obras públicas. contratos en Panamá. Los medios brasileños habían vinculado a las empresas con los hijos de Martinelli, Luis Enrique Martinelli Linares y Ricardo Alberto Martinelli Linares. Uno de los hermanos ,  no está claro cuál ,  recibió $ 6 millones, dijo Soares, según informes de noticias.

Unos días después, Alcogal rompió los lazos con ambas empresas, según los memorandos de cumplimiento internos. Había recibido información de que las empresas fueron utilizadas para «actividades ilícitas», decían los memorandos. Alcogal escribió que “consideraba” a dos hombres a los que había otorgado poderes ,  no a los hermanos Martinelli ,  como los propietarios reales. En 2017, esos dos hombres dijeron a las autoridades panameñas que Ricardo Martinelli Linares estaba detrás de ambas empresas, según informes de prensa.

En julio de 2020, los hermanos Martinelli fueron detenidos en un aeropuerto guatemalteco luego de que Estados Unidos los imputara por el esquema de Odebrecht. Permanecen en la cárcel a la espera de ser extraditados a Estados Unidos. Niegan las acusaciones.

Referencias de un banco de los Pirineos

En la introducción a sus memorias, Alemán advirtió que la sociedad “podrida” de Panamá, “en particular, su clase política” amenazaba el futuro del país. La transformación social era necesaria, argumentó Alemán, “para evitar un colapso político, económico y social, como el que enfrentan hoy países como Venezuela”.

Después de la muerte del presidente Hugo Chávez en 2013, Venezuela cayó aún más en una crisis política alimentada por la escasez de alimentos y medicinas, la inflación y las tasas de criminalidad disparadas , una crisis que continúa. Más de 5 millones de personas , alrededor del 17% de la población, han huido del país desde 2014, según un informe de Human Rights Watch.

Incluso cuando Alemán culpó del colapso de Venezuela a la corrupción y el despilfarro, los Pandora Papers muestran que su bufete de abogados había aceptado una serie de referencias de Banca Privada d’Andorra para actuar como agente registrado de empresas offshore propiedad de algunos de los antiguos aliados de Chávez.

BPA era parte de un mercado bancario que atiende a los extranjeros adinerados. Con el tiempo, se había expandido a varios otros países, incluido Panamá. En el mundo extraterritorial, los bancos privados a menudo trabajan en estrecha colaboración con los proveedores de servicios, ya que muchos clientes adinerados quieren que sus empresas ficticias tengan cuentas bancarias.

En 2007, el banco andorrano fundó Alcogal, según informó la firma al ICIJ, “como resultado de una presentación realizada por el presidente de un banco de renombre, que era cliente de Alcogal”.

Un socio de Alcogal, Raúl Zúñiga Brid, luego se desempeñaría en el directorio como director independiente de la unidad de Panamá del banco andorrano, junto con el director ejecutivo de BPA, Joan Pau Miquel Prats. (Más tarde, la oficina de seguridad social andorrana acusó a Prats de evadir impuestos al utilizar una empresa fantasma creada por Alcogal en Panamá para desviar fondos de BPA y pagar bonificaciones a otros empleados y a él mismo. Alcogal dijo que la participación de Zúñiga en la junta fue breve y limitada. ).

Poco después de que comenzara la relación de Alcogal con BPA, Alcogal registró Lairholt Finance Ltd. en Belice a solicitud del banco andorrano. La empresa era propiedad, según los registros judiciales, de Javier Alvarado Ochoa, quien ocupó cargos influyentes en el gobierno de Chávez, incluido el viceministro de Desarrollo Eléctrico. En 2011, Chávez lo nombró presidente de una unidad de la petrolera estatal, Petróleos de Venezuela.

Un año y medio después, según muestran los registros, Alcogal creó dos empresas en Panamá ,  Josland Investments SA y Tristaina Trading SA ,  para Nervis Villalobos, un ingeniero eléctrico que también había ocupado cargos de alto rango en el gobierno de Chávez, incluido el viceministro de Energía. En ese momento, trabajaba en el sector privado como asesor internacional independiente en materia energética, según su perfil de LinkedIn.

Luego, escándalo: en marzo de 2015, la Red de Ejecución de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de EE. UU., O FinCEN, emitió un aviso en el que nombraba a BPA entre las instituciones financieras de «principal preocupación por el lavado de dinero». Estos avisos de FinCEN, conocidos como «listas negras», son raros y, a menudo, fatales para un banco.

La FinCEN alegó que los banqueros privados andorranos y sus clientes venezolanos trabajaron en estrecha colaboración con funcionarios venezolanos de alto rango y agentes registrados panameños para establecer empresas fantasmas que luego los venezolanos utilizaron para lavar fondos públicos saqueados.

La agencia estadounidense no identificó a los agentes registrados ni los nombres de las empresas fantasma. Esa información apareció más tarde en informes de noticias y acusaciones.

Un día después del aviso de FinCEN, Alcogal renunció como agente registrado de algunas de las empresas vinculadas a clientes venezolanos, según muestran los registros filtrados. Alcogal continuó cortando los lazos con las empresas a medida que se escuchaban más informes de noticias. Los registros muestran que para abril, la firma había producido al menos tres informes internos relacionados con el asunto, incluido uno llamado «personajes venezolanos asociados con el régimen».

Villalobos, Ochoa y otros funcionarios venezolanos y sus familiares fueron acusados ​​por autoridades de Andorra, España, Estados Unidos y Venezuela.

La acusación de Andorra decía que Villalobos, Ochoa y otros aceptaron sobornos y comisiones ilícitas a cambio de un trato favorable a los empresarios que buscaban contratos con la petrolera estatal venezolana. Luego, los sospechosos utilizaron contratos falsos alegando que habían brindado servicios de consultoría para justificar la fuente de los fondos que estaban depositando en sus cuentas BPA, según las acusaciones. Las cuentas se controlaban a través de empresas fantasma.

Las autoridades alegan que los ejecutivos de BPA involucrados en el esquema aprobaron las cuentas incluso cuando su propia unidad de cumplimiento interno expresó su preocupación por sus vínculos políticos.

Documentos obtenidos por El País muestran que los venezolanos acusados ​​supuestamente utilizaron parte de las ganancias para vivir a lo grande en Europa, gastando millones de dólares en artículos de lujo como vino, caviar, trajes a medida y costosos hoteles parisinos.

Un recibo muestra que Villalobos compró dos relojes Rolex de oro a través de una cuenta perteneciente a Josland Investments, informó el diario español.

Ni la FinCEN ni ninguna otra autoridad gubernamental alegaron irregularidades por parte de Alcogal o de cualquier otro proveedor de servicios en relación con el supuesto plan de blanqueo de capitales de la banca andorrana.

Después de que las autoridades andorranas forzaran una reestructuración radical del banco, entre otras medidas, FinCEN retiró su lista negra de BPA.

En su carta a ICIJ, Alcogal dijo que cooperó plenamente con las autoridades que investigan el BPA, incluido el intercambio de información sobre los beneficiarios finales, como es su práctica cuando es necesario. Renunció como agente registrado de todas las empresas involucradas en actividades ilegales, dijo.

Villalobos y Ochoa viven en España, donde fueron encarcelados brevemente. Las autoridades estadounidenses y españolas han estado negociando durante dos años sobre si los hombres serán extraditados a Estados Unidos y, de ser así, en qué términos. Venezuela también ha solicitado su extradición.

A través de un abogado, Ochoa se negó a comentar porque su caso está pendiente en la corte. Villalobos, cuyo abogado ha negado las acusaciones en el pasado, no respondió a las solicitudes de comentarios del ICIJ.

Preocupaciones por la diligencia

Christodoulos Vassiliades, abogado y cónsul honorario de Belice en Chipre, fue uno de los intermediarios más destacados y de confianza de Alcogal. En su libro, Alemán se refiere a Vassiliades como «mi buen amigo». En 2001, muestran los registros, Alcogal le dio al bufete de abogados de Vassiliades la opción de no presentar ciertos documentos que revelen a los verdaderos propietarios y directores de las empresas y de dónde proviene el dinero que fluye hacia esas empresas.

En los años siguientes, según muestran los registros, Vassiliades trajo decenas de clientes a la firma, incluidos presuntos estafadores y un oligarca ruso y aliado cercano de Vladimir Putin.

Los registros muestran que cuando Alcogal, en respuesta a las reglas cambiantes en las BVI, pidió a la firma de Vassiliades información actualizada sobre los directores de decenas de empresas, a veces tuvo problemas para conseguirla. En 2006, Alemán se quejó a Vassiliades de que no entendía por qué había tardado casi un año en proporcionar la información ,  incluso después de que prometió que «se mantendrá en forma confidencial en nuestras oficinas».

“Querido Chris”, escribió Alemán a su amigo. “Le agradecería que me llamara URGENTEMENTE para discutir este asunto. A menos que recibamos los documentos antes del 23 de junio de 2006, no tendremos más remedio que renunciar como agentes registrados de las 146 empresas ”. La información comenzó a llegar lentamente, según muestran los correos electrónicos.

En un comunicado, el bufete de abogados de Vassiliades dijo que no podía responder preguntas sobre clientes específicos y que cumple plenamente con las regulaciones de diligencia debida. Ha proporcionado información sobre los beneficiarios finales de todas las empresas que ha incorporado en las BVI, dijo.

En 2009, Vassiliades trajo un nuevo cliente a Alcogal: Galina Telesh, que era la única directora y propietaria real de Barlow Investing Ltd., empresa registrada por Alcogal.

Casi una década después, en 2018, Telesh decidió disolver la empresa. Solo entonces Alcogal presentó un informe de actividades sospechosas a las autoridades de las Islas Vírgenes Británicas, alertándolas sobre el hecho de que ella era la ex esposa del notorio gángster Semion Mogilevich, conocido como el «jefe de jefes» de la mafia rusa. Estuvo incluido en la lista de los diez fugitivos más buscados del FBI durante seis años, hasta que fue ubicado en Rusia en 2015.

La firma de Vassiliades dijo que rechaza “cualquier alegación de que tengamos alguna conexión”, ya sea directa o indirectamente con organizaciones criminales.

Alcogal dijo que inmediatamente cortó los lazos con Barlow cuando se le indicó que lo hiciera «por su intermediario profesional».

En un comunicado al ICIJ, el regulador panameño que supervisa las empresas que brindan servicios offshore dijo que el gobierno había tomado “muchas medidas efectivas y concretas” en los últimos años para combatir la evasión fiscal y el lavado de dinero. Junto con los nuevos requisitos para que las empresas extraterritoriales identifiquen a los beneficiarios reales de las empresas que establecieron, el gobierno ha suspendido casi la mitad de las 762.709 corporaciones en su registro público, según el comunicado.

Bajo sospecha

En la mayoría de las jurisdicciones, los proveedores deben presentar informes de actividades sospechosas como el que Alcogal presentó en Telesh cuando sospechan que un cliente puede estar vinculado a una actividad delictiva.

Las autoridades favorecen los informes proactivos: presentados antes de que un proveedor de servicios complete una transacción o actividad, en lugar de después de que una empresa fantasma haya sido utilizada en un delito. Una presentación de la Agencia de Investigación Financiera de las Islas Vírgenes Británicas que se encuentra en los documentos filtrados de Alcogal dice que los informes proactivos ayudan a minimizar el riesgo de lavado de dinero. Los informes reactivos «agregan un valor mínimo a las investigaciones para que tengan algún efecto útil».

Una y otra vez, muestran los registros, el bufete de abogados presentó informes de actividades sospechosas solo después de que las autoridades o periodistas habían expuesto a sus clientes como posiblemente corruptos o involucrados en otros delitos.

Un análisis del ICIJ de los informes de actividades sospechosas presentados por Alcogal en Panamá, las Bahamas y las BVI entre 2007 y 2018 muestra que la abrumadora mayoría, 87 de 109, fueron «reactivos». Más de la mitad de los informes de Alcogal se produjeron solo a raíz de la investigación de los Papeles de Panamá del ICIJ.

El análisis del ICIJ muestra que entre enero de 2017 y mayo de 2018, Alcogal presentó 16 denuncias de actividades sospechosas relacionadas con personas vinculadas al caso de corrupción de Odebrecht o un caso anterior relacionado conocido como Lava Jato.

Alcogal era el agente registrado de varias empresas propiedad de Paulo Roberto Costa, exdirector de adquisiciones de la petrolera estatal brasileña, conocida como Petrobras.

En 2014, Costa confesó que había lavado cerca de $ 26 millones en sobornos por su participación en la manipulación de licitaciones para favorecer a Odebrecht y otras empresas. Para mover el dinero a cuentas bancarias suizas, Costa utilizó empresas fantasma registradas en Panamá, incluidas dos para las que Alcogal actuó como agente registrado, según muestran los registros judiciales.

Alcogal dijo que prepara informes de actividades sospechosas de conformidad con la legislación local. Si se encuentra con «información negativa» sobre una empresa o cliente, como haber sido sospechoso o acusado de un delito, «procedemos con el curso de acción apropiado, que va desde obtener descargos de responsabilidad hasta renunciar como Agentes Registrados y / o presentar RAS, según corresponda caso por caso ”, dijo al ICIJ. Los clientes de alto riesgo son revisados ​​con más frecuencia que los de bajo riesgo, dijo.

“Entendemos que el cumplimiento es uno de los pilares principales de la prestación de nuestros servicios corporativos internacionales”, dijo la firma.

En una reunión para familiarizarse con los reguladores de las BVI en 2013, Alemán les dijo que mantenerse al día con el cumplimiento era una tarea ardua. “Es imposible tener archivos perfectos”, dijo, según el acta de una reunión en los documentos filtrados. “Tenemos más de 10,000 empresas activas. Es un gran desafío monitorear ”.

Alemán reconoció que la firma no tenía información sobre la propiedad de todas las empresas que su firma estableció y representó como agentes registrados. Aun así, dijo, estaba seguro de que la empresa tenía la mayor parte de la información requerida del cliente en sus archivos.

«La mejor prueba :  duermo bien por la noche aunque nuestros archivos no sean perfectos».

Colaboradores : Delphine Reuter, Valentina Lares, Joaquin Gil, Agustin Armendariz, Andrés Bermúdez, Jennifer Avila, Sean McGoey, Kathleen Cahill, Fergus Shiel, Ben Hallman, Dean Starkman, Sydney Freedberg.

Panamá

El techo raso de los camerinos de un estadio que está como el deporte en Panamá

Published

on

By

A través de las redes sociales se han difundido fotografías del mal estado del área de camerinos, que algunos internautas aseguran pertenece al estadio Armando Dely Valdés en Colón. No obstante, otros han señalado que correspondería al estadio Rommel Fernández en la ciudad de Panamá.

En las fotografías se aprecia el grave deterioro de un techo raso que estaría prácticamente a punto de caerse.

Hasta el momento ninguna autoridad de Pandeportes se ha pronunciado acerca del tema.

 

Continue Reading

Panamá

Abogada vinculada a Mossack Fonseca (Panama Papers) es designada por el presidente Laurentino Cortizo como secretaria de la Comisión Nacional contra el Blanqueo de Capitales

Published

on

By

A través de un decreto ejecutivo firmado por el presidente de la República, Laurentino Cortizo, y el ministro de Economía y Finanzas, Héctor Alexander, el Gobierno designó a Isabel Vecchio como nueva secretaria técnica de la Comisión Nacional contra el Blanqueo de Capitales, Financiamiento del Terrorismo y Financiación de la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva (CNBC).

Esta es la posición que quedó vacante tras la renuncia de Dani Kuzniecky, que se conoció el pasado 5 de octubre.

Vecchio se ha desempeñado en los últimos 10 años en la administración pública, en distintas instituciones y cargos, algunos de ellos vinculados a la estrategia del país para salir de las listas discriminatorias, informó La Prensa.

Antes, entre 2005 y 2010, fue abogada en Mossack Fonseca, la firma que fue objeto de una investigación periodística internacional que tuvo repercusión mundial en 2016 por el uso de estructuras jurídicas opacas.

Vecchio dijo que desempeñó en la firma distintos roles de la práctica profesional de un abogado, en las áreas de mercantil, marítimo, administrativo, litigios, así como en materia laboral.

Consultada sobre un eventual mensaje contradictorio que se pueda enviar a las organizaciones internacionales por su nombramiento como la persona que debe liderar la estrategia del país para salir de las listas, dijo que no debería haber conflicto porque lleva más de 10 años trabajando para la administración pública, que es lo que quiere seguir haciendo, y que tiene experiencia y conocimiento en temas de prevención de blanqueo de capitales.

En 2016, ingresó en la Intendencia de Supervisión y Regulación de Sujetos No Financieros, entidad creada para mejorar el sistema de prevención contra el lavado de activos en un gran grupo de actividades económicas no financieras, entre ellas, los abogados.

Empezó como abogada de la Intendencia -entidad que hoy en día es una Superintendencia- y llegó a ser su subdirectora.

Ha sido subdirectora de la Unidad para la Competitividad de los Servicios Internacionales del Ministerio de la Presidencia y asesora de la CNBC, de la que ahora es secretaria técnica.

Adscrita al despacho del ministro de Economía y Finanzas, la CNBC fue creada a través de la Ley 23 de 2015 y está compuesta por representantes del Ministerio de Economía y Finanzas, el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Presidencia, la Superintendencia de Bancos de Panamá, la Procuraduría General de la Nación, la Unidad de Análisis Financiero y la Comisión de Economía y Finanzas de la Asamblea.

Consultada acerca de la presencia de Panamá en las listas, Vecchio dijo que el país ha presentado avances, que estos tienen que continuar y que existe un compromiso al más alto nivel. Destacó en su estrategia la importancia del trabajo interinstitucional para avanzar y obtener resultados.

Vecchio es licenciada en Derecho y Ciencias Políticas por la Universidad Santa María La Antigua. Cuenta con un diplomado en Comercio Internacional y Servicios Bancarios de la Universidad Latina de Panamá; una maestría en Derecho Marítimo de Tulane University, New Orleans, Estados Unidos; y una maestría en Administración Pública de Cornell University, Ithaca, Nueva York, Estados Unidos.

Asume el cargo en un momento complejo para Panamá, cuya presencia en la lista negra de la Unión Europea fue ratificada a inicios de octubre y que espera conocer esta semana la nueva evaluación del Grupo de Acción Financiera sobre los avances en la ejecución del plan de acción para abordar las deficiencias en la lucha contra el blanqueo de capitales.

En la Asamblea, además, reposa el proyecto de ley 624, presentado por el Ministerio de Economía y Finanzas, que aspira a cambiar varias leyes del régimen de prevención de blanqueo de capitales y que ha generado rechazo entre algunos gremios, entre ellos los abogados.

Continue Reading

Panamá

Magistrado Cecilio Cedalise pidió al presidente de la Corte Suprema de Justicia de Panamá tomar acciones legales por filtración de proyecto de fallo que dejaría sin efecto caso contra Martinelli

Published

on

By

El magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Cecilio Cedalise, envió una carta a su homólogo y presidente de esa corporación de justicia Luis Ramón Fábrega en la que le solicita la presentación de acciones legales a raíz de la difusión en diversos medios de comunicación de un proyecto de fallo en el cual se concede una demanda de inconstitucionalidad a favor del expresidente Ricardo Martinelli, por el caso de los pinchazos.

La nota, publicada en la tarde del martes, 19 de octubre, en la página web del Órgano Judicial, precisa que en diversos medios de comunicación y redes sociales se ha puesto en conocimiento del público la existencia de un proyecto de fallo sometido a lectura simultánea entre los miembros de la Corte, en el que se decide una demanda de inconstitucionalidad, informó La Prensa.

Según Cedalise, la filtración del fallo ha producido un desasosiego nacional y bien puede considerarse una violación al ordenamiento jurídico nacional, por lo que exigió a Fábrega el inicio de acciones legales al respecto.

En su nota Cedalise precisa que el proyecto tenía una encriptación para cada uno de los despachos de los magistrados, a fin de detectar el posible origen de una filtración, a pesar de lo cual la misma se produjo.

La nota de Cedalise argumenta que las acciones legales deben ser ejecutadas sin excusa, para que impere el respeto “a la majestad de la justicia”.

El proyecto de fallo de Cedalise anularía el caso de los pinchazos con el argumento de que en un juicio especial contra un diputado, en este caso, un diputado del Parlamento Centroamericano, cargo que ostentaba Martinelli, no se podía realizar una audiencia de acusación sin antes haber realizado la audiencia de imputación.

Esta posición ha sido rechazada por los querellantes en el proceso que se le sigue al expresidente por espionaje político.

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.