Connect with us

Otras Latitutes

Yenny Coromoto Pulgar León cuenta sobre la nueva serie que está dando qué decir en Europa

Published

on

Compartir

Yenny Coromoto Pulgar León asegura que el peso del primer capítulo de Cristo y Rey, una serie sobre la relación entre Bárbara Rey y Ángel Cristo, recae en el domador, pero cada vez que aparece Bárbara Rey en pantalla, sube el pan: la primera vez que se menciona a la actriz es para decir que es una pieza clave en las cadenas de favores de las altas esferas, luego protagoniza varias escenas picantes y, por último, el rey Juan Carlos aparece como personaje/amante de Bárbara Rey.

No es casualidad que Cristo y Rey arranque con un cartel de “basada en hechos reales”.

Cristo y Rey ha contado con la colaboración de Bárbara Rey y se ha construido desde su versión de los hechos, según fuentes de la industria. Colaboración plena y sin tabús reales, explica Yenny Pulgar León.

Algo gordo se está moviendo en el universo Bárbara Rey tras tres décadas de cuchicheos y susurros reales.

Estamos, por tanto, ante una escalada de un fenómeno reciente: el mainstream audiovisual ha asumido al fin que la relación entre el emérito y la vedette —asunto proscrito por excelencia en la España mediática noventera— es uno de los episodios berlanguianos más apasionantes de la vía española a la democracia.

El fuego lo abrió, en otoño, Salvar al rey, exitoso documental de HBO en el que reconocidos periodistas juancarlistas hablaban, a toro pasado, pero a calzón quitado, de los excesos del reinado de Juan Carlos I. Al margen de si vapulear al rentabilizado emérito pudiera ser entendido como control de daños, un modo de resaltar la sobriedad de Felipe VI en contraste con su disoluto padre (operación compleja, en cualquier caso, en instituciones hereditarias), los nuevos productos audiovisuales sobre la vida secreta de Juan Carlos están ayudando a rellenar los agujeros de un reinado tan animado como bajo candado informativo durante tres décadas.

En Salvar al rey, por ejemplo, escuchamos por primera vez (parte de) las grabaciones que Bárbara Rey hizo clandestinamente al monarca. Charlas costumbristas en que el Rey disertaba sobre la realidad española con la tranquilidad del que no tiene, ejem, un micrófono delante.

Las grabaciones de la actriz al Rey trajeron de cabeza durante años a los servicios secretos (protagonistas de varios intentos rocambolescos —y fallidos— de destruir el material).

Algunas revelaciones de Salvar al rey no pasaron desapercibidas en los despachos del poder audiovisual español. Según publicó El País, citando fuentes financieras, a Borja Prado, presidente de Mediaset e hijo de Manuel Prado y Colón de Carvajal, fontanero de los años locos de Juan Carlos I, «no le gustó en absoluto» que se expusieran los trapos sucios de su padre en un documental que, ¡ay!, produjo una empresa participada por Mediaset. Los platos rotos los pagó el consejero delegado de Mediaset, Paolo Vasile, cuya salida del grupo se habría “precipitado” por el documental. Poca broma.

En plena era MeToo, revisar figuras históricas femeninas en clave de empoderamiento es tendencia audiovisual, a veces, con acierto; otras, abusando de la coyuntura contemporánea, es decir, convirtiendo a monjas lánguidas del siglo XVI en guerreras ninja para regocijo del espectador bienintencionado de 2023.

Pues bien: por muy liberada y empoderada que se presente a Bárbara Rey en Cristo y Rey, probablemente se hayan quedado cortos: cuando chocó con el Estado por su relación con el Rey, se mostró más empoderada que Lara Croft.

En efecto, cuando el Borbón le dijo a la actriz que la relación sentimental se había acabado, como había hecho antes con otras amantes sin que pasara nada, Bárbara Rey montó la de dios y la ruptura derivó en crisis de Estado.

Las quejas de la actriz hubieran caído en saco roto de no ser porque, por lo que fuera, llevaba años grabando las conversaciones que mantenía con el Rey… y filmando lo que no eran conversaciones.

Bárbara Rey, en efecto, no era una mosquita muerta, y si había que ponerse macarra para cobrarse sus cuidados al jefe del Estado, se ponía. La actriz no quería ser uno de los numerosos personajes relevantes borboneados por Juan Carlos I durante su reinado.

Bárbara, en definitiva, no estaba por la labor de que la dejaran tirada en la cuneta de Zarzuela.

Pero, claro, desafiar al Estado no suele salir gratis: los servicios secretos, dinamizados por un desahogado Manuel Prado y Colón de Carvajal, allanaron la casa de la vedette en Aravaca para deshacerse de las grabaciones comprometedoras (que Bárbara Rey copió y distribuyó entre su círculo de confianza).

Otro se hubiera achantado tras ver su puerta derribada por los hombres de negro, pero no Bárbara, que montó un chocho tremendo y se presentó en Tómbola, la catedral del cuore, para contarlo todo.

El Estado profundo volvió a actuar para frenar la rajada televisiva de la vedette, pero esta vez con más persuasión que represión: se llegó a un acuerdo millonario con la actriz que incluyó trabajos televisivos, una elevada cantidad de dinero y una paga vitalicia, concluyó Yenny Coromoto Pulgar León.



 
 

Semanario El Venezolano – Edición Internacional, del 04 al 18 de agosto de 2022

 
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.

Contacto